[Warcry] Informe de Batalla: ¡Cae un cometa! – Idoneth Deepkin vs Seraphon

Saludos, stillmaníacos,

Hoy os presento un nuevo informe de batalla de Warcry, donde se enfrentan elfos subacuáticos contra lagartos cósmicos, quiero decir… Idoneth Deepkin vs Seraphon.

Informe de batalla de Warcry: Idoneth Deepkin vs Seraphon.

Listas:
-Idoneth Deepkin: Líder Príncipe Morrsarr Lochian en Anguila, un Guardia Ishlaen en Anguila, dos Namarti Reaver con arco, tres Namarti Thrall con hachas, y el aliado Soulrender.

-Seraphon: Líder Jinete en Gélido, un Jinete Gélido con lanza, tres Guardias del Templo, un Ripperdactyl, un Eslizón con cerbatana.

Este es el jinete de Gélido líder de mi banda.

Puntos: 1000.

Trasfondo: En una zona pantanosa ha habido un reciente naufragio. Los Idoneth habían tenido conocimiento gracias a ondas vibrantes en el agua, mientras que los lagartos siempre andan vigilantes de territorios objeto de avariciosos exploradores. Sea como sea, no hay nadie en el lugar… y mientras ambas bandas comienzan a reconocerse, desde el cielo cae un cometa. La señal, para unos y otros, de que el enemigo no debería estar allí.

Lugar: La Escotilla Juegos.

En primer lugar, sacamos la cartas de misión, giro y despliegue. En esta ocasión, pasamos de la carta de escenografía porque dispusimos el tablero (imagen de arriba) con la esceno que más nos gustó en ese momento, teniendo en cuenta la ambientación de una posible batalla entre estas dos bandas. La misión que nos tocó fue «El Cometa», que consiste en que a partir de la segunda ronda de batalla se tira un dado y se coloca un objetivo en el sitio designado para cada resultado. Si es un 1, en la esquina izquierda, si es un 5-6 en el centro, etc. Sobre el giro, nos salió uno que consiste en que se añade +1 al atributo de Fuerza de todas las minis con un ataque de rango 3 o menos. Los luchadores se conocían previamente y se tenían ganas, o después de estar andando fatigosamente por la blanda tierra pantanosa, llegaban con ganas de partir cráneos enemigos.

Ronda 1.

Bueno, pues desplegamos a nuestras tropas. Dos de los tres destacamentos de cada banda saldrían al campo de batalla a partir de la Ronda 2 (en la imagen los veis fuera del tablero).

Como os comenté en el anterior informe, voy a tratar de incluir información más «técnica» de la partida. Quizá os sea más útil si es que vosotros/as también jugáis. Bueno. Los dados naranja son los Seraphon/Hombres Lagarto, y los verdes los Idoneth Deepkin. En la primera ronda tiramos los dados para determinar la iniciativa y ver los Dobles, Triples y Cuádruples para hacer las habilidades.

Como veis, a los lagartos les salió un doble 6, y cuatro dados «libres» (a más dados libres, más opciones tienes de conseguir la iniciativa). A los elfos subacuáticos les salió un resultado que atenta contra la estadística… ¡un 1, 2, 3, 4, 5 y 6 en seis dados! Como tuvieron más dados «libres», pues se llevaban la iniciativa. Ale, así lo querían los Ancestrales.

En la Ronda 1, no pasó gran cosa. Los lagartos intentaron triturar la carne blandita de elfos con alma de pez, pero la voracidad de las anguilas gigantes le quitó bastante heridas a su líder en Gélido, que se retiró hacia un sector del tablero. Teniendo en cuenta la misión de esta partida, resultaba conveniente el repartir las minis por todo el tablero (o destruir a cuantas más minis enemigas mejor) para que cayese donde cayese el cometa, estuviera disponible para que las minis pudiesen capturar la zona del impacto.

Uno de los guardias del templo autómatas, usando uno de mis Dobles para activar una habilidad que le daba un ataque extra, golpeó con severidad al líder montado en anguila rival.

Las anguilas de los príncipes éficos tenían gran movilidad, vuelan y pegan bien. Una de ellas planeó sobre las montañas del campo de batalla en las que había un autómata guardia del templo. Aunque me pregunto: ¿por qué las anguilas traicionan a los lagartos? ¿no deberían alinearse con sus compadres lagartoides? ¿qué son, gélidos? 😛

Ronda 2.

Al comienzo de la Ronda 2, tiramos el dado a ver dónde caía el cometa. Salió un 2, sector superior derecho. Colocamos un dado blanco.

La región pantanosa se iluminó un instante y una entidad en llamas impactó en el suelo. Agua hirviendo saltó por los aires y un humo de olor indescriptible se impuso en el ambiente. El cometa había llegado.

Viendo desde la lejanía lo sucedido, exploradores desperdigados por el bosque se acercaron a la zona para ayudar a sus compañeros. Aquello debía ser algo interesante.

Tiramos la tirada de iniciativa. A los lagartos les salió un Doble 5 y un Doble 6. A los submarinos un Doble 5 y un Doble 6. Ambos teníamos dos dados «libres», con lo que tocaba tirar 1d6 para desempatar y determinar quién tenía la iniciativa.

En estos compases de la batalla, el Soulrender no encontró alma alguna que recolectar del destartalado guardia del templo robótico, pero sí que le quitó algunas heridas hasta destruirlo por completo. Para ello mi rival usó uno de sus Dobles para subir un punto su atributo de ataques.

Otro de los autómatas si consiguió batir a uno de los Namarti Thrall, dejando al rival con una mini menos.

Mientras, el líder lagarto en Gélido consiguió situarse controlando el cometa recién caído, pero pronto vendría un acoso brutal por parte del Morsarr en anguila líder rival.

Desde un extremo del campo de batalla, un Jinete de Gélido trabó en combate al Soulrender para evitar que se acercase al cometa. Mientras, un valiente Namarti atacó al guardia del templo que acababa de trinchar a su compañero.

Por los cielos, el artilugio volador de los lagartos (el ripperdactyl) también intentó situarse cerca del cometa caído.

Los Namarti Reavers usaron sus arcos, con la ayuda del Doble 6 de mi rival, con el cual se tira un dado por cada luchador visible, y con 5+ asigna un punto de daño… y con un 6+ tantas heridas como el valor de la habilidad del Doble (¡y era 6!). Aunque no consiguieron hacer muchas heridas…

Ronda 3.

¡Última ronda! Tiramos la tirada de iniciativa. Los lagartos consiguen tres Dobles, y los elfos subacuáticos un Triple y un Doble.

Además, mi rival utilizó otro Doble para subir un ataque a su guardia anguila Ishlaen, con el que consiguió batir al eslizón de los lagartos. Espera, ¿había un eslizón? :/

El ataque de los Idoneth fue frenético. Tanto, que otro de los autómatas mordió el polvo, y sus flechas atravesaron al Gélido. Y es que en el campo de batalla una extraña energía se alzó con olor marino: se levantó una barrera biovoltaica. Todos los ataques críticos de esa ronda serían apenas golpes blandos contra los Idoneth. Mi rival había desactivado la pegada de los lagartos, y con ello, cualquier opción de victoria para los servidores de los Ancestrales.

Finalmente, y gracias a la llegada in extremis del Soulrender, los Idoneth Deepkin consiguieron controlar el objetivo, y con ello, ganaron la partida. Así está escrito en el Gran Plan.

Bueno, últimamente estoy probando diferentes combinaciones con las minis de lagartos que tengo. La que usé en esta partida tenía un poco de todo, y he cosechado algunas victorias con ella gracias a su versatilidad en diferentes escenarios y misiones. Por otro lado, los Idoneth tienen unas habilidades muy interesantes, pero que hay que saber usarlas en cada ronda, porque sólo se pueden usar en rondas determinadas (imagino que para representar las mareas que permiten a los Idoneth salir del agua). Así que supongo que es una banda muy «técnica».

Un saludo de Marmollicus.

7+

Acerca de Marmollicus

"Coge unas minis, píntalas, y no cambies la lista jamás" (Nigel Stillman).

Un comentario en «[Warcry] Informe de Batalla: ¡Cae un cometa! – Idoneth Deepkin vs Seraphon»

  1. Yo solo se una cosa Marmollicus, cada vez que haces un informe hay un par de Slan nuevos, tendrás que presentarnos a la banda entera cuando esté lista 😉 que están geniales.

    ResponderResponder
    0

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.