[Hobby] ¿Hasta qué punto es legítimo inventarte tu propio ejército?

¿Es legítimo inventarte tu propio ejército? Esta pregunta parece un poco tonta hablando de una afición creativa como la nuestra. La gracia que tienen los wargames, por lo general, es que uno es el líder de su propio ejército. Incluso este líder suele ser un avatar de uno mismo sobre el campo de batalla. Pero, ¿qué ocurre cuando la empresa dueña de ese juego te cambia el concepto y la estética de una facción? ¿Hay que renovarse o resistir? ¿De qué forma es correcto hacerlo? Os propongo un dilema para reflexionar.

Creo que crear un ejército tiene unos límites y condicionantes impuestos más o menos por tres factores: el gusto personal y la capacidad económica del jugador, el universo y las reglas oficiales, y la campaña, misión o escenario que se juega en cada momento. Estos tres factores – entre otros – creo que modulan la configuración de un ejército en un momento dado.

-Gusto personal y capacidad: En aquellos tiempos de Sexta de Warhammer me habría encantado contar con un mago-sacerdote Slann con una buena unidad de Guardias del Templo a su alrededor. Pero siempre me resultaba demasiado cara, y, qué demonios, siempre preferí sus versiones de Quinta, que ya no se podían comprar.

Universo y reglas oficiales: En aquellos tiempos de renovación, como ocurrió a inicios de AoS, GW eliminó unidades y ejércitos enteros (Enanos del Caos) y añadió nuevas unidades a los ejércitos. Este tipo de acciones siempre tienen un impacto, haciendo que tengas que seguir el ritmo del juego y consecuentemente eliminar/transformar estas unidades en tu ejército si ya las tienes, o puede que quieras añadir las nuevas.

-Partida y escenario: Quizá no tenga sentido meter tropecientas unidades de caballería si la partida se juega en terreno difícil, o diez cañones si jugamos en mitad de un bosque. Son ejemplos chorras que se me acaban de ocurrir, para ilustrar el punto.

Si le echamos horas y horas a las minis para jugar a los wargames que nos apasionan, es porque hay una conexión especial con esos trozos de metal y plástico. ¿De dónde surge esta conexión?

Yo pienso que surge de una fascinación por su trasfondo. Creo que si una facción no te entra por los ojos y no te remueve algo en tu imaginación, aunque sea muy buena en cuanto a reglas, nunca llegarás a disfrutarla del todo. Porque las reglas pueden cambiar, pero las minis y el trasfondo, hasta cierto punto, no. Es por este tipo de cosas que tenemos en consideración miniaturas terriblemente feas, mientras otras más espectaculares no nos llaman tanto. Pongo mi experiencia personal: en un principio los Stormcast Eternals no me llamaban nada, pero leí su trasfondo, entendí sus motivaciones, y empecé a verlos con otros ojos. Pero si esto fue así, es porque de repente se abrió la posibilidad, para mí, de «hacerlos míos». Sin ese componente de poder transformar y modular estas facciones a mis gustos y necesidades, nunca los habría tragado.

Este tema de las minis me lleva a pensar en esas situaciones en las que aparece un ejército y éste te enamora. A mí me ocurrió con los Hombres Lagarto de Quinta. Warhammer me fascinó por culpa de esos malditos lagartos mesoamericanos de colores, monopose y torpes. Pero nunca pude conseguir sus minis. En unos años, GW renovó este ejército y cambió su concepto y estética, enfilando un camino que con el paso de las ediciones se fue alejando más y más de lo que había sido en Quinta, tanto como el de Quinta se había alejado de los antiguos guerreros Slann. Nadie hace ascos a una renovación. Pero en casos como estos ¡GW había modificado un pelín el concepto de fondo del ejército! (o a mí me lo parece, opinión subjetiva).

De todas formas, me hice un ejército de Hombres Lagarto que fue mi ejército principal durante muchos años. Pero las nuevas minis no me gustaban tanto como las antiguas. En cierta medida, me hice este ejército con la esperanza de que en algún momento volviese la estética de los lagartos de Quinta, cosa que no ocurrió. Es por eso que me dediqué a conversionar algunas minis para acercarlas a la estética de Quinta; además, en mi trasfondo aún había esclavos humanos y los magos-sacerdote Slann iban en palanquines no-voladores.

Esto me ha llevado a pensar: si la dueña del universo había cambiado trasfondo y minis… ¿mi «parte» de ese universo debía resistir los embites de las renovaciones, podía estar ajeno a ellas? Pero por otra parte… ¿hasta qué punto es legítimo que GW cambie por completo una facción que ya has coleccionado? Entonces, ¿es legítimo que uno mantenga su ejército respetando lo que era cuando lo coleccionó y confeccionó? ¿O debemos modificar nuestro ejército a cada renovación?

Puf, más preguntas. ¿Realmente nuestros ejércitos son inquilinos de una parcela «alquilada» de un universo de una empresa? ¿Tu ejército y trasfondo es sólo canon cuando lo adaptas a la última novedad? ¿O también es canon, en cierta medida, aunque se mantenga en lo que fue anteriormente? ¿Hasta qué punto los jugadores pueden inventarse realmente su ejército entonces? ¿Está bien jugar con minis que ya no existen, como minis de Quinta, para jugar a AoS o Warcry?

Sé que a nivel de reglas esto es otro cantar, por el tema de nuevos reglamentos, códex, balanceo, etc. No hablo estrictamente a nivel de reglas, que conste.

El caso es que este dilema me ha surgido mientras estaba haciendo una banda de Hombres Lagarto – bueno, Seraphon – para Warcry. A mí el concepto actual de los lagartos no me gusta, pues se destaca el aspecto bestial de los dinosaurios y no la sutileza o las referencias a culturas mesoamericanas o antiguas desaparecidas. Aunque es cierto que me fascinó en un inicio el tema de viajeros de las estrellas tal como lo presentaban en AoS, pues veía una continuidad, una coherencia, con sus enigmáticos creadores, los Ancestrales.

Hace un tiempo, revisando los Catalogando Warhammer de Namarie, repasé las antiguas minis de los Slann, y vi estupendas ilustraciones de Amazonas en Lustria armadas con reliquias de los Ancestrales, que no eran otra cosa que tecnología futurista olvidada por milenios. ¡Excitante!

Decidí configurar mi banda de esta forma, lagartos inspirados en los Slann (cuando hacían fitness y no habían echado barriga) que contaban con tecnología olvidada de los Ancestrales (a nivel estético de las minis, no de reglas obviamente). De todas formas, los magos-sacerdote Slann ya contaban con esta tecnología en sus palanquines voladores, y de hecho, la magia y la ciencia para los Ancestrales eran una misma cosa, lo que convierte a los magos-sacerdote en poseedores de un conocimiento tecnológico ancestral, nunca mejor dicho.

De esta forma, el líder «Saurio Guardia del Templo» de mi banda era una mini – esculpida de cero y conversionada con bits – imitando a los guerreros Slann. Los guerreros Saurios eran minis de Saurios de plástico conversionadas siguiendo la estética de Quinta e ilustraciones antiguas, como las míticas de John Blanche. Algunos eslizones serían minis de eslizones con arco de Quinta (opción de equipo que ya ni siquiera existe… así que llevan cerbatanas a nivel de reglas). Incluso hice un jinete de terradón como un señor Slann.

Pero me faltaban un par de Guardias del Templo para completar la banda. Me acordé de una idea olvidada que tenía en mi lista: robots antiguos abandonados. Me acordé de aquel personaje de El Mago de Oz, Tik-Tok (no la red social), que era un antiguo sirviente mecánico, y del robot de esa película de Studio Ghibli, el Castillo en el Cielo.

Y lo conecté con las Amazonas llevando pistolas láser dejadas por los Ancestrales. ¿Y no sería emocionante explorar esa idea de robots de los Ancestrales, atávicos y en ruinas, que aún defienden las ciudades-templo? ¿No son también guerreros sin sentimientos que sirven al Gran Plan como los Saurios? ¿Y no son descendientes directos de la civilización de los Ancestrales? A mí me resultaban muy similares a lo que debe ser un Guardia del Templo.

Además, dado que en el «canon» de Warhammer existía algo así – tecnología futurista entre ruinas abandonadas en Lustria – pensé que molaría la idea. A nivel de reglas, simple: Guardias del Templo sin más.

Pero, ¿esto es legítimo? Me estoy inventando algo que no existe como tal en el trasfondo. Hay quien puede verlo como una herejía. Pero «encaja»… al menos con el material que existía hace años, ¿no creéis?

A nivel competitivo, para jugar con otras personas «oficialmente», no hay problema, he seguido el tamaño oficial de las peanas y el tamaño de las minis, incluso he tratado de representar el armamento que llevan. Pensé mucho en mis rivales a la hora de crear estas minis, intentando evitar cualquier posibilidad de confusión.

Pero, ¿en un torneo oficial de GW podría usar a mis robots Guardianes del Templo? ¿Y usar los Saurios de Quinta? ¿Transgredo su propio trasfondo, que ellos mismos han cambiado varias veces… o lo estoy enriqueciendo? Entiendo que no todo vale, pero ¿qué ocurre cuando sí vale?¿Hasta qué punto la creatividad es totalmente real en este wargame en concreto?

Curiosamente, hoy en día GW se nutre del trabajo de los aficionados. Lo acabamos de ver con la publicación del libro de historias de terror ambientadas en AoS, escrito por aficionados. Incluso GW muestra las minis de la gente en su web… Si de repente GW sacase robots ancestrales para los Seraphon, entonces mis minis serían válidas 100% como conversiones hechas a partir de bits de sus minis oficiales, o no lo serían porque ya hay mini «oficial». Una de dos.

Así que… ahí mis dilemas. Quizá os parezca una tontería, quizá no. No lo sé. Pero quería compartirlo. A ver qué pasa en los comentarios, estoy seguro que tenéis ideas muy interesantes y reflexiones que enriquecerán las que os acabo de proponer. He escrito lo que me ha salido, y me habré dejado cosas en el tintero. Por supuesto, es mi opinión personal totalmente subjetiva.

Un saludo de Marmollicus.

11+

Acerca de Marmollicus

"Coge unas minis, píntalas, y no cambies la lista jamás" (Nigel Stillman).

29 comentarios en «[Hobby] ¿Hasta qué punto es legítimo inventarte tu propio ejército?»

  1. Salvo que (obviamente) se juegue en competitivo, la cuestión para los que jugamos con amigos esta clarísima. El juego es tuyo y haz con el lo que quieras.

    Esto es casi lo primero que te dicen en todos los juegos de rol. Es mas, en el Rogue Trader original que algunos aun tenemos, el de miniaturas, no el de rol, se anima a los jugadores a crear sus propia escenografia, sus propias conversiones y sus propias reglas si hacen falta.

    yo mismo, en las colaboraciones que he realizado para ¡Cargad! de Star Saga y deadzone, me he dedicado a meter algunas cositas de mi propia invención.

    El «canon» solo es restrictivo en cuanto a juego competitivo donde obviamente todo el mundo debe seguir un estandar. (y en cuanto a reglas. En cuanto a miniaturas y conversiones, yo diría que tampoco necesariamente)

    Por lo demás, es una guía que cada jugador decide si le da la gana seguir o no.

    ResponderResponder
    6+
  2. Se me ha quedado en el tintero el tema conversiones etc. Yo diría que mientras la mini este clara lo que representa, cumpla con tamaños etc, y uno no se pase tres pueblos (habia por ahi algo de un tio que usaba legos) usa las miniaturas que quieras incluso en competitivo.

    ResponderResponder
    5+
  3. Pues a mí me parece una muy buena iniciativa que uses cosas del tranfondo existente (sea del momento que sea) para crear algo diferente a lo normal pero que al mismo tiempo tenga sentido. Yo por ejemplo estoy haciendo una unidad de ballesteros para mercenarios con miniaturas de diversas razas, ya que, ¿siendo mercenarios, muchos de ellos exiliados, bandidos, gente que se ha juntado a veces un poco como por casualidad, por qué tienen que ser todos humanos uniformados igual? A ver que también está claro que puede haber mercenarios de élite, gente escogida y con sus uniformes impecables. Creo que ambas cosas tienen sentido. Otra cosa que he hecho en mi ejército de Skavens es usar goblins y humanos como esclavos, ya que el trasfondo habla de ello, y le da algo de vidilla al ejército. Y como has comentado tú mismo, en Warhammer Community se han visto ejércitos súper conversionados como gnomos hechos con goblins o un ejército de Ciudades de Sigmar hecho con cosas de 40k en el que van en motos en vez de caballos. Yo apoyo totalmente tu iniciativa y aparte de los de las conversiones también creo que las miniaturas antiguas se pueden seguir usando en la actualidad, en su momento te costó su esfuerzo conseguirlas, ¿o no? Al final, mientras esté claro lo que representa cada cosa y tenga sentido no creo que nadie te ponga problemas, en competitivo o no.

    ResponderResponder
    5+
  4. Creo que inventarse un ejército propio es de las mejores cosas que se pueden hacer, y precisamente desde la propia GW (en algunas épocas más que en otras) se ha incentivado eso mismo, empezando por dejar suficientes huecos en el trasfondo, aderezados con pequeñas pistas aquí y allá, para que los jugadores los rellenasen a su gusto. Si la historia del ejército es coherente con el trasfondo, incluso logrando encajar más o menos las cosas del trasfondo que hayan cambiado con los años, ¿por qué no? ¿Acaso no es más absurdo que en un ejército Asur siempre haya regimientos de la guardia personal del Rey Fénix, del templo de Asuryan y de la Torre de Hoeth, en lugar de otro tipo de tropas que representen mejor el ejército de un valle concreto de una pequeña región?
    Si además haces que a nivel de reglas no se salga de lo «oficial», como estás haciendo tú, entonces es perfecto, pero también está siempre la opción de inventarse reglas y jugarlas con los amigos (eso sí, teniendo cuidado de hacerlas equilibradas y bien costeadas, que de jóvenes todos hemos querido que nuestro «avatar» fuera el más mejor).

    ResponderResponder
    5+
  5. Como han dicho compañeros ya, antes GW se encargaba de dejar huecos en el transfondo para que pudiéramos crear unidades o ejércitos enteros… Al igual que en sexta se fomentaba la creación de tableros y escenografía, cosa que ha ido a menos, ya que siempre será mejor que intercambiemos nuestras monedas por escenografía y tableros ya creados…
    En tema competitivo, igual existen más inconvenientes a la hora de crear miniaturas o emplear miniaturas de otras marcas/miniaturas antiguas… Desconozco ya que no juego competitivo, pero si que para partidas con amigos, no deberías de tener problemas siempre y cuando estén compensadas con el resto

    ResponderResponder
    1+
  6. Te responderé con un ejemplo: los No Muertos.
    En quinta, los No Muertos cubrían una amalgama que permitía jugarlos comandados por vampiros, momias o nigromantes, aunque la estética era mas bien gótica europea, y jugarlos como egipcios colaba poco.
    Cuando se escindieron, Khemri cubria un nicho ausente, pero lo que permaneció fiel al Viejo Mundo, cayó ante una moda. Los vampiros estaban de moda y vendían, así que los nigromantes se convirtieron en sus subordinados.
    Hubo muchos jugadores a los que esto no les hizo gracia, asi que aparecieron no pocos proyectos fan made en los que los generales seguían siendo los nigromantes (y reforzaron la figura del Liche para darle algo de chicha, porque en 4a y 5a era un personaje cojo, y acabó siendo el potenciado).
    Aunque el resto de la estetica del ejército no cambiaba, la sinergia y modo de jugar con el mismo, si. Y por supuesto, en torneos oficiales, que buscan el uso de sus minis (pues recordemos que GW es una empresa, y estos golpes de timón servían para obligar a consumir mas sus productos), de cara a amigos y clubes yo lo veia bastante lícito… Mientras no fuera demasiado colada.
    Este movimiento fanmade era mucho mas común en los primeros años de warhammer en España, y a partir de sexta, fue disipándose. Y lo que antes era un aliciente del juego (fantasear con tus tropas y muñequitos y expandir su trasfondo a tu manera) fue haciendose más encorsetado.
    Por cierto, yo tb entré en el mundillo gracias a los Hombres Lagarto, pero eran un ejército nuevo y entre que le faltaban ideas y que no había minis de muchas de sus cosas, era cojitranco. Y si no tirabas de imaginación, ya ves tú.
    Así que yo llegué a las mismas conclusiones que tú: autómatas tecnomágicos, reductos de tecnología ancestral. En mi caso usaba al Avatar Eldar para representarlo (bien mirado, pasa por androide alien y casa con el aire de los Ancestrales) y venía a ser un Estegadón con lanzavirotes. Y la idea gustó.
    Y el rayo solar del bastiodón también me dio por imaginarlo, solo que iba en un carro tirado por eslizones, y su potencia dependía de la fuerza con la que brillara el sol. Unas reglas de funcionamiento similares al cañon disforme Skaven y un concepto que aparecería mas tarde (y que me sacó una sonrisa al verlo).
    Sin imaginación y un toque personal propio, este hobby no sería el que es, así que yo veo imprescindible cierta adaptación. Que es lo que inculcaba la propia GW en aquellas viejas Whitw Dwarf.

    ResponderResponder
    3+
  7. Llevo desde el 2014 visitando este foro asiduamente, pero nunca me he registrado. Y en más de una ocasión he tenido la tentativa de comentar alguna entrada, ya que se trataba algún tema que tocaba mi fibra sensible y nostálgica…jeje. Pero ha sido este post y mis circunstancias, más unas cuantas coincidencias ajenas a este foro, lo que finalmente me ha impulsado a escribir hoy aquí. Pero en primer lugar, mil gracias a todos los que contribuis y hacéis que este lugar exista y crezca. Sin conoceros personalmente de nada, tendria líneas de agradecimiento para cada uno de vosotros. Dicho esto, paso a centrarme en este post:

    Pues resulta que empecé hace 20 años exactos a coleccionar mi ejercito de hombres lagarto (mi historia hasta aquí no es más que una más de otras miles): Le compre a un amigo el libro de ejercito de 5ed., junto a un pequeño contingente de 38 saurios, 45 eslizones, el mítico slann en palanquin y cohorte de izchi-winchi (o algo asi, vamos los eslizones que van en gélido). Unos meses después 6ed. y hordas invasoras aparecen, iniciándose así mi verdadera inmersión en warhammer fantasy. Y sabedor de que las minis cambiarían, no hice más que lo justo para ampliar mi ejército a 1500 puntos. Llegados a este punto, reconozco que me sentía un poco timado por mi amigo…me vendio minis que pronto serían descatalogadas y mejoradas. Eso hizo que tampoco me tomase en serio su pintado, que loco pintaría 100 eslizones idénticos¿?, soñaba que cuando sacaran los nuevos saurios y eslizones, serían como una copia exacta de las ilustraciones de libro de 5ed. visto lo visto con lo que ocurría con otras razas que iban saliendo (no podría ser decepcionado). Pero amigo Marmollicus, mi decepción no fue poca después de espera tanto tiempo por la renovación. Como tu indicas, no es que fueran malos modelos, de hecho estaban muy bien diseñados, pero no eran lo mismo. Eran otro concepto que no me disgustaba del todo, pero que tampoco encajaba ni con la estética ni con la escala de 5ed. y perdían el espíritu de las increíbles ilustraciones de aquel libro que tanto me apasionaban. Pues desde entonces, mi ejército gris de 1500 puntos de hombres lagarto ha permanecido gris sin ser renovado y el joby estancado desde los 18 años hasta que ha llegado el infame virus. durante todo ese tiempo me carcomía la responsabilidad de pintar mis 100 tediosos eslizones antiguos o si pasar de ellos y empezar a renovar con los nuevos eslizones sin taparrabos (AOS actualmente) sin llegar a ninguna conclusión. Justo ese problema que planteas de sí lo viejo vale o no, que si lo nuevo necesariamente será lo mejor o no, es lo que a mi me ha frustrado y apartado de esta afición durante años (no del todo porque realizaba mis escapadas secretas a cargad…jej). Tu sabiamente supiste resolver este problema real con tu filosofía, y te envidio. Afortunadamente, a día de hoy he vuelto a recuperar el amor perdido por mis antiguas miniaturas y con más fuerza que nunca, hasta el punto de pintar en poco menos de 6 mese medio ejército después de casi 16 años sin jugar ni pintar, con lo cual, mi amigo no me timo, podría decirse (también decir que contrast es la solución anti repetición…jaj). Conclusión, no es ninguna tontería nada de lo que planteas, la clave es que disfrutes con lo que haces y lo puedas compartir con los demás, si eso se cumple, a quién le importaría que en un torneo oficial tu guardia del templo sea representada por autómatas traídos de las estrellas. A parte de original, es que hasta concuerda con el trasfondo místico de los ancestrales (¿como no se me pudo ocurrir antes a mi?…jaja)…buen post reflexivo

    ResponderResponder
    3+
  8. «Si le echamos horas y horas a las minis para jugar a los wargames que nos apasionan, es porque hay una conexión especial con esos trozos de metal y plástico. ¿De dónde surge esta conexión?»

    Para mi los objetos, en este caso minis, son inherentes al ser humano, por eso tanta obsesión con estas «esculturitas»

    «¿es legítimo que uno mantenga su ejército respetando lo que era cuando lo coleccionó y confeccionó? ¿O debemos modificar nuestro ejército a cada renovación?»

    Mi respuesta es otra pregunta: ¿uno juega para divertirse o para ser cliente fiel de lo que dice una marca sobre cómo tengo que tomarme al hobby?. Creo que a la mayoría no nos paga una empresa para jugar, al contrario, nos quiere cobrar.
    Para eso jugar juegos abstractos tipo KOW, que no te piden «X miniatura específica que vendo yo»

    ResponderResponder
    1+
  9. Me parece una pregunta con una respuesta muy evidente. No solo es legìtimo (son mis minis y me las f**** como quiero) ademas esto ha sido uno de los valores los wargames fantásticos o de sci-fi desde siempre.

    Hay que recordar que en cierta forma estos wargames están contrapuestos al los històricos donde los colores equipo y todos los aspectos de una miniatura o ejercito están medidos al milimetro… (y ay de tì si mezclas romanos de Mario, con legiones de Augusto, o si te equivocas en el tono de azul de unos napoleonicos.)

    Aquì impera la libertad. Gw lo sabe y su trasfondo tiene multitud de agüjeros donde meter tus creaciones. (legiones perdidas, territorios inexplorados…)

    Muchas veces algunos aficionados se toman el trasfondo como algo inamovible, como una obra de arte que se puede ver y no tocar.

    Para mì el trasfondo son como las piezas de una matriz: te quedas con lo que te mole, y el resto al cajòn. Y no solo lo hago yo: gw, por ejemplo, ha metido muchas cosas de su propio trasfondo en su propio cajòn.

    Pienso que juegos como Esdla no han acabado teniendo tanto tiròn porque e trabajan en un mundo mas cerrado, fijo y con una evolución ya marcada. Es un mundo atractivo, pero limitado.

    Tengo un capìtulo sucesor de los ángeles sangrientos inventado por mì, otro de exoditas oceánicos para jugar con reglas de eldars oscuros, me molan los ejercitos de silvanos con muy pocas drìadas y hombres arbol, y con caballerìa y carros. Estoy preparando un ejercito de bretonìa sin un solo yelmo-cimera con animales, con ballesteros, una pieza de artillerìa y liderado por mujeres caballero. Y ando esperando un ejercito de elfas egipcias de un mecenazgo.

    Si tuviese que sujetarme al trasfondo o a la estètica marcada por una u otra empresa, seguramente no estarìa aquì.

    ResponderResponder
    2+
  10. Ellos mismos son bastante flexibles con su propio trasfondo además. En las novelas aparecen habitualmente cosas que no se podrían llevar a la mesa con las opciones de los libros de ejército. Justo ahora acabo de leer en una del Fin de los Tiempos cómo un jefe orco negro monta sobre un jabalí gigantesco mecánico hecho de metal negro rúnico, fabricado por enanos del caos. ¿Acaso no molaría conversionarlo y jugarlo con las reglas de un Juggernaut?

    ResponderResponder
    0
  11. La verdad es que jamás me he atrevido a modelar con masilla. A lo sumo, tubos o algun relleno. Así que que base: toda mi admiración por tu esfuerzo en crear estas miniaturas.

    Desde siempre GW ha impulsado a sus jugadores a conversionar, crear i inventar formas nuevas con las miniaturas. Y a explorar las posibilidades que el transfondo ( muchas veces simplemente copiado por la propia compañia de otras referencias historicas o fantasiosas) podía ofrecer.

    En fantasi nunca fui demasiado imaginativo. He de admitir que en mis inicios me encantaba escribir historias y jugar a fantasy me proporcionaba ese aliciente adicional.
    Pero… en 40k… voló mi creatividad.
    Como ya dicen los compañeros: sus universos de fantasia están repletos de huecos. Desde crearte capitulos de marines hasta conversionar miniaturas.

    Yo con los Orkoz he disfrutado muchisimo cortando y pegando. Desde camiones tirados de jabalies hasta meganobles vonversionados con dreads…

    Pero donde he quizas disfrutado más ha sido rellenando «huecos» de transfondo.

    Me enamoré de los soldados de krieg. Y un amigo jugó en 5ta fe 40k una lista de «veteranos paracaidistas» que fueron arradados por mis crueles necrones.

    Guardia Imperial tirandose de aviones. La idea era taaaan bonita que cuando GW sacó las valkirias no pude resistirme.
    Pillé un ejercito entero de Krieg. ( mascaras de respiración, mochilas, un aspecto muy dark…que me parecian mucho mejores paracas que los que GW había creado, elisianos creo que se llaman.) 8 valkirias. Y cree su historia.
    Entonces, la GI tenía unas unidades que se llamaban Tropas Penales. «Quien a hierro mata…a hierro muere.»
    Y decidí que mis soldados serían un regimiento Penal Aerotransportado hasta la primera linea de batalla, donde el combate fuese más duro, o atacando retaguardias de suministros enemigos.
    Obviamente los pilotos no podían ser reos… así que con el tiempo «inventé» un tipo de «tropa/oficiales». Inspirandome en las propias minis de necromunda: los adeptus Arbitres ( que estaban inspirados en la figura del Juez Dreed).
    Cree los Jueces Penales. ( sus reglas serían las de comisarios. Pero usaria las miniaturas de Lideres de los Adeptus Arbitres de metal antiguas.)
    Las tropas Penales pintadas con uniformes naranjas y chaquetones grises a rayas. Los Arbitres al estilo Dreed.
    Así nacieron los Cuervos Blancos Legion Penal Aerotransportada.

    Han pasado ediciones, y los jugadores de GI han usado las valkirias y las Vendettas como torretas aereas obviando su capacidad de transporte. En cambio yo me he mantenido siempre fiel a la idea de que todos los transportes han de estar llenos de mis tropas penales.
    Luego renovaron los ogretes…por favor!!!! Que maravilla!!! Los Carceleros perfectos! Insobornnables, duros e inflexibles a las ordenes de los Jueces Penales, con esos escudos y esas mazas/porras gigantes. Como antidisturvios sobredimensionados.

    Y pillé a las tropas traidoras de la GI que tenía forge, iban desastrosos, con capuchas tapando sus rostros…
    Se convirtieron en los escuadrones de castigo. ( Reclutas). Aquellos que no obedecian, que intentasen fugas, que no cuidaran bien su equipo… eran terriblemente drogados y mandados a primeta linea… los que sobrevivian volvian a las filas regimentales…pocos repetian la experiencia.

    Es solo un ejemplo tonto. Pero… podría tirarme horas explicando como esa pequeña fuerza creció, para unirse a otras ideas de ejercitos que no seguian o se adaptan a las exigencias de lo que vende o lo que gana torneos.
    ( quizas mi único pecado es no volcarme en el pintado… xD)

    Insisto: me parece admirable tu idea. Yo quizas habría simplemente tomado a los eslizones y les habría quitado la cresta y la cola para que parecieran ranitas. Pero tu has ido mucho más allá. Bravo!

    ResponderResponder
    5+
  12. En cuanto a miniaturas, tengo sentimientos encontrados, por un lado estoy de acuerdo con la máxima de que cada cual puede hacer lo que le da la real gana con su juego y sus miniaturas.

    Pero por otro, no me hace mucha gracia estar jugando siempre contra un ejercito, por muy bien pintado que este, de algo que no forma parte del trasfondo del juego que me gusta, porque para mi el trasfondo también es una parte importante de warhammer, y por ejemplo un ejercito de hombrecillos de jengibre, como he visto, impresionantemente transformado y pintado; o uno de osos amorosos en la misma situación, para enfrentarme a el en una campaña o algo, no me gusta.

    Pero bueno, es un juego y tampoco me voy a morir por jugarle a esos malditos osos rosas, o contra ese patodragón gigante.

    ResponderResponder
    1+
  13. Es un tema muy interesante que toca varios puntos.

    1º el tema de «me cambian el ejercito y me quitan/ponen unidades, o directamente me lo eliminan (enanos del caos), una empresa que respete a sus clientes deberia pensar en esos clientes a los que les va a hacer polvo con segun que cambios, no digo que el juego tenga que ser inmutable, pero deberia de dar soluciones reales a esos jugadores, ¿que pasa con el jugador que se dejo una pasta haciendose enanos del caos? pues que no puede jugar en 6º para adelante, ¿y el no muerto que tenia tropecientos arqueros esqueletos?, que los tires a la basura muchacho, y un poco lo mismo con los ejercitos antiguos en AoS, ¿que tienes altos elfos? pues a wallapop que las «reglas» que les hicimos ni se puede usar ya ni son buenas en caso de que si. El tema es que GWS no respeta a sus clientes y eso lo hemos visto una y otra vez, somos fuentes de dinero y poco mas, y el problema es que les damos la razon.

    2º, el tema de creo mi ejercito de cero, yo creo que mientras respete el lore, la estetica etc, sea la antigua o la nueva, mientras sea un ejercito «serio», pues oye ¿por que no?, a ver, como decia Khanos(esp) un ejercito de hombres de gengibre puede estar genial, pero te saca por completo del tema, y no se, para mi es importante intentar respetar lo maximo posible el lore, el transfondo la estetica, para mi es una parte importante del juego.

    3º sobre ese tema, al igual que hicieron una serie de tablas para «hacerte tu propio heroe» en AoS, creo que deberian hacer algun tipo de tabla para poder hacerte un ejercito, aunqeu no vaya a ser competitivo, para poder encajar tus ejercitos antiguos que a dia de hoy no tienen espacio o algo asi, es complicado y se que una empresa como GWS no perderia ni un instante en algo asi a no ser que pudiera sacar mucha pasta pero en fin… seria la unica manera de ver ejercitos mas clasicotes con unidades que ya no existen en el juego.

    Lo dicho el tema es interesante, pro que ademas parte en gran medida del lado del hobby del lore, de la representacion de los ejercitos, de la coherencia, ahora solo se habla de listas afiladas de torneos, de ser competitivo, yo solo veo a la gente interesada en competir en torneos y preguntar si X o Y funiona en combo, nadie habla de hacerse ejercitos tematicos, de campañas, de darle a su ejercito un «alma» en lugar de ser solo una «maquina de matar funcional en forma de muñecos de X faccion», de hecho solo me viene a la cabeza ahora mismo un tio que estaba haciendose ciudades de sigmar y solo queria usar elfos oscuros, queria tematizarlo asi y jugaria solo con unidades de elfos oscuros, no «este lanzavirotes vale por un cañon de salvas», y mis 10 por ese tio que a sabiendas de que sus listas no van a ser competitivas se saca un ejercito mucho mas interesante para mi que ejercitos que son picadoras de carne pero tienen 0 sentido en cuanto a lore o creacion de un ejercito «realista».

    ResponderResponder
    0
  14. Antes que nada, aclarar unos cuantos conceptos erróneos:
    No existe juego competitivo «oficial» de parte de GW, el 99% de torneos del mundo se corre con reglas ajenas a las de GW y sin ningún tipo de ingerencia de ellos.

    Es cierto, en los torneos se busca claridad para identificar las minis por lo que las conversaciones se tienen que limitar a ser solo estéticas, PERO por el contrarió, las conversaciones están a la orden del día porque en los torneos se utiliza la regla WYSIWYG, por lo que todo tiene que estar representado en la mini, y en muchos casos las minis de GW no traen las piezas necesarias para representar lo que uno juega (por no decir que ni existe la mini en varios casos), por lo que si llevas un señor del caos con retroreactor, combiplasma y hacha de energía, pues tienes que crearlo tu mismo porque no existe como mini a la venta.

    Con respecto al artículo, pues cada uno hace con sus minis lo que quiera, y es bueno que el trasfondo no vaya de la mano con el juego, porque da licencias para volar en imaginación tanto en trasfondo como en conversaciones.

    Ahora a enfrentarte a alguien con un ejército de Legos, pues ya depende de cada uno, si son proxies de un jugador nuevo que quiere probar sin gastar (claro que un ejército de Legos cuesta el doble que uno de GW) no hay problema, pero eso a la larga puede acarrear cosas extrañas, yo no tendría problemas, pero tampoco tendría muchas ganas de jugar contra alguien con minis de soldaditos verdes de plástico .

    ResponderResponder
    1+
  15. Primero mis felicitaciones! me encantan las minis que te has currado, empece en este mundo con la caja de 5a de bretona vs Hombres lagarto, siempre han sido mi ejercito y ahora he podido conseguir minis que antes no pude tener… me ha encantado el articulo, y esto que has echo es sin mas la esencia de este hobby… usar tu creatividad para construir lo que tu querías dentro del universo de Warhammer y ya esta.. encima puedes dotar a tu banda de reglas para jugar a warcry…

    Admiro a la gente que consigue lo que quiere con creatividad y adema curro… mucho mejor sin duda que llorar cada semana por los cambios de GW de estética y precios (aun siendo tan caras, todos tenemos mas minis de ls que vamos a pintar en nuestra vida… «no es que me parezcan baratas» es que creo que no se puede tener todo…) yo mismo he tardado 15 años en conseguir minis que me flipaban cuando empece, como una unidad entera de eslizones de metal 5ºedicion para poner con el Kroxigor de 5a… me flipaba esa unidad jeje a ver si la pinto ahora, desde luego me has inspirado…

    ResponderResponder
    1+
  16. @Sandorhas: Brutal, me encanta el trasfondo de tu ejército. Qué lástima que digas que la pintura no es tu fuerte, porque sin duda molaría verlo a todo color (o en grises «no plásticos» xD)

    En cuanto a Marmollicus, yo creo que es perfectamente legítimo montarte tus propios ejércitos, trasfondo y movidas. El único problema podría venir del «choque» con el trasfondo y ejércitos de aquellos con quienes juegues. Por ejemplo, tus robots/guardia del templo son una auténtica maravilla estética y me encanta como los has diseñado, pero sí me chocarían en mi idea de los lagartos y me resultarían muy extraños. Pero eso no debería coartarte, a fin de cuentas las minis son tuyas; tu las compras, montas y pintas y tú eres el que las vas a ver luego en tu colección

    ResponderResponder
    0
  17. @cathan:
    No puedo hablar mucho del «antes», pero ahora mismo es una de las partes claves del trasfondo de AoS. Ya desde su portal de Warhammer Community podemos ver conversiones de sus propias ciudades: https://www.warhammer-community.com/2017/10/04/converting-your-own-free-city-oct-4gw-homepage-post-3/

    Como también creaciones de la comunidad:
    https://www.warhammer-community.com/2019/10/02/converting-the-cities-of-sigmargw-homepage-post-3/

    Vamos, que es parte del propio ADN de AoS poder hacer este tipo de cosas: muchísimas ciudades, religiones, reinos, razas, etc… que están sin explorar para que el jugador pueda meter mano. El mismo trasfondo habla de ciudades donde trabajan junto a Orcos/ Orruks, otras que usan nigromancia para levantar esqueletos para poder trabajar en actividades que pondrían en peligro el físico de la gente de la ciudad o incluso ciudades de Fyreslayers viviendo en arboles y adorando tanco a Grimnir como Allarielle (herejía!! pero que te esperas de unos enanos adora-dioses!).

    En cuando a reglas del juego, las propias sub-facciones pueden hacer el papel de tú ciudad-ejército ideal, pero en caso de que ni eso quieras utilizar, tienes rasgos, artefactos, etc… para crearte tú propio ejército o incluso cosillas como los Kharadrons donde te dejan interpretar el Codigo de la forma que el jugador quiera (creando así otro Barak único). Eso sin contar pequeñas joyas como Firestorm, donde te puedes montar tu propia tribu de orcos que va quemando escenarios (por poner un ejemplo) o una flota de No-Muertos (os suena…?). Y la verdad, espero contar con un sistema al estilo «Crusade» de War40k para la 3era edición con lo que este tema aún puede ir mucho más lejos…

    Los reinos es otra capa más de personalización, esos hombres-bestia de los que hablaban en el libro de 6a como los hombres-tigres de Ind o esos monstruos con escamas de Naggaroth? Pues aquí directamente te dicen que existen, ale, son tuyos, los creas como quieras!!

    ResponderResponder
    1+
  18. Yo diria que, debido a la naturaleza del hobby, no tendria que haber ningún problema con inventarse cosas.
    Si mal no recuerdo en la 6a edicion (cuando era nuevo y tal) uno de los diseñadores del mapa mundi de Warhammer dijo que ellos solo habian explorado una pequeña porcion de ella, ya que era seis veces mas grande que nuestro planeta, dejando muchas zonas en blanco para que los fans se inventaran su trasfondo (tales como enanos vampiro).
    Sin embargo, se requieren dos para bailar el tango y tienes que saber si tu oponente ni tiene ningun problema de jugar contra tu ejercito con reglas caseras. Pero a menos que sea una persona muy competitiva, no creo que tenga ningun problema en jugar con algo un poco diferente o exotico.
    Al fin y al cabo es un mundo de fantasia!

    ResponderResponder
    2+
  19. Como apunte, a día de hoy, creo que GW si se centra bastante en los torneos, en 40k están sacando cosas para competitivo, y los ajustes de octava se basaron principalmente en la actuación de unidades y ejércitos en torneos. AoS ni idea, pero supongo que también irá por ese camino.

    Sobre ejércitos como el de ciudades de Sigmar, desde mi desconocimiento de ese entorno de juego, pero conociendo la trayectoria de GW, llámame paranoico pero creo que tienen bastantes papeletas para desaparecer en una o dos ediciones o sufrir unos cambios en su organización brutales, ya que para mi son un cajón de sastre donde GW mete las unidades que tienen más papeletas de ser retiradas a medio/largo plazo y que no pegan ni con cola con inmensa mayoría de las facciones «oficiales».

    ResponderResponder
    1+
  20. @Khanos(esp):
    Creoq ue se centra tanto en competitivo como en narrativo ay que a parte del libreto de competición, tb han sacado un modo para hacer campañas para el 40k (puramente narrativo) y mantienen un formato de puntos para que sea más rápido montar listas (y el balance lo tiran por la borda).
    Como anécdota, Chris Metzen (creador de la historia de Diablo, Starcraft y Warcraft) se montó un club de wargames donde están con su propia narrativa usando el sistema de Crusade:
    https://warchiefgaming.com/narrative-event-details/

    Sobre Cities, completamente de acuerdo. No creo que los eliminen nunca la verdad, ya no pq sea la facción que tiene más trasfondo y profundidad del juego, sino pq cada vez va a más (los Mega-Gargantes tienen más bits de Cities que de otra cosa XD). Pero al mismo tiempo es una facción que está pidiendo una renovación a gritos. Pero eso no debería ser problema para una entrada que habla de hacerte tú propio ejército y que sea respetuoso con el trasfondo o la personalidad que quieras darle.

    ResponderResponder
    0
  21. @Khanos(esp): Como dije mas arriba, lo bueno es que las reglas del juego no tienen nada que ver con la estetica de las minis o su trasfondo, es perfectamente valido ir a cualquier torneo con Ultramarines amarillos o Legion Negra azul, etc, y las conversiones mientras se respete el aspecto general de la mini, no hay problema para la mayoria de Organizadores de Torneo, y como tambien dije, los torneos no los regula GW, y es mas bien al revez, GW saca reglas y FAQs en base a lo que se juega en los torneos y el circuito compétitivo, siempre y cuando no choque con su negocio, por ejemplo en el tema de las conversiones y esquemas de pintura nunca ha dicho nada de nada, porque obvio eso limitaria sus ventas.

    @TipoDeIncognito: Que una persona sea competitiva no tiene nada que ver con que pueda apreciar una mini bien modelada y pintada, ya parece que «jugador competitivo» fuera un termino despectivo.

    ResponderResponder
    0
  22. Yo siempre defiendo de la personalización y el uso de bits de otras marcas, es parte del hobby.
    Yo ahora, mi actual proyecto para Necromunda es una banda de pieles ratas usando como base la cábala del cuervo de Warcry, armamento delaque, y algunos otros bits.

    ResponderResponder
    0
  23. La verdad es que yo no veo tanto dilema.

    Hay dos aficiones claramente diferenciadas que coinciden de forma casual en los tableros de juego: el modelismo y los wargames.

    Si es por modelismo puedes hacer lo que te venga en gana. Incluso mezclar romanos de Marco Aurelio con los SWAT.

    Si es para jugar a wargames, hay dos opciones: torneo o cualquier otro escenario.

    En el caso de torneos, si tu ejército cumple las normativas, puedes jugar. Si no, no. Aunque esto a veces provoque maravillas (yo soy ABSOLUTAMENTE FAN) como el ejército de LEGO.

    En el resto de escenarios, pues depende.

    Si es con amigos y se juega más o menos con reglas concretas es de buena educación llevar todo pintado (aunque entiendo al que no le parezca imprescindible) y que TODO se identifique al golpe de vista. Más que nada porque el ‘cuenta como’ en algunos jugadores acaba derivando en ‘todo vale y cambio de unidad durante el juego’ además de obligar al otro a hacer un esfuerzo que no debería estar haciendo por tu capricho o vagancia.

    Y en el escenario de invenciones y amigos que acceden a probar elucubraciones… ¡EL CIELO ES EL LÍMITE!

    Y lo de hasta que punto una empresa puede cambiar su producto, es evidente: hasta donde quiera.

    Que pa eso suyo.

    ResponderResponder
    0
  24. @Sandorhas: esto me recuerda a un proyecto que tuve. Un ejército de orcos salvajes.

    Pensando cómo ampliarlo, pensé que les iba mejor el concepto de cavernícolas más que el de zulúes.

    En las pelis antiguas de cavernícolas siempre salen dinosaurios, pero esos en el trasfondo están en Lustria, así que estaban descartados.

    Así que caí en la cuenta de unos monstruos prehistóricos que sí encajaban: la megafauna europea.

    Lo primero que se me ocurrió fue un kaudillo montado en un tigre de dientes de sable.

    Pensando en tropas, estaban los orcos salvajes de siempre, a los que por lógica se podían añadir goblins salvajes.

    Y los jinetes de jabalí, más la versión de grandotes.

    Una unidad de orcos berserker (más aun que los salvajes, tipo orcos grandotes).

    Trolls cavernícolas era lo siguiente: una mezcla de topos y trolls, más duros, más ‘de roca’ que los trolls de piedra y más torpes y lentos (son medio ciegos).

    Los kazakavezaz, orcos salvajes hostigadores especialistas en caza y rastreo, con posibilidad de infiltrarse.

    Una unidad de orcos muy jóvenes haciendo de honderos.

    Esclavos humanos lobotomizados como en ‘El planeta de los simios’.

    Un mamut montado por arqueros goblin, al estilo del arachnarok.

    Otra opción lógica: señor de las bestias. Un domador o algo así empujando perros salvajes, jabalíes, UN ARMADILLO GIGANTE.

    También pensé en un chamán montado en el armadillo y vi que era necesaria una opción de unidad singular de MONO GIGANTE, en la que podría montarse un chamán.

    ¿Gigante? Lógicamente.

    El ídolo de Morko era obvio, pero también estatuas toscas tamaño ogro con la misma idea.

    Y un altar de guerra donde un grupo de chamanes hiciera sacrificios.

    ¡Esto se escribe solo!

    ResponderResponder
    1+
  25. @Alejandro I. Zeña:
    La verdad es que no utiilizo «jugador competitivo» como termino despectivo, solo queria decir que hay jugadores que estan mas de acuerdo en jugar con reglas experimentales que otros. Todos aprecian una miniatura bien modelada/conversionada, pero acuerdate de que muchas unidades experimentales requerian que tanto tu como tu oponente estuvierais dispuestos a jugar con ellas

    ResponderResponder
    0
  26. @Xavier Arnau Sarabia: De hecho, lo de «darle la vuelta» es literal. Por lo que tengo entendido, pasaron de ser guerreros teletransportados desde el interior de las naves-templo (se decía que eran sueños o recuerdos de los Slann, solidificados), a directamente viajar hasta territorios dominados por el Caos, descender y «terraformarlos» con junglas para «purificarlos». Al final, me da la sensación de que los lagartos han pasado a tener un trasfondo casi igual al que tenían Warhammer Fantasy, o al menos el trasfondo que tienen en AoS es una transliteración del de Fantasy, «encajado» en el nuevo universo. Sea como sea, el nuevo trasfondo que tienen en AoS me gusta tanto como el que tenían en Fantasy, y la idea de viajeros de las estrellas me sigue pareciendo tan fascinante como me parecía el de los Ancestrales.

    ResponderResponder
    0

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.