[Juegos de Mesa] El trío de eurogames clásicos, para niños

Saludos, Señores de la Guerra.

Probablemente los tres eurogames más conocidos sean el Colonos de Catán, Carcassonne y Aventureros al Tren. Obviamente estamos en casa intentando adoctrinar inculcar el amor por los juegos de mesa a nuestros retoños, y una forma sencilla es con juegos digamos más propicios para los pequeños de la casa. Conozco los famosos Haba (juegos para niños de los que hablaré en otro post el mes que viene) pero queremos algo más «duro», así que hemos estado probando repetidas veces en este confinamiento las versiones junior de los tres eurogames más conocidos…

Creo que más que explicar cómo funciona (que también) lo que importa de verdad son dos respuestas: (1) ¿cuán difícil es jugar para un niño? y (2) ¿se parece algo al juego original?

Bajo este prisma vamos a ver los tres. Nuestro «público objetivo» son Joel (8 años) y Cloe (4 años).

Carcassonne Junior

Ya hablamos de él hace dos años, pero hasta ahora no hemos podido probarlo a 4 en condiciones. De los tres, Carcassonne Junior (4+) es el más apropiado para niños pequeños. De hecho a la pequeña es el que más le gusta, mientras que el mayor ya sabe cómo jugar bastante bien (aunque le falta el «puteo», piensa a más de un turno vista). En cuanto a parecido. es de los tres el que más se aleja del principal, por lo que «saltar» al juego principal es casi un juego nuevo (el mayor ha catado ya la versión «senior»).

Aventureros al Tren: Primer viaje

Haciendo este post me he enterado que hay «versión USA», así que hablaré sólo de la versión Europa. Ya sabéis que es mi juego de mesa favorito y que tengo (casi) todas las expansiones (incluso el insulso Nueva York, hablaré un día de estos). Pues bien, la versión «junior» de Aventureros (6+) tiene todas las reglas del Aventureros «de grandes», pero con menos colores y menos ciudades (y con dibujitos preciosos de lo típico de esa ciudad). Así pues, si sabes jugar al Aventureros «tradicional» sabes jugar a Primer Viaje, y viceversa. Personalmente creo que podrían haber optado por cambiar alguna mecánica y simplificarlo algo más que «vamos a reducir colores». Hemos probado a jugar con los dados y el juego es más sencillo para los niños (no hay cartas) y más rápido. No obstante, el mecanismo con colores es suficientemente sencillo para que los niños lo pillen, pero los más pequeños no sabrán que hacer y jugarán sólo «con trenes».

Catan Junior

La versión junior de Catan (6+) está en un punto intermedio. Realmente es una versión simplificada de Catan, pero podemos ver muchas de las características del juego principal: el ladrón, la construcción, el intercambio, incluso las cartitas de eventos. Todo el Catan original está aquí, pero con una estética que atrae muchísimo a los pequeños. El hecho que las losetas sean fijas en vez de distribuirse de forma aleatoria hace que los más grandes pronto veamos las combinaciones óptimas, mientras los pequeños van a su ritmo.

Conclusión

Los tres juegos son aptos para niños, en cuanto a su estética más atractiva, sus componentes coloridos y sus mecánicas sencillas. De los tres creo que Carcassonne es el más apropiado para niños más pequeños (menos reglas) pero por los componentes y temática parece que el que más gusta es Catan (aunque la pequeña juegue un poco «a su manera». En todos los casos, no obstante, hay que tener en cuenta que jugamos con niños, y que gracias a sus mecánicas, nosotros (como expertos jugones) pronto veamos cómo maximizar las cosas. Dicho de otra forma, jugando a estos juegos con niños estaremos muchos niveles por encima suyo, por lo que debemos dejarles ganar (más de la mitad de las partidas) si no queremos que se frustren y si queremos que jueguen a las «versiones de grandes»…

¿Habéis probado estos tres juegos con vuestra descendencia? ¿Qué opiniones tenéis?

7+

Acerca de Namarie

Multifriki, aficionado al cine, a los cómics y a los wargames, en especial Warhammer (Fantasy). Co-creador de Cargad y creador de los Manuscritos de Nuth.

9 respuestas a “[Juegos de Mesa] El trío de eurogames clásicos, para niños”

  1. Me faltan unos años para probar esto, pero tengo el mismo plan adoctrinador, así que revisitaré este artículo en el futuro. De estos me inclino por Catán, pero me gustaría meterles algo de roleo y miniaturas en cuanto puedan disfrutar con ello.

    ResponderResponder
    1+
  2. Al Carcasson se puede jugar sin putear. Cuando mi mujer y yo jugamos, el principal objetivo es que quede un mapa bonito…

    ResponderResponder
    2+
  3. Yo estoy igual que Cneus; tengo dos repollos, de 2 y 0.5 años jaja, y estoy deseando que lleguen a esos 6-7 años para poder iniciarlos en el rol sobre todo.
    Un artículo muy recomendable aunque aun no pueda aplicarme la propuesta.

    ResponderResponder
    0
  4. Con 6 años el mío tuvo el «Aventureros al tren» ahora tiene 8 y me ha hecho gracia eso de dejarle ganar. Ni pide ni da cuartel. En cuanto al Carcassonne el año pasado le regalamos el «adulto» y sin problemas para entenderlo pero es cierto que cuesta que vea más allá de lo inmediato.

    ResponderResponder
    0
  5. Esta entrada me ha recordado a una que he buscado varias veces y nunca encuentro.
    Creo que era de Namarie. Era sobre un experimento con sus hijos dirigiendoles una partida de rol. Recuerdo algo de una bruja piruja o algo así y uno de ellos creo que era mago. Si alguien pudiera pasarme el link lo agradecería.

    ResponderResponder
    0
  6. Justo hace dos semanas probé el Catan Jr con mi hija mayor y su primo, y estuvo muy bien. Curiosamente, hace unos 10 años había otro Catan Jr que no tenía nada que ver con este. Era un cooperativo en el que llevabas a los niños de la isla que les traían los materiales a sus padres para construir el pueblo. Muy, muy sencillo, más para críos de 2-3 años, con unas piezas de madera muy cucas.
    @Sup LA: Hablando de Rol para niñ@s, pasado la pandemia he dirigido una partida a Pequeños Detectives de Monstruos a los vecinos, y ha estado muy, muy bien. Cómo detalle, iban comentando a sus padres que les había dicho que era un juego, pero que era YO el equivocado, que el monstruo que habíamos seguido hasta el párquing era real.

    ResponderResponder
    0
  7. Dos consejos a los papis desde mi experiencia de padre con hijos de 11, 8 y 2 años:

    1) los ameritrash son mucho mejores que los eurogames para engancharlos al mundo de los juegos. Aquí meto los juegos que sacas de la caja, montas cuatro figuritas o cartas, y a jugar. En un mundo donde lo visual y el tacto son cada vez la parte más importante de toda iniciación, es importante que haya bichos, dibujos impactantes, y dados de colores. Ah, y muy inmediato de jugar.

    En mi caso ningún eurogame funcionó de primeras. Con el pasajeros al tren jr fue especialmente calamitosa la experiencia, no lo han vuelto a probar.

    Pero hace tres años (8 y 5) les saqué el Fila Filo de Devir, el King of Tokyo, el Ratland y el Virus, y ya los metí a los juegos de mesa. Y al mayor la caja de inicio de Shadespire cuando tenía 9… y ahí seguimos jugando, incluidos eurogames. 😉

    Mención especial al Cthulhu: Death may die, de CMON, que este año ha TRIUNFADO con mayúsculas en casa. Nada puede competir con minis de monstruos, sustos, juego cooperativo (deleite como padre cuando el mayor va explicándole al pequeño qué era lo mejor a hacer, y por qué), y, sobre todo, las pinturas Contrast (¡han pintado las minis ellos solos, y les ha molado!).

    2) Rebajad vuestras expectativas, y el golpe de «realidad» no será tan grande. Sí, mis hijos juegan, pero cada vez más marginalmente, una vez cada dos semanas (y eso que todavía no salen con amigos solos). Eso sí, cuando juegan, es con ganas.

    Quizás tengáis suerte, y jueguen mucho en la mesa. Pero entre los juegos de móviles, youtube, que ahora ya no se necesita ur a una tienda o a los recreativos pra ver a los amigos, y que necesitan también jugar con chicos/as de su edad, la cosa se complica (¿quién de vosotros se inició al Warhammer u otros con sus padres, y quién con sus amigos o una tienda?).

    Y no he metido los estudios, deportes, ajedrez, y demás extraescolares, que se comen la mayor parte de su tiempo…

    En fin, vosotros jugad con ellos, descubridles mundo, pero nunca, nunca, nunca, obliguéis. Si no les mola algo, aunque a vosotros os chifle, mordros la lengua y apuntad a lo siguiente. Probad cosas nuevas (hoy pintamos, hoy jugamos dados, hoy juegos más complejo…), y ved lo que les gusta.

    Voy a probar a que enganchen a sus amigos de la urbanización, y os cuento a ver qué tal. Y eso funciona, ya estarán metidos de por vida, muhahahahahaha…

    Creo que aquí Cthulhu puede ayudarme…

    ResponderResponder
    2+
  8. Con la pequeña (de 2años), tengo intención de que sean los dos mayores los que me ayuden (con los juegos de HABA, probablemente). Quizás haya que darles incentivos, pero creo que te enganchas más jugando con tus hermanos que con tu padre.

    Nota: aunque mi pareja no es friki y nunca ha jugado más allá del Scattergories o similares, en cuanto nos ve jugar juntos en la mesa, ella se apunta a jugar. OJO AHÍ: la familia que juega unida, permanece unida, jaja.

    ResponderResponder
    2+

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.