[Warhammer] Los Reyes vuelven a su sueño eterno

Saludos, Señores de la Guerra.

Hace dos años me marqué como objetivo pintar un ejército de Reyes Funerarios y jugar con él a Warhammer (con Manuscritos de Nuth Reloaded, por supuesto). El balance de pintura ya lo visteis (92 pintadas) y, aunque ya he ido haciendo posts sobre cómo era jugar (como este), no había hecho un balance “a nivel de juego”.

El mes pasado jugué la que será mi última partida con Reyes Funerarios (creo) en una larga temporada (hay que dejar paso a los otros doce ejércitos…) y me gustaría exponer mis conclusiones en un post por si hay alguien que se lo esté planteando. Esto estará explicado con mucho más detalle en la Edición del Coleccionista Friki, por supuesto, pero aún quedan años para ese momento…

Resumiré diciendo que es un ejército con el que me lo he pasado muy bien jugando y que suponen un reto para todo jugador de Warhammer, así como una verdadera “desconexión” de las demás razas.

Estadísticas

Bueno, he jugado 26 partidas (me habría gustado que fueran más), de las cuales cuatro han sido amistosas, cuatro de campaña, y 18 en torneos. En total han sido 2 Derrotas por Masacre (contra Guerreros del Caos y otro jugador de Reyes), dos Derrotas decisivas (contra Guerreros del Caos y Silvanos), dos Derrotas Marginales (contra Enanos y Enanos del Caos), seis Empates (Condes Vampiro, Elfos Oscuros, Hombres Lagarto, Mercenarios, Orcos y Skavens), dos Victorias marginales (Enanos y Ogros), cuatro Victorias Decisivas (Silvanos, Lagartos, Imperio y Reyes) y ocho Victorias por Masacre (Altos Elfos, 2x Condes Vampiro, Elfos Oscuros, Enanos, 2x Orcos, y Guerreros del Caos). Me ha faltado jugar contra Bretonia, Demonios y cabras.

En resumen: 6 derrotas, 6 empates, 14 victorias. Un balance bueno para un ejército tradicionalmente “de bajo nivel”.

De hecho, sabiendo el oponente (campaña y amistosas) no he conocido la derrota, lo que me hace pensar que es un ejército que falla cuando intentas hacerlo “polivalente” (o más bien yo no he sabido hacerlo todo lo polivalente que debería).

Razas

No he jugado lo suficiente contra todas las razas como para poder decir “Reyes van bien contra estos y mal contra estos otros”, máxime cuando ha habido distintas listas y distintas situaciones.

De Príncipe a Rey

La verdad es que tanto yo como mis oponentes han notado una evolución en cómo jugaba con Reyes. La curva de aprendizaje es muy brusca; Khemri es uno de los ejércitos más difíciles de llevar al inicio… son muy lentos, no tienen mucha pegada ni mucho disparo, y la magia generalmente no es “autoplay” sino que tienes que meditar qué cánticos haces en cada momento. No sólo eso: la elaboración de la lista de ejército implica pensar siempre un plan de batalla y saber aprovechar la escenografía.

Y es que empezar a jugar con Reyes puede ser desmoralizante. Sí, no te tienes que preocupar de la psicología ni de las disfunciones; pero es el ejército más lento del juego, y con tropas más flojas y menos resistentes. Por otra parte tienes la magia para intentar mover algo más y pegar algo mejor y que esas tropas se vuelvan a levantar.

Al principio jugaba con Reyes como con el resto de ejércitos: voy a hacer un yunque martillo, avanzo mi martillo y refuerzo el yunque, voy a eliminar los apoyos… Y, sí, funcionaba pero a medias (cuatro derrotas en las primeras 10 partidas). Algo fallaba. Luego aprendí que con Reyes tienes que jugar de forma distinta: tienes que establecer un plan de batalla, tienes que leer la escenografía e intentar ajustar tu plan a la escenografía, y por último tienes que esperar a ejecutar el plan en el momento adecuado, no antes. Antes tienes que ir aprovechando la (teórica) superioridad mágica para que cuando llegue ese momento estés preparado.

Ese “que no te dominen el tempo” quiere decir que si el oponente te rompe ese control del tiempo cargando en turno 2 (hola, Caos) o impidiéndote la magia, lo tienes más crudo.

Es necesario anotar que en Octava los Reyes recibieron varias unidades que añadían precisamente “pegada” al ejército. Estas unidades, en los Manuscritos de Nuth, aunque no sean tan buenas como en octava potencian el ejército en su aspecto de pegada. Sin llegar a transformar la forma de jugar el ejército, hacen que su jugabilidad y versatilidad aumente.

Cantando, me paso el día cantando

Los cánticos de los Reyes Funerarios son una de sus peculiaridades.

  • Todos los sacerdotes conocen los cuatro cánticos. Sabes al hacer el ejército cuántas opciones tendrás (mientras no haya bajas) de lanzar cada cántico.
  • Nunca disfuncionan y no hay dificultad mínima. Sabes de antemano (tú y tu oponente) cuántos cánticos vas a lanzar en tu turno. Es el oponente quien deberá elegir cuáles entran y cuáles no.
  • Tres de los cuatro son para las unidades propias y son para intentar solventar las tres carencias del ejército: la baja movilidad (mover otra vez), la baja pegada (pegar otra vez) y el bajo aguante / alto coste (levantarse otra vez). Estos tres hechizos suelen ser de un alcance muy corto, lo que implica que los sacerdotes deberán estar cerca y bien posicionados.

Dominar los cánticos, saber cuáles intentar cada turno son la clave para no perder la batalla. A diferencia de la magia habitual, los Reyes necesitan los cánticos para poder actuar como el resto de ejércitos. Esto se merecería un artículo entero (y tendréis que esperaros a la Edición de Coleccionista Friki).

Hay mucha gente que dice “son muy buenos porque tienen mucha magia”. Todos hemos hecho el Príncipe en carro con la unidad de carros “y cantaré”. HOJO: un oponente listo sabrá leer ese plan, y por tanto intentará dispersarlo (y además es al inicio). Esto es muy importante: nunca debes “jugártela a un cántico”. No traces tu plan de batalla suponiendo que harás cierto cántico en cierto momento, porque lo más probable es que el oponente no te deje. Los cánticos uno a uno no serán vitales o “si lo hago gano”: debes sobrepasar mágicamente a tu oponente, lanzar cuantos más cánticos mejor para que no pueda dispersarlos todos. Cuantos más cánticos lances, más podrás reforzar tu plan inicial.

Relacionado con esto. Si juegas con Reyes, intenta tener siempre tropas rápidas que no importa si mueren, si se pueden llevar un mago en el camino. Un chamán nivel 1 es un dado de dispersión menos por turno, es un cántico más que puede entrar por turno. Usa escorpiones, Morghast, enjambres y buitres para ir contra los hechiceros enemigos. Las máquinas de guerra harán heridas que puedes volver a levantar; si dejas al enemigo sin defensa mágica, tienes bastante ganado.

Casi nunca lo meto a caballo.

Personajes

Bueno. Hay que distinguir entre partidas a menos de 2000 puntos (sin Comandante) a partidas de 2000+ puntos.

A menos de 2000, en general suelo jugar príncipe + 2 sacerdotes. Son muchos puntos en personajes pero te aseguran 5 “dados de energía” por turno (estandartes y arcas aparte); dado que los oponentes a menos de 2000 no suelen potenciar mucho la magia, es fácil sobrepasar mágicamente a tu enemigo.

A 2000+ puntos hay dos opciones básicas. La primera es llevar un Rey (a pie, por supuesto) y dos Sacerdotes; la otra es un Sumo Sacerdote y un Príncipe (y otro Sacerdote). No creo que haya que invertir (a 2000) en un cuarto personaje.

Mis notas son:

  • Sumo Sacerdote: 8. Nunca me he arrepentido de probarlo y te da una superioridad brutal.
  • Rey Funerario: 7’5. El clásico (el ejército se llama “Sumos Sacerdotes” o se llama “Reyes funerarios”? Eh? Eh?), siempre a pie, siempre con la Destructora. Uno de los mejores personajes del juego.
  • Príncipe: 5’88. Pese a esta nota, lo he usado muchas veces y pocas me he arrepentido (lo que pasa es que pocas “lo ha petado”). Obligatorio a 1500, obligatorio a 2000 si metes Sumo Sacerdote. Algo más polivalente que el Rey, pero mucho menos poderoso.
  • Heraldo: 2’5. Lo he probado en dos ocasiones para verificar que es muy malo. Quizá a menos de 1500 tenga sentido.
  • Sacerdote: 5. Un 5 pelao en cuanto a que muchas veces no ha hecho mucho, pero sin varios Sacerdotes, el resto del ejército haría menos. No os engañéis por la nota, porque sin ellos el ejército no funciona.
  • Necrotecto: 5. Probado sólo en una partida y fue de pruebas.
Son malos, pero son tan bonitos…

Unidades básicas

Irónicamente (o no), las tropas básicas de Reyes Funerarios no suelen ser el “núcleo” del ejército sino precisamente unidades de apoyo. La tropa básica es muy cara como para tener unidades grandes, y estas unidades grandes igualmente caen ante las unidades grandes enemigas. Literalmente: los guerreros esqueleto son como goblins pero cuestan el cuádruple. Ya, no huyen, pero tampoco vas a ganar combates y una unidad grande de 200 puntos te puede “petar” con una carga fuerte enemiga.

En mi caso, como mejor me han ido es pensando en todas ellas como apoyos.

  • Arqueros: 5’39. Una unidad de 10 es obligatoria en todo ejército (anti fanáticos, anti apoyos, captura cuadrantes…). Una unidad algo más grande y con escudos gana en polivalencia pero “se va” de puntos.
  • Guerreros: 4’42. No son buenos pegando. La lanza de segunda fila no pega con el cántico de embate. Y son caros para hacer grandes unidades.
  • Caballería ligera: 5’36. Tienes que pensar que va a morir, no va a sobrevivir a la batalla. Úsala como cebo o redirectora.
  • Caballería pesada: 2. Le llamaron “caballería pesada” porque querían darle un toque de humor al libro de ejército. R3, salvando a 4+ y con F4 en carga… La peor “pesada” del juego.
  • Enjambres: 3’86. Puntuación baja. Raramente hacen algo. Pero es una básica barata, que puede cazar alguna máquina de guerra o matar un mago. O morir, que eso lo hacen muy bien.
  • Carros: 3’57. Lo he intentado. Como apoyos. Con príncipe. Como ruptura. Que no, que no le tengo pillado el truco a los carros. Dicen que van muy bien, pero cuando los he tenido delante los he vencido, así que… Además, sólo tienen sentido si el general es un Rey (si no, hay especiales mejores).
Pintados en 2012. No vieron mesa hasta cinco años después…

Unidades especiales

Hay ejércitos en los que hay varias unidades especiales que dices “esto no lo pondría nunca” y otras “esta póngame dos”. Bueno, en los Reyes las Especiales es donde está la chicha: tenemos la mejor unidad principal de aguante del ejército (Guardias del Sepulcro), una muy buena unidad de ruptura (Acechadores), una muy buena unidad de contracarga de infantería (momias) y los mejores apoyos en cuanto a redirección, señuelos, caza y movilidad (Escorpiones y Morghast).

  • Guardia del Sepulcro: 7’11. Un fijo. Por la poca diferencia con los esqueletos, ganas 1/6 más de heridas (R+1), 1/6 más de potencia de ataque (F+1), 1/6 más de quitar armadura enemiga (F+1), y además HA3 (que no es una maravilla pero a tipos con HA5 ya no vas a cincos) y golpe letal (que es una chuchería pero de vez en cuando te alegra el día). Como unidad principal es muy buena.
  • Momias: 8’75. Unidad complicada y no tan “autoplay” como los Sepulcros. Son muy buenos como apoyos, pero su baja movilidad hace que debas aprender a colocarlos. En los compases finales de la batalla, rompen (si no te han roto ya).
  • Ushabtis: 7’21. Unidad con buena polivalencia, muy útil como apoyo. Olvídate de ellos como principal.
  • Buitres: 5’83. Son buenos, pero hay especiales más interesantes. Mueven 50cm pero son bastante frágiles.
  • Escorpión: 5’88. Pequeño monstruo carismático. No suele dar partidas, y puede perderse bajo las arenas, pero en ocasiones da muchos quebraderos de cabeza al enemigo. Uno es casi obligatorio.
  • Acechadores Sepulcrales: 8. Con mucho aguante, buena pegada, y mucha distancia de carga. La “caballería pesada” realmente de Reyes Funerarios.
  • Morghast: 9’17. Conceptualmente parecidos a los Escorpiones, pero con más movilidad. He tardado en usarlos, pero en ninguna partida me han defraudado.
Esta miniatura es de lo más motivante para hacerte un ejército de Reyes

Unidades singulares

En este ejército las singulares son (además de miniaturones) las guindas al pastel. Realmente no puedes hacerte el ejército pensando en las singulares, pero son las que más impresionan al enemigo, las que más atraen las miradas y dejan que las especiales (las que realmente importan) hagan su trabajo. Aquí tenemos desde cosas realmente únicas a opciones que redundan con las especiales.

  • Necrosierpes: 10. Sólo las usé en una partida porque me parecen carísimas, pero son una de las mejores caballerías del juego, superando a los Elegidos del Caos, los Dragones Sangrientos y los Caballeros del Grial.
  • Lanzacráneos: 5’71. (Perdón…). Raramente suelen dar la partida, pero con un Rey o Sacerdote en arca cerca para disparar dos veces (Embate) suelen hacer más daño que una catapulta normal. Aunque es buena, para la estrategia general del ejército suele haber singulares más apetecibles.
  • Arca de las Almas: 4’72. Aunque suspenda, suele ser una opción a incluir. Primera porque la miniatura es preciosa. Segunda porque suele tener un efecto psicológico brutal: si el oponente la ignora te puede dar la partida (pocas veces, pero me ha pasado). Si no la ignora, son más cánticos que entran. Y esta es su gracia: no es por lo que hace, sino porque si la incluyes el oponente te dejará hacer otras cosas… que te darán la victoria.
  • Gigante de Hueso: 6’25. Lo que llaman un do-or-die. Si carga, es increíble. Si es cargado, no va a aguantar nada. Si carga a un personaje enemigo, disfrutarás.
  • Hierotitán: 5’42. Si al Gigante de Hueso le quitas su gracia (que en carga es muy bueno) a priori te quedas cojo. Sin embargo el Hierotitán puede ser un apoyo mágico brutal aumentando el alcance de los hechizos.
  • Esfinge: 8’33. Buen apoyo a cargas (mejor que el Gigante). En solitario no hará nada. Como la mayoría de monstruos, vamos.
  • Necroesfinge: 10. Sólo probada en una partida. Es un Morghast que ha tomado muchos petisuis; mueve mucho, aguanta mucho, y pega mucho. Caro para ser un apoyo, pero va muy bien.
  • Titán de Khemri: 10. Sólo probado en una partida (y fue contra Mathy). Muy caro, pero es un ejército en sí mismo. O el oponente le dedica toda su atención, o se arrepentirá. Cuando muere, la partida ya está encauzada para bien o para mal.
¡Y puedes llevar momias!

¡Yo quiero ser Rey Funerario!

Bueno, si has llegado hasta aquí es posible que (a) tengas Reyes Funerarios y quieras ver cómo he jugado, (b) quieras saber un poco qué pueden ponerte los khemriatas, o (c) ¡tengas ganas de jugar con Reyes Funerarios a Warhammer!

Mi primer consejo es que te veas este vídeo si no lo has visto ya.

Ahora que estarás salivando… Tienes que tener paciencia. Son uno de los ejércitos más difíciles de llevar del juego, muy distintos a todos los demás, incluyendo Condes Vampiro (que sería lo más parecido). Lo mejor es que empieces a probar todas las tropas, con distintas configuraciones (tamaño); lo que yo he descrito probablemente no tenga nada que ver con lo que ocurre con los demás jugadores y esté sesgado, pero puede serviros de ayuda para ver qué os puede gustar según vuestros gustos de juego.

Espero que os haya gustado este artículo 🙂

10 respuestas a “[Warhammer] Los Reyes vuelven a su sueño eterno”

  1. “Mi primer consejo es que te veas este vídeo si no lo has visto ya.” ¿qué vídeo? Yo no veo ninguno.

    ResponderResponder
    0
  2. Qué pasada de artículo! Uno sigue este blog por artículos como este. Un gran trabajo, si señor. 🙂

    ResponderResponder
    0
  3. Ahora que va de videojuegos, habéis visto los últimos gameplays del chaosbane? El juego tiene pinta de ser mierder pero da gusto ver unos modelados tan fieles a las miniaturas.

    ResponderResponder
    0
  4. Buenas, buenísima reseña.

    Muero de ganas por probar este ejercito, pero llegué tarde a Warhammer y ya no hay forma de conseguirlos…

    Me queda la esperanza de que hagan un order to made o algo así, o buscar equivalentes en otras marcas.

    Muchas gracias por la info. Y el video XD

    ResponderResponder
    0
  5. Pues yo me estoy haciendo este ejército a base de minis de segunda mano. Conseguí la caja de batallón completa, tengo 11 guardias del sepulcro, el lanzacraneos, príncipe en carro y 3 carros extra. Lo difícil va a ser llegar a 20 del sepulcro y conseguir ushabtis pero bueno, poco a poco!

    El post me viene bien para saber a que atenerme, gracias Nama!

    ResponderResponder
    0
  6. @Milu el Barbaro: Sorrryyyyyyyyyy….

    @Gystere: Con paciencia, podrás. Si no te importa tirar de marcas alternativas, con Reaper y Mantic puedes tener varias de las opciones.

    @jabyjack: El plástico es complicado que vuelvan a corto plazo. Sin embargo yo no descartaría que apareciesen para AoS en un futuro. (Especialmente el plástico que aún pueden amortizar).

    @Amilkar: ¡Gracias!

    @Kvothe: La verdad es que sólo me tiran los juegos de estrategia, pero este parece chulo 🙂

    ResponderResponder
    0
  7. Desde luego el articulo es una gozada de leer. Lastima que nunca llegue a jugar contra Reyes Funerarios, me habria gustado verlos en accion en vivo

    ResponderResponder
    0

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.