[Hobby] ¿Cuentan las minis una historia?

Saludos, stillmaníacos,

Hace tiempo, pintando algunas minis antiguas de Warhammer, me di cuenta de que hay miniaturas que tienen muchos detalles curiosos y raros, que ni siquiera ves hasta que las tienes entre tus manos. Estos pequeños detalles a veces son cosas que uno no sabe qué son exactamente, quizá cosas del trasfondo de esa mini que no captas si no lo conoces previamente. Esto me ha llevado a preguntarme: ¿las minis cuentan una historia?

Recuerdo que cuando empecé en este hobby y en los años siguientes, en los que era un jovenzuelo, pensaba mucho y mucho cuál sería mi siguiente compra porque hacerme con nuevas minis era algo que no sucedía todos los días. Como muchos de vosotros/as, tenía que ahorrar durante bastante tiempo, quizá meses, hasta poder ir a la tienda y hacerme con algún blíster. Con suerte, hasta podría tenía lo suficiente como para una caja de regimiento. Tener que esperar y pensar cuál sería la siguiente mini implicaba que pasaba mucho tiempo estudiando cómo era esa mini (con las imágenes), y cómo la iba a pintar y en qué la iba a usar.

Y claro, una vez que ya la tenía entre mis garras, os podréis imaginar lo que suponía de repente encontrarse con detalles inesperados y que al ser tan pequeños, a veces eran una lata para pintar, o bien quedaban pintados con colores erróneos por no saber interpretarlos bien, en plan pintar un trozo de metal como tela, o una zona de piel como cuero, etc. (¿a quién no le ha pasado esto?).

Al final comienzas a preguntarte: ¿por qué? ¿qué razón hay para incluir estos detalles tan pequeños en las minis? ¿qué quieren los escultores de nosotros? A partir de ahí uno empieza a conjeturar sobre la historia que está contando esa mini, en función de su trasfondo, sus habilidades y reglas, facción, etc.

Pero con la información del «contexto», uno pasa a observarla en detalle, y entonces esos pequeños elementos empiezan a sugerir la historia «personal» de esa mini en concreto. Es decir, mirad este Ogro. Está claro que sabemos más o menos su cultura y papel como Mercernario en los diferentes ejércitos de El Viejo Mundo. Sabemos que es un mercenario de Golgfag, e incluso podemos adivinar su nombre. Pero ahora bien. Observemos la mini. Ropa remendada que nos habla de su estilo de vida y de la importancia de no ir con harapos. Un casco que parece una olla de al revés. Una calavera al cinto y un bolso con, seguramente, monedas de oro. Un hueso enorme como arma ¿de qué bicho? ¿dónde lo ha conseguido? ¿lo cocinó en esa olla? ¿fue el bicho que le rompió la ropa? Y ahora la maza, con las raspas de pescado. ¿Pescaba este ogro? ¿es un resto de su última comida? ¿va a la batalla con hambre?

Todos estos detalles son cosas que hacen que la mini adquiera personalidad, pero a ti como pintor o jugador te obligan a pararte, observar, pensar… ¿de qué color pintar la ropa, el casco, los huesos? ¿Debería pintarle detalles marinos, algas, incluso efecto agua en la peana, para reflejar que este ogro pesca por los ríos para comer pescaíto? ¿Pegarle una tocha a alguien con ese hueso enorme tiene +1 al impactar? Son cosas que no puedes obviar así como así, y que en algún momento tienes que pensar. Este gasto de tiempo, creo que hace que tengamos una relación más estrecha con la mini. Si yo hubiese empleado horas y horas en pintarla y en plantearme el por qué de todos estos detalles, me dolería mucho que cayese en el turno 1.

Hablo por experiencia, y os pongo el ejemplo de tres minis que pinté hace poco: El Chamán del Rebaño antiguo de los Hombres Bestia (que uso en Warcry), Molgani the Sharp (que uso como señor del Caos en Warcry) y Sauron (más conocido como El Señor de los Anillos, que uso en Middle-Earth SBG).

Voy a empezar por Sauron, porque es más conocido. Todos sabemos que la mini de Sauron apareció allá por 2001 cuando salió La Comunidad del Anillo en cines. Era de metal, y hoy se vende en Finecast. Todos conocemos también la estética del Sauron de las adaptaciones de Peter Jackson. Sin embargo, cuando estás pintando la mini, vas viendo detalles que no habías visto antes. Ves el diseño de la armadura (que en la peli apenas se distingue), ves los ropajes, los elementos del casco y de la maza, etc. Mientras pintas este Sauron, puedes ir explorando a este personaje, preguntándote ¿cómo se ponía la armadura? ¿por qué estas placas y no de otro tipo? ¿y los ropajes, cuando se deshicieron y de qué material son? En fin, cosas así. Al final, sólo por las horas que le echas, esa mini contiene una gran historia tanto por sí misma, como por lo que representa en su contexto oficial, como por ti mismo haciéndote estas preguntas mientras pintabas o mientras juegas con él.

The Dark Lord Sauron | Lord sauron, Fantasy miniatures, Games workshop

Con el Chamán del Rebaño esta experiencia es un paso más allá. Es una mini del estilo del Ogro de antes. La mini la había visto muchas veces en los distintos libros de Warhammer. La vi de segunda mano y decidí pillarla por darle algo de variedad a la banda de Bestias del Caos de Warcry. Y al pintarla me fui fijando en detalles super raros que tiene. Por ejemplo, el báculo acaba en una mano que sujeta una calavera que tiene dos pequeñas esferas a modo de ojos ¿qué son? Del báculo cuelgan además dos calaveras de cabras o algo así ¿chamanes más antiguos? ¿sacrificios? Tiene un collar con dientes ¿de qué animal? Y con un pequeño cráneo de un bicho más pequeño. Luego unas placas de metal en el cinturón, con relieves de cabezas de cabras ¿por qué? ¿son autorretratos? ¿qué representan? ¿quién se las ha dado? ¿y por qué lleva las piernas descubiertas y el resto del cuerpo tapado con ropajes?

Warhammer Miniaturas: HOMBRES BESTIA.

Por último, tenemos a Molgani the Sharp. Una mini de estas antiguas antiguas que pillé de casualidad de segunda mano (también). Nunca me había fijado en profundidad en esta mini, no conozco su trasfondo particular, y la tenía en la estantería esperando a reunir el suficiente valor como para pintar tal leyenda miniaturil. Y cuando decidí hacerlo, quedé sorprendido por la cantidad de detalles «narrativos» que contiene, y que tienes que interpretar y pensar para pintarlos correctamente. Lo que más destacaría es la armadura, en la que hay un pequeño ser humano atado ahí, con unas gemas y tal. Espectacular. Lleva también una campana colgando del cinto. Y unas bolsas y pergaminos. ¿De qué? ¿Qué contienen? ¿Por qué las lleva?

Catalogando Warhammer] Caos, Mortales, 3ª edición: Guerreros, serie 0218:  Campeones del Caos | | ¡Cargad!

Todo esto no es exclusivo de minis antiguas, y de hecho minis actuales también contienen estos detalles, por supuesto. Muchos de ellos tienen una explicación técnica y utilitaria, no siempre son algo puesto ahí que tienes que pensar para interpretar, o que te cuenta una historia «aparte» de la historia oficial de esa mini. Quizá porque, imagino, el proceso creativo está hoy más reglado y controlado. Estos detalles sirven para «encuadrar» la mini en su facción, como un estilo de armadura o algún símbolo por ahí. Pero también hay casos como los que digo arriba. Por ejemplo, también en los ogros. Creo que el personaje que salió para los Ogors de AoS, es una de esas minis cargadas de detalles que te hacen pensar una historia más allá de lo que se cuenta oficialmente.

miniwars: Este Tirano Ogor se ha plantado ante tu camino. ¿Qué piensas  hacer?
¿Cómo es que lleva un casco Stormcast?

En fin, hasta aquí esta reflexión. ¿Qué pensáis? Me gustaría mucho que compartieseis en comentarios fotos de minis que para vosotros/as reflejen estos detalles e historias particulares.

Un saludo de Marmollicus.

+15

Acerca de Marmollicus

"Coge unas minis, píntalas, y no cambies la lista jamás" (Nigel Stillman).

12 comentarios en «[Hobby] ¿Cuentan las minis una historia?»

  1. Bonita entrada.
    Desde siglas grabadas en espadas, bolsas o recipientes pequeños llenos de… «cosas» (algunos perfumes, algunos son líquidos un tanto pegajosos, etc…), es un sinfín de detalles donde el artista conceptual y escultor seguro que metieron mano en la producción de la mini.

    ResponderResponder
    0
  2. En las minis antiguas era mas cuestion del escultor dado que no habia tanto control creativo y tambien el hecho de rellenar las minis de detalles hacian que se «viera mas» al momento de pintarlas, aunque no tuvieran mucho sentido, por ejemplo un noble blood axe de RT tiene una granada media rara en el cinturon que mas parece una cantinplora (que posiblemente la hayan reesculpido a unltimo momento para que se ve mas amenazante) o minis de necromunda de los 90s que tienen pequeños cuchillos o pistolas mas pequeñas que sus manos, todo para agregarle mas detalle a una mini.

    Con lo de LotR, muchas minis no se parecen a lo que se vio en pantalla dado que el equipo de GW trabajo supongo con imagenes conceptuales y no con los diseños finales, esto se ve sobre todo si revisas los artbooks o libros de diseño donde podemos ver casi todas las armaduras desde todos los angulos, como en el caso de Sauron que su armadura es batante diferente a la vista en pantalla (o por ejemplo a las figuras de accion o estatuas que salieron despues).

    Actualmente se pueden apreciar muchos «Easter Eggs» en las minis, por ejemplo gusanos dentro de las campañas de los Marines de Plaga, el Teniente primaris muerto a los pies de Abbadon (en un momento que sacaron mil tenientes primaris y la gente estaba harta), los craneos de demonio en algunas minis de AoS (como un demonio puede dejar un craneo si su cuerpo desaparece tras morir??) o algunos detalles en armaduras o marcas que se cubren al momento de armar las minis, y uno dice para que el escultor gasto tiempo en eso cuando ese detalle nunca se iba a ver.

    ResponderResponder
    0
  3. @Alejandro I. Zeña: Por ejemplo cuando un stormcast muere su cuerpo incluida armadura se van a casa para ser reforjados.
    Así que se supone que conseguir un casco de stormcast es señal de gran fiereza (porque lo han conseguido chopeandole la cabeza de un tajo y recogiendo el casco antes que se desvanezca o algo así?). Por eso cuando vez un casco stormcast en el señor del caos en karkadrak piensas «ufff puto amo».

    ResponderResponder
    +1
  4. Esto es muy abundante por ejemplo, en Reaper.
    Las minis de Reaper son lo bastante genéricas como para ser usadas en multitud de ambientaciones, pero a la vez, Reaper les hizo su propio juego y sistema (publicado años ha por esta casa).
    Muchos de sus elementos de trasfondo están ahí y cuentan esa historia. De hecho, un porrón de ellas hasta tienen nombre. Y es que si la usas de lo que realmente es, debe representar su historia. Y si no, pues tener un general o personaje soso y sin elemento distintivo es muy soso: despues de todo se supone que son personajes veteranos, que han llegado hasta donde están con algún bache en el camino, del que se guardan algo, un trofeo de su experiencia.
    Es esta fijación por el detalle minimalista una de las cosas que convierten la escultura en un arte. Que otro día entramos en debate de si el modelado 3D lo denosta o no.

    ResponderResponder
    0
  5. yo creo que son esos pequeños detalles los que le dan vida a las miniaturas y las convierten en algo más que fichas de un juego.

    muchas miniaturas antiguas, hechas artesanalmente, estaban llenas de ellos y te permitían disfrutarlas a varios niveles, al pintarlas, al jugar con ellas o simplemente al observarlas, a veces con juegos que te proponía el mismo escultor…

    por ejemplo, este simpático personaje me encanta por la historia que cuenta:
    http://4.bp.blogspot.com/-jEhxWei4uIQ/VAfN6bQkQ9I/AAAAAAAAAMQ/clwM9sLy9aI/s1600/Wizard7.png

    como pintor es una delicia, y puedes jugar a adivinar qué está ofreciendo a su siguiente víctima, ¿una magdalena en un platito o una hamburguesa con su lechuga bajo la carne?

    y por supuesto tiene mucha más personalidad que cualquier mago actual dispuesto sobre piedra táctica y con báculo al frente, por más impresionante que resulte recortando silueta, cual cálico electrónico medieval.

    (aquí para más fotos, la observación sobre la hamburguesa es del pintor: http://paintedleadminiatures.blogspot.com/2014/09/unreleased-citadel-wizard-from-1987.html)

    quizá estos detalles sean la razón por la que es tan difícil hacer unidades o figuras multipose que tengan tanta personalidad como las esculturas únicas… a fin de cuentas es difícil contar una historia si no sabes cómo van a montar tu miniatura finalmente.

    por otro lado, el problema que tienen los detalles es que a veces se confunde «tener detalles que den personalidad» con «saturar de detalles inútiles la miniatura».
    así vemos algunas miniaturas que carecen de gracia a pesar de tener muchos detalles finamente trabajados, porque realmente están por estar y no cuentan una historia.

    no sé, no daré ejemplos, pero seguro que a todos se nos ocurren minis de diferentes fabricantes que tienen detalles hasta en los detalles de los detalles y que en realidad no dicen nada.

    unos pocos detalles bien trabajados dan mucho más juego que saturar con filigranas (por ejemplo, el mago de antes no tiene ningún tipo de detalle en la ropa o el sombrero, ni filigranas, ni estampados, ni relieves raros… ni falta que le hace!, añadir ese tipo de detalles sólo serviría para distraer de la historia que nos cuenta)

    en fin, supongo que la dificultad de hacer una gran miniatura está en este tipo de cosas y por eso tener un buen escultor detrás seguirá siendo imprescindible incluso en estos tiempos de automatización…

    ResponderResponder
    +3
  6. A mi, en este sentido, siempre me ha llamado la atencion el explorador elfo que sacaron para Mordheim. Y es que, aparte de espada, arco, carcaj y surtido de bolsas, cajas y runas colgando del cinto, a la espalda, medio tapada por la capa, lleva una arpa bastante voluminosa.
    No tiene reglas para «habilidades de bardo», ni es el tipico instrumento de alguien que viaja ligero y que tocaria de noche al lado de una hoguera rodeado de quien sabe que peligros en la oscuridad. ¿Sera un amante del arte? ¿O un regalo de…? ¿Se pluriemplea por las tabernas del camino? ¿O la musica es su pasion, y explorar solo una forma de financiar su nuevo disco? Quien sabe…
    Desde luego estas cosas dan mucha personalidad a las miniaturas.

    ResponderResponder
    +2
  7. Sin duda un tema interesantísimo. Desde mi punto de vista creo que casi cualquier escultura intenta contar una historia, pero algo completamente distinto es que lo consiga mejor o peor. Y esa historia se cuenta no sólo con los detalles que pueda tener, si no también con la pose. No conviene tampoco olvidar que hoy por hoy, la mayoría de las esculturas tienen detrás un concept-art o un boceto que seguir, y son muy pocos los que se ponen a esculpir y ale, me he sacado una obra de arte de la manga. Hasta qué punto esto era así en las minis más antiguas lo desconozco, pero quizás el escultor tuviese mucha más «libertad» de añadir y quitar cosas, o sacarse cosas de la chistera de lo que tiene hoy día.
    Como bien han dicho los compañeros, los detalles mcuhas veces son contraproducentes. Bien planificados y en héroes ayudan a contar una historia, pero en otras ocasiones son simple y llanamente un fastidio para el pintor y no añaden demasiado (como las tropas imperiales llenas de papelitos, calaveras, huesecitos y otras extravagancias que entretienen en demasía y luego ni se ven). Esto era algo de lo que no me había dado cuenta hasta que pinté enanos monopose de quinta… simples y resultones en una tarde.

    Panzafuegos: https://www.games-workshop.com/es-ES/Firebelly
    Una de mis minis favoritas a todos los niveles, tanto en escultura como en pintado. No le hacen falta demasiados detalles para contarte algo… ¿Cómo escupe fuego? ¿Es quizás gracias al extracto de escarabajo igneo cuya cabeza le cuelga de la panza?

    ResponderResponder
    0
  8. A mí también me gusta que las miniaturas cuenten una historia, pero prefiero que sea historia del pasado del personaje y no del mismísimo presente.

    Quiero decir: que si un héroe orco lleva como trofeo los cráneos o las cabezas putrefactas de antiguos enemigos, pues vale. A lo mejor no representan justo la historia que yo querría para el personaje, pero son eso: historia. Sin embargo, si mis orcos se encuentran peleando con otra tribu orca -cosa perfectamente sana. legítima y razonable, por supuesto- me toca un poco las narices que lleve en la mano la cabeza aún sangrante de un elfo o de un caballero bretoniano. Llamadme loco, pero preferiría que ese tipo de montaje, con elementos «frescos», se reservase para partes opcionales o alternativas.

    Supongo que es la misma manía por la que evito las peanas escénicas con elementos arquitectónicos. Al menos en las miniaturas pintadas para jugar: no veo el motivo por el que un personaje se desplaza por el campo de batalla dándole pataditas a una columna jónica..

    ResponderResponder
    0
  9. Yo soy de Skavens, es un ejército de básicamente todo infantería, salvo Campana Gritona, Pebetero, Rueda y la Abominación, entonces no tienen tan fácil para dar personalidad a los personajes que otros ejércitos que dicen pues es que va en dragón. Pongo el link de los personajes especiales del catalogando porque oye ya que te has metido el curro….
    https://www.cargad.com/index.php/2019/12/27/catalogando-warhammer-skavens-personajes-especiales/
    A mi me encantan Queek, Ikit Claw y Snikch, tantos los del 93 como sus rediseños ya del 2009-11. Este ya va montado, pero también me parece un miniaturón Nurglitch. Creo que todos tienen mucha personalidad y muestran sus rasgos característicos del trasfondo. Queek un gran guerrero chapado, con gran capacidad en el cuerpo a cuerpo y las cabezas de sus enemigos. Ikit Claw con esa mezcla de mago e ingeniero, de los pocos magos fuera del Caos que lleva armadura y su mano mejorada. Y luego Snikch, un asesino ninja que pelea con 3 cuchillos envenenados porque maneja uno con su cola, y el veneno ahí chorreante. Para finalizar Nurglitch, con su acólito portador del incensario, la tipica pose con la espada de ir al ataque y montado en una bestia pestilente, sin olvidar el montón de calaveras que le dan un aura chamanica o el cetro de piedra bruja de su otra mano.

    ResponderResponder
    0
  10. Como se suele decir; el diablo esta en los detalles.
    Una mini que tengo y que si te fijas empiezas a ver pequeños detalles que cuentan algo mas seria en el caballero errante que sacaron para Mordheim (y que yo uso como el capitan mercenario El Don Bigote).
    Tiene un colgante con una calavera pequeña (quizas de una rata), su espada tiene una mella en un lado, lleva un pequeño casco detras, su ropa tiene algun desgarro y un pez clavado al escudo.
    Viendolo te das cuenta de que es una personaje que tenia medios (a juzgar por su armadura y espada) pero que ha caido en tiempos dificiles (evidente al ver su ropa poco cuidada) y se gana la vida como espada de alquiler. Ademas podemos pensar que esta perdiendo un poco la cabeza, ya que lleva un craneo de rata como amuleto y a clavado un pez a su escudo. Es la piedra bruja lo que le esta volviendo loco? El combatir contra los horrores que infestan Mordheim a cambio de unas monedas?
    Otras miniaturas con detalles curiosos serian los Tiradores de Miragliano, que llevan colgados detras no solo el carcaj con virotes, pero tambien zapatos de repuesto, petacas llenas de vete a saber que y, en el caso de alguno, una paloma. Sumale los distintos sombreros de que llevan (tipico gorrito tileano/italiano del renacimiento, capuchas de malla, gorros de piel, cascos de metal) y algun que otro remiendo en sus calzones y te cuenta que son unos ballesteros mercenarios con mucho trote

    ResponderResponder
    +2
  11. Me encantan estos articulos. La verdad es que si te fijas un poquito, muchas veces la mini te trae su propia historia.

    Y a veces hasta te sirven para sugerirte la personalidad de tu ejercito.

    ResponderResponder
    0
  12. A veces prefiero pintar las minis una por una, aunque tarde mucho más tiempo, precisamente porque mientras las pinto voy sacándoles los detalles y puedo inventarles algo de historia. Obviamente esto en los típicos regimientos de 20 tíos casi iguales no te sirve de mucho, pero en unidades en que las minis sean algo diferentes entre sí, como los Bailarines Guerreros. Por eso estaba bien lo de comprar los regimientos en los blísters de 3 en 3 modelos aleatorios, si me salían dos iguales pues eran hermanos gemelos y los intaba parecidos, si me salía uno con pose más molona era el líder, y si se me repetía otro, pues le cambiaba el arma o lo pintaba muy diferente.

    ResponderResponder
    +1

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.