[No sólo Minis] Armello, el juego de mesa digital

Saludos Comandantes.

Tal y como veis, hemos comenzado a hablar sobre juegos de mesa de los que no hablaríamos normalmente cada sábado. Cada autor de Cargad pensamos sobre qué juego de mesa hablar y a mí por el momento sólo me vino uno a la mente. PEEEERO no estaba incluido (por eso de que no es físico y tal), así que este sábado tendréis DOS juegos de mesa. Uno sobre el que no han comentado nada aún y sobre el que voy a hablar ahora: Armello.

[Nota del autor: todos los pantallazos provienen de una partida multijugador real a través de Internet. Los apodos de los jugadores, con la excepción del mío, se han oscurecido deliberadamente para conservar su privacidad. Y sí, soy consciente de que mi personaje es un tejón. Postear canciones de YouTube, en particular ESA, no es necesario.]

Armello es un juego de mesa digital. O un videojuego con mecánicas de juego de tablero. O algo. Aún estoy intentando delimitarlo en ese eje. Desarrollado por los australianos League of Geeks y financiado en Kickstarter, actualmente con juego básico más 4 expansiones DLC. El juego está traducido al castellano a una calidad bastante buena y dispone de, por el momento, tres novelas cortas en inglés del trasfondo del juego (que se pueden descargar y leer dentro del propio juego de forma gratuita).

No hay chat en el juego, sólo mensajes predefinidos. Lo bueno es que esos mensajes cambian y se adaptan a la personalidad del personaje que llevas en ese momento.

El trasfondo va así: hace muchos años, las tierras que más tarde serían conocidas como Armello estaban divididas entre los clanes Lobo, Conejo, Rata y Oso, que estaban relativamente a malas entre ellas hasta que unos monstruos de la Podredumbre enormes con una forma vagamente córvida llamados Flagelos empezaron a liarla. Un extraño unió a los cuatro clanes y derrotó a los Flagelos, y los clanes decidieron (o fueron convencidos) de hacer a este extraño como rey de un Armello unificado. Han pasado años y todo ha ido bien, hasta recientemente que el Rey ha empezado a comportarse de forma muy extraña: dando órdenes raras, haciendo tratos con gente de dudosa moralidad y peor cada día que pasa. Tras esto se ha descubierto que el Rey está infectado por la Podredumbre, una fuerza malévola que corrompe, enloquece y hace enfermar todo lo que toca hasta morir. Viendo la oportunidad, héroes de todos los clanes (y si tienes el DLC, incluyendo el Clan Bandido) han decidido que el trono pronto estará vacante y que Armello necesitará un nuevo rey. Bien podría ser uno de ellos, ¿no?

¿Por cierto, os he dicho que no hay ni un solo humanoide en todo el trasfondo? Porque no lo hay, son todo animales. Desde el Rey, un león; pasando por los clanes (lobos, conejos, ratas y osos) y muchas más, son todo animales. Casi parece una película de disney… si disney tuviese los derechos de Juego de Tronos. Esto es quizás lo que más choca de Armello:  el que sea tan aparentemente colorido y bonito para relatar unas historias bastante maduras.

Como veis, ya antes de empezar hay que planear varias cosas de antemano. Sí, soy el tejón caballero, Horace.

Vamos ahora a cómo va el juego. Pues Armello se me antoja, al menos a mí, como “complicado”. No es que sea difícil, sino que tienes muchas variables que tener en cuenta y muchas opciones y cosas que hacer para conseguir la victoria. Por ejemplo, antes empezar la partida tienes que escoger personaje, un anillo de clan que te da bonos y una insignia que te da más bonos (y también dados, pero eso es únicamente cosmético). No son bonos que rompen el juego, pero son lo suficientemente interesantes como para tenerlos en cuenta y modificar tu estrategia según cual elijas. Esto es importante, porque hay 4 condiciones de victoria diferentes y cuanto antes te decidas a por cual ir, mejor. Una vez en el tablero (creado de forma aleatoria, pero con el castillo siempre en el centro y los puntos de partida siempre en los extremos), se te da tu primera mano de cartas (dependiendo de tu Astucia) y tu primera misión, a elegir entre tres. Es ahora cuando tienes que ponerte a trabajar para conseguir el trono. Puedes mejorar tu personaje y conseguir equipo para ir a por Matarreyes, cumplir misiones, matar héroes y ganar prestigio para la Victoria por Prestigio, buscar en mazmorras y/o círculos de piedra para conseguir las cuatro Piedras espirituales para la Victoria por Piedra Espiritual o echarte a perder y ganar Podredumbre a espuertas para la Victoria por Podredumbre. Lo que hagas depende de ti.

Cada héroe tiene un poder exclusivo que le ayuda en la partida. Horace, por ejemplo, puede cambiar su posición con un Guardia Real en lugar de combatir con él. Aquí lo estaba llevando a una ciudad capturada para protegerla de ese Flagelo.

A través del juego, ya sea para esquivar peligros en las casillas o para partir la cara de alguien, dependes de los dados. Los dados son d6, pero con símbolos en vez de números: Espada, Escudo, Sol, Luna, Wyld y Podredumbre. Si esos símbolos son éxitos o fracasos depende de tu equipo, si es un turno de día o de noche o muchas cosas; y tu índice de Podredumbre determina si son los resultados de Wyld o de Podredumbre los que “explotan”. No es tan difícil de entender, aunque a veces tirarás una cantidad exagerada de dados.

El juego tiene misiones, que tienes que elegir en el turno de los rivales. Son aleatorias, pero puedes elegir un modo seguro para aumentar el stat y ganar algo de prestigio sin penalización.

Otra cosa a tener en cuenta es que el juego es bastante aleatorio. Dependes bastante de la suerte para muchas cosas y habrá veces en el que tengas que jugártela. Incluso triunfar las misiones depende de un d10 (y de tu atributo). Un así es algo con lo que tendrás que vivir y saber adaptarte. Y si mueres… -1 de Prestigio y vuelta a tus tierras al turno que viene. No es mucho, al menos. Pero recuerda que el Rey va perdiendo vida hasta morir al principio de cada turno de día, así que si no te das prisa, igual otro te quita la victoria ganando por Prestigio. Eso da otra capa que me gusta del juego: Las partidas no se eternizan, al haber un límite de turnos, por así decirlo.

¡No! ¡Fuera, vete, largo! ¡¿POR QUÉ A MÍ?!

Al terminar cada partida se contará si consigues nuevos anillos o insignias. Los anillos se ganan jugando con héroes de un clan específico y las insignias ganando de diferentes formas y jugando en general. Esta parte me gusta especialmente, puesto que para tener otras opciones sólo tienes que jugar partidas. El juego tiene microtransacciones, pero son de las que molan: son artículos únicamente cosméticos como dados o skins de héroes que no afectan al juego, además de que se pueden conseguir gratis en el propio juego si tienes algo de suerte y juegas mucho. Por el momento el juego tiene cuatro DLC: Tableros de estaciones, Usurpadores, Clan Bandido y Rivales. El primero son skins para el tablero de otoño y primavera, que se añaden a las de verano e invierno dentro del propio juego. Las tres siguientes son héroes y anillos adicionales, cuatro héroes y un anillo por DLC, con la excepción de Clan Bandido que, además de sus cuatro héroes, añade dicho clan al juego. En total, hace unos 20 héroes diferentes para elegir entre cinco clanes. Variedad hay, eso seguro.

Sin ir más lejos, Elyssia, aquí “discutiendo” unas cosas con Zosha, pertenece al pack DLC Usurpadores.

Y todo por un precio que no es nada desdeñable. El juego base está en Steam y vale 19,99€, cada expansión de héroes son 9,99€ y el pack de estaciones son 4,99€. Quizá para un juego como este están en el rango caro, pero para los aficionados a los juegos de mesa es bastante atractivo, acostumbrados como estamos a los precios de 60-80 por juego.

Pero, si se juega como un juego de mesa, ¿Crees que podrían sacarlo como juego de mesa?

¿Honestamente? No. Puede parecer simple, pero hay muchas cosas, como los comportamientos de los Flagelos y los Guardias Reales, por detrás en Armello que serían complicadas de traducir en un juego físico sin hacer un reglamento excesivamente grueso. Por no hablar de que tendría que tener una cantidad excesiva de contadores, cartas (164 cartas diferentes, y a saber cuantas copias de cada usa una partida), casillas del mapa, figuras… Saldría un juego excesívamente caro. Por no hablar de que competiría contra su versión digital y perdería de mala manera.

Para superar peligros tienes que conseguir los símbolos que muestran para superarlos. Spoiler: Zosha no superó este.

Además de que perdería gran parte de su encanto. Una de las mejores cosas, en mi opinión de Armello es que tiene detallitos que sólo se consiguen en el formato que tiene ahora: todas las cartas están animadas, hay decenas de skins de dados diferentes, cada clan tiene música propia y en general el juego es muy simpático (ver a Mercurio saludar como un duelista o a River aullar tiene su gracia). En definitiva, Armello está bien donde está y no creo que haga falta que se mueva de ahí.

Conclusión para terminar

Pues esta vez no ha podido ser… En fin, tras dos horas de partida no se puede decir que no me lo haya pasado bien al menos.

Si te gustan los juegos de mesa de aventuras, que usan intriga y tienes que gestionar muchas cosas a la vez es tu juego. Si además te parece bien la idea de animales parlanchines te encantará. Yo cuando lo vi me gustó y tras comprarlo no me arrepiento de ello para nada. Aún no tengo todos los DLC (sólo el Clan Bandido) pero el resto acabarán cayendo uno tras otro.

¿Vosotros habéis probado Armello? Si es así, ¿Qué os parece el juego?