[Trasfondo] El Cuento de Eones: Parte 19

En el centro de los Reinos Mortales se encuentra Todaspartes. Antaño un crisol de cultura y riqueza, hoy es un corazón podrido que amenaza con extender su corrupción. Archaon, el Elegido, gobierna con mano de hierro desde allí, lanzando cruzadas de conquista contra todos los Reinos. Es su deseo conquistarlos y no cejará en su empeó hasta ver la realidad arrasada una vez más.

Ochopartes

Como pago por su triunfo durante la Era del Caos, Archaon reclamó Todaspartes como su dominio y lo renombró como Ochopartes. Donde antes había una tierra de comercio y variedad cultural, ahora se extendía un yermo infectado en el que la tierra palpita con el poder del Caos. Bestias deformes y mutantes con forma de pesadilla vagan por las llanuras hambrientas de carne y sangre, mientras que templos y pilas de cadáveres se perfilan en el horizonte. Tormentas de sangre caen del oscuro cielo y desde pantanos de carne fundida se extienden tentáculos que tratan de atrapar al incauto. Existen grandes ciudades en Ochopartes, cada uno de las cuales dominada por un señor de la guerra o un príncipe demonio. Sin embargo, no son mucho más seguras, pues la vida allí es igual de brutal que en las tierras de alrededor.

Centenares de bandas guerreras se enfrentan para obtener la gloria.

Justo en el centro de este Reino se alza Varanspire, la gran fortaleza de Archaon. Con la forma de una titánica espada clavada profundamente en la tierra, esta ingente fortaleza se alza hacia el cielo y está coronada por un oscuro portal que lleva directo al Reino del Caos. Este portal irradia las inmediaciones de Varanspire con la influencia de los Poderes Ruinosos y en tiempos de guerra, Archaon puede convocar legiones de demonios directamente desde los dominios de sus dioses patrones. En la sala más alta de Varanspire se encuentra el Trono Vacío, sobre el que Archaon juró no sentarse hasta haber conquistado los Reinos Mortales en su totalidad.

El valor estratégico del que goza Ochopartes se basa en sus Omnipuertas, inmensos portales que conectan con el corazón de cada uno de los Reinos y que estaban protegidos por vastas fortalezas en el extremo de cada Reino. Durante las Guerras por los Portales, las fuerzas de Sigmar consiguieron recuperar con gran coste las Omnipuertas de Aqshy y Ghyran, negando a las fuerzas de Archaon el acceso principal a esos dos Reinos. Además, el portal a Ghur desapareció junto con Fangathrak, el monstruo errante que lo contiene, y la puerta a Azyr nunca fue conquistada. El Gran Mariscal del Caos mandó construir enormes bastiones en torno a cada una de los Pórticos para proteger Ochopartes y los puso a cargo de sus más temibles lugartenientes. La mayor de estas fortificaciones era la de Karheight, la cual vigilaba el extremo del Portal Final que llevaba a Gothizzar, en el Reino de la Muerte. Plenamente consciente del odio que profesaba Nagash hacia el Caos, Archaon quería asegurarse de que si Gothizzar caía, sus ejércitos podían retirarse a una segunda línea de defensas aún más formidable al otro lado de la Omnipuerta.

La mayor fortaleza del Caos en los Ocho Reinos, Varanspire.

El aliento de la Muerte

El necroseísmo afectó también a Ochopartes. Si bien las energías del Caos parecían contener las inmensas procesiones espectrales que asolaban el resto de Reinos, estas huestes más pequeñas fueron igualmente mortíferas cayendo sin previo aviso sobre columnas de soldados y bandas de guerra. Sin embargo, fue la enorme energía mágica desencadenada tras el cataclismo la que enloqueció aún más el reino de Archaon. Letales hechizos vagaban sin control entre las ciudades mientras el suelo se abría devorando muros que habrían resistido asedios durante años. Las fortalezas que rodeaban los Pórticos resistieron la oleada mágica, si bien el fuerte de Karheight fue el más perjudicado. Era una gran masa de hierro maldito en forma estrellada que rodeaba el Pórtico de Shyish como un guantelete, pero su cercanía al epicentro del necroseísmo provocó que torres y secciones enteras de muralla se derrumbaran. Toda la guarnición de Karheight pudo sentir el helado aliento de la muerte, un augurio de algo que estaba por llegar.

Tras el alzamiento de los Ossiarch, Katakros consiguió conquistar Gothizzar y asegurar así el acceso a Ochopartes desde Shyish. El Alto General no había previsto las letales anomalías que arrasaban Ochopartes, pero no podía haber planeado una forma mejor de desorganizar las defensas de su enemigo antes de su invasión. No obstante, sabía que al otro lado del portal se encontraría con muchas más fortificaciones. Aunque confiaba en que sus Ossiarch pudieran abrir brecha, temía que quedaran atrapados en un sinfín de muros entremezclados y terreno hostil que no llevara a ninguna parte. Por ello, mandó un ave esquelética mensajera a Dolorum, la corte de Lady Olynder, primera dama de la Nighthaunt.

Como era habitual, Archaon se había ausentado de su trono oscuro, pero esta vez se había llevado a la mayoría de su Varanguard de élite con él. La misión del Rey de Tres Ojos era de la mayor importancia, una misión que no podía encargar a ninguno de sus generales. Los grandes señores de Ochopartes tendrían que hacer frente a todo el poder del Gran Nigromante en solitario. Sin embargo, esto no quería decir que fuera una conquista fácil. El mando de Varanspire en ausencia de Archaon recayó sobre Lord Namon Saskarid, un condestable cruelmente ingenioso y veterano de las Guerra de los Huesos en Shyish, del que se decía que pronto entraría en las filas de la Varanguard. Su tarea no era baladí, pues en estos tiempos turbulentos cualquiera de los Pórticos podía ser asaltado, por lo que todos debían ser protegidos a cualquier coste. Saskarid se afanó en organizar una defensa a nivel continental contra cualquier potencial amenaza.

El Amo Sinlengua, un Invocador Demacrada de Tzeentch.

Tan solo el Invocador Demacrado conocido como el Amo Sinlengua percibió la concentración de magia amatista en el Portal Final. Desde su Torre Plateada, el Invocador servía como visir de Lord Saskarid en ausencia del Elegido. El mago sabía que si fallaba en salvaguardar Varanspire, la ira de Archaon sería terrible. Después de todo, el Elegido conocía su verdadero nombre, un poder con el que podría desgarrar el alma del Invocador pedazo a pedazo. El Amo Sinlengua envió un mensajero psicoespectral a la corte de Lord Saskarid, para prevenirle de que invocase a las hordas y se encaminase a hacía el Pórtico de Shyish con la mayor premura posible. Saskarid no perdió un momento y ordenó a su aquelarre de hechiceros que prendieran el símbolo ardiente del Elegido en el cielo sobre Karheight. Bandas guerreras rivales de todo el continente dejaron a un lado sus carnicerías al ver arder la runa infernal y sentir, una vez más, la inexorable llamada a la gloria por parte de Archaon. Miles acudieron con la promesa de la matanza. Lord Saskarid reunió a su ejército y su guardia de élite y partió hacia el Portal Final.

Desde lo alto de las almenadas murallas de Karheight, una multitud de bárbaros y guerreros del Caos observaban la silueta envuelta en niebla del Portal Final, un portal circular del que manaba una pálida luz hacia Ochopartes. Ante sus ojos, su superficie se estremeció y abrió, dando paso a cientos de desaliñadas figuras. Estos recién llegados se tambaleaban al avanzar e iban ataviados con armaduras negras marcadas con la estrella de ocho puntas. Se abrieron paso al descubierto hacia los muros de la fortaleza, sin importarles el peligro, lanzándose a los fosos de metal fundido que rodeaban los muros. Grupos de bárbaros vociferantes lanzaban lanzas y hachas desde las almenas mientras alzaban risas y gritos de júbilo y burla. Sin embargo, los guerreros del Caos más experimentados sabían que aquello era solo la antesala de algo muchísimo peor. Esos zombies eran lo que quedaba de la guarnición de Gothizzar.

11+

10 comentarios en «[Trasfondo] El Cuento de Eones: Parte 19»

  1. Grácias por la entrada!
    Tendrás que meterle caña que justo hoy hay pre-pedido de la nueva campaña con muuuuuuuuuuuchas cosas nuevas y que nadie se esperaba!!

    ResponderResponder
    1+
  2. Y tanto, pensaba llegar a ponerme al día antes de la nueva campaña, pero no sabía que la sacarían tan pronto!

    ResponderResponder
    0
  3. Como siempre geniales tus post. Con ganas de ver que hacen olynder y katakros en ocho partes. Un saludo!

    ResponderResponder
    0
  4. Toda esta parte del trasfondo es nueva para mí, entiendo que va evolucionando según sacan novedades y todo esto corresponde a la salida de los Osiarcas. ¿Aquella caja de Skavens contra Strigoi no avanzó el trasfondo? ¿Y la de los Kharadron contra Tzeentch?

    ResponderResponder
    0
  5. @Cneus:

    En la parte 15, puedes encontrar la parte referente a la guerra entre Kharadron vs Tzeentch, al ser una caja menor la parte de transfondo es poco importante.
    Supongo que la parte de Strigoi contra Skaven fue antes del Necroseismo, aunque no estoy seguro.
    Lo que me apena es ver a los Skaven, una de las razas más icónicas de GW, prácticamente olvidada. Tanto en transfondo y minis ( creo que es la única gama que sigue teniendo minis de metal )

    ResponderResponder
    0
  6. También hay que considerar que los Skaven es una gama que ha sobrevivido prácticamente intacta a El fin de los tiempos. Desde entonces solo les han renovado algún personaje, escenografía y la banda de Shadespire.

    Sobre el trasfondo, los Guerreros del Caos defendiendo en un asedio es algo extraordinario para los que venimos del Viejo Mundo, es una imagen digna de ver.

    ResponderResponder
    1+
  7. @Cneus: Hola! Esta parte del trasfondo se corresponde con el libro «Wraith of the Everchosen». Tras la segunda edición del juego (Guerras del Alma), el trasfondo de Age of Sigmar avanza con estos libros-campaña: Forbidden Power (que trató de la abertura de las Storm Vaults), Wraith of the Everchosen (sobre la invasión Ossiarch a Ochopartes) y el nuevo libro de Morathi (que con el índice filtrado sabemos que se vienen cosas gordas).

    Las cajas que mencionas de Tzeentch vs Kharadron, Skavens vs Strigoi, Ossiarch vs Ogros, Silvaneth vs Goblins, etc apenas avanzan el trasfondo, simplemente le dan una historia detrás a la caja que puede dar alguna pincelada más a esa facción en el conflicto que está ocurriendo a gran escala en los Reinos Mortales, pero no avanza nada cronologicamente ni tiene repercusiones en otras facciones.

    ResponderResponder
    0
  8. Wraith of the Everchosen es una cosa y Wrath of the Everchosen otra. Wraith es espíritu resucitado, sería un spoiler brutal.

    XD

    ResponderResponder
    0

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.