[Warhammer] Hordas Invasoras (14), Reyes Funerarios

Saludos, Señores de la Guerra.

Decimocuarta entrega de esta serie de posts dedicados a ver los cambios entre las listas de ejércitos de Hordas Invasoras que salieron a principio de Sexta Edición y su libro finalmente editado. Si queréis mirar por vuestro lado, podéis descargar Hordas Invasoras aquí, el libro de ejército de Sexta aquí y el Manuscrito de Nuth aquí. Aquí podéis ver la comparativa de Altos ElfosBretoniaCondes VampiroElfos OscurosElfos SilvanosEnanosHombres LagartoImperioOrcos y GoblinsReino del Caos: MortalesReino del Caos: Demonios. y Reino del Caos: Bestias.

Como muchos (¿todos?) ya sabréis, el caso de los Reyes Funerarios de Khemri es quizá de los más especiales de Sexta Edición, ya que (estrictamente hablando) fue el primer libro nuevo de Sexta. En Tercera y Cuarta estaba el libro de No Muertos, y en 1999 se sacó el libro de Condes Vampiro como una escisión de No Muertos, ofreciendo en la White Dwarf una lista provisional de Reyes Funerarios para jugar con ellos. Los Condes Vampiros de Sexta partieron del libro de 1999 (un libro bastante moderno) así que tuvieron parte del trabajo hecho. Pero con Reyes Funerarios el terreno aún era, digamos, bastante inexplorado. En cierta forma, la lista de Reyes de Hordas Invasoras era la adaptación a Sexta de aquella lista de ejército de la White Dwarf 51, por lo que no habían dedicado tanto esfuerzo como a otros ejércitos.

El libro de ejército definitivo de Reyes Funerarios tenía varios mecanismos completamente nuevos, por lo que hablamos de una lista muy, muy distinta a la que salió definitivamente….

Reglas especiales del ejército

  • Los Cánticos son una invención del libro de Sexta. En Hordas eran hechiceros que no lanzaban magia (a no ser que tuvieran un objeto mágico).
  • Por otra parte, los Sacerdotes podían comprar hasta 10 pergaminos (¡cada uno!), además de los objetos mágicos. Cada Pergamino permitía hacer un «hechizo» que no podía ser dispersado, y o bien movía (Mankara, 10 puntos), o bien disparaba o pegaba (Horekhah, 20 puntos) o bien recuperaba heridas (30 puntos, resucitaba 1d6x10 puntos). Así, un ejército con un Sumo Sacerdote y dos Sacerdotes podían tener hasta 30 pergaminos, que no podían ser dispersados… imaginad.
  • La Desintegración por General era más bestia; todas las unidades sin personaje son destruidas, las que no sufren 1d6 heridas que anulan armadura.

Objetos mágicos

Este ejército tenía sólo 7 objetos mágicos (además de los tres Pergaminos, que, recordemos, al ser Pergaminos podían ser repetidos en un mismo personaje y en varios).

  • Armas. El Mayal de cráneos (a 40 puntos) y el Báculo de la Serpiente (15 puntos en vez de 25, pero sin poder repetir tiradas para herir… objeto igual de inútil en un Sacerdote). Además estaban las Flechas Áspid, que por 15 puntos impactabas a 2+ y hacías envenenados.
  • Objetos hechizados. El Carro de Fuego era un objeto único de Rey, que permitía mover dos veces al personaje y la unidad de carros. Dado que no podía ser dispersado, era un objeto casi obligatorio que permitía carga por el flanco automática en la unidad de carros del Rey. El otro objeto era la Corona, que en vez de permitir un dado en ¡Hágase mi voluntad! como en Sexta, lanzaba Horekhah sobre una unidad hasta 30cm. Objeto de 100 puntazos que no solía verse mucho.
  • Objeto arcano. El Gran Libro de los Conocimientos Arcanos de Neferra (¿os suena el nombre?) daba al Sacerdote o Sumo Sacerdote hechizos del Saber de la Muerte (1 o 2, respectivamente).
  • Estandarte mágico. El Estandarte de la Muerte Acechante era una especie de Estandarte de la Guardia Oculta, permitía levantar una unidad de 3d6x10 puntos (Guardia, Esqueletos, Carros o Caballería) a 30cm o menos del estandarte, pudiendo cargar. Un objeto más interesante que el de la Guardia…

Personajes

Como en muchos ejércitos, la lista se reducía a 4, para completar las combinaciones de comandante/héroe, pegón/leñero.

  • Rey Funerario. Más caro que en Sexta (200), con un perfil peor (HA5 I4 L9) pero con carro gratis con cuchillas y armadura 4+. Eso sí, perdía ¡Hágase mi Voluntad!…
  • Sumo Sacerdote Funerario. Mucho más barato (120), pero no olvidemos que no tenía magia (2 dados de dispersión, eso sí). Perfil algo mejor (F4, R4, I3, A2). El tema es que aparte de esto le metías 10 pergaminos, así que el coste se iba de madre.
  • Príncipe Funerario. Casi el mismo coste (95), con perfil distinto (HA4 HP3 F5 R4 H3 I3 A3 L8), pudiendo elegir un carro (¡que no contaba como especial!). Inflamable, pero sin Maldición ni ¡Hágase mi Voluntad!.
  • Sacerdote Funerario. Héroe de 45 puntos que (más que nunca) era un portapergaminos… aunque no de dispersión.

Unidades básicas

Sólo dos (¡así de triste!).

  • Guerreros Esqueleto. Iguales que en Sexta (pero con L5), a 6 puntos. Todas las armas opcionales: arco (+3, salía más caro), lanza (+1), ligera (+1) y escudo (+1). Con equipo salían igual que en Sexta.
  • Caballería Esquelética. Sin distinción si pesada o ligera (y sin caballería rápida); iguales de perfil pero a 11 puntos «pelaos», pudiendo elegir arco (+4), lanza (+1), ligera (+2) o escudo (+2). Al final salía igual o algo más cara.

Unidades especiales

Únicamente teníamos tres unidades Singulares a elegir.

  • Guardia de los Túmulos. Lo que luego sería la Guardia del Sepulcro, en Hordas tenían menos Resistencia (3), menos Liderazgo (5) y ganaban la alabarda a cambio de rebajar un punto y no tener el Golpe Letal. Eran, pues, una tropa bastante mala para ser Especial.
  • Carro de Khemri. Seguramente la única unidad «mejor» en Hordas que en el libro; a 50 puntos, se trataba como un carro normal (1D6 impactos por carga), con opción de cuchillas y armadura 4+, pudiendo organizarse en unidades 2-5. Unido a los pergaminos, se trataba de verdaderos trituradores de unidades.
  • 0-1 Carroñeros. Los Buitres de Nehekhara eran iguales a como fueran definitivamente, pero con F4 y a 30 puntos por miniatura (y 0-1).

Unidades singulares

Sólo dos.

  • Enjambre de Escorpiones. Como el Funerario, pero con F3, sin ser hostigadores, sin tener ataques envenenados, sin salir de debajo de la arena, y encima más caros y singulares.
  • Lanzacráneos.Una catapulta algo peor, con alcance 120cm y heridas múltpiles 1D3, por 75 puntos.

En resumen

Se trataba de un ejército a medias. Aquí no hablamos, como los demás ejércitos, de algo que había tenido un libro y se iba a ampliar, sino de un ejército que todavía no había tenido ninguna unidad «propia». Sin gólem escorpión, sin arca de las almas, ushabtis, gigante de hueso… se antojaba como un ejército bastante cojo. Por otro lado, los carros y el sistema de pergaminos era tremendo, lo que hacía que prácticamente todos los ejércitos fueran iguales: algunos arqueros esqueleto, dos lanzacráneos, una de buitres, tres de carros (una con Rey) y tres sacerdotes hasta las cejas de pergaminos para disparar dos veces o para hacer mover los carros. Con lo que este ejército se quedó con pocas opciones reales, pero muy potentes. Por fortuna cambiaron el sistema de pergaminos por los Cánticos y añadieron unidades chulas con carácter…

5+

Acerca de Namarie

Multifriki, aficionado al cine, a los cómics y a los wargames, en especial Warhammer (Fantasy). Co-creador de Cargad y creador de los Manuscritos de Nuth.

3 comentarios en «[Warhammer] Hordas Invasoras (14), Reyes Funerarios»

  1. Khemri en mi opinión siempre ha sido uno de los ejércitos más interesantes y bonitos, lástima que decidí no hacerme Khemri,

    Muchas gracias por el aporte, ganó mucho con el libro de ejército por lo que veo

    ResponderResponder
    0
  2. Estoy enganchado a estas entradas!
    Reyes Funerarios en Hordas Invasoras me recuerda a un micro-ejército de AoS: 10-12 unidades en total y poco más. Se agradece que en 6a saliera una hornada de minis y reglas para ampliar lo que tenían.

    Y hablando de Reyes Funerarios, la necroesfinge continua siendo una pasada de mini, a ver si algún día se animan y hacen otro Made to Order.

    ResponderResponder
    0

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.