[Reseña novelas 40k ] La Trilogía de “Horus, Señor de la Guerra”

En estas 3 novelas se narra la caída de Horus Lupercal y el inicio de la herejía.

“Yo estaba allí – acostumbraba a decir después, hasta que después se convirtió en un tiempo que no producía ninguna risa-. Yo estaba allí, el día que Horus mató al Emperador”.

«Horus, Señor de la Guerra», de Dan Abnett.

Que tal compañeros de Cargad, yo estuve allí ese mismo día, el día en que Horus se cargó al Emperador de 63-19, y hoy me gustaría contar lo que pasó ese día y los que le precedieron. Y por cierto, lo haré sin spoilers.

Voy a empezar mi serie de reseñas con las tres primeras novelas, de golpe, porque creo que están tan entrelazadas y unidas que no tiene sentido analizarlas por separado. Y es que, por separado, tenemos grandes historias pero que cojean sin las otras.

De este modo, “Horus, Señor de la Guerra” de Dan Abnett, constituye la introducción , “Falsos Dieses” de Graham McNeill el nudo, y “Galaxia en Llamas” ,de Ben Counter ,el desenlace. ¿A que nadie se plantearía empezar a leer un libro por la página 200, prescindiendo de la introducción y el nudo ? Pues lo mimos pasaría si uno se pone a leer uno de estos tres libros e ignora los demás.

Dicho esto, empecemos con la trilogía de la “Caída de Horus”.

Trama.

La historia de la caída de Horus empieza en “Horus, Señor de la Guerra”. Está novela nos sirve como la introducción de la trilogía, y de la herejía en general. Se nos presenta a los personajes relevantes, a Graviel Loken, Saul Tarviz, Abaddón y el resto del Maruvial (una especie de grupo de confianza de Horus), al propio Hours, y a una serie de personajes humanos, los llamados rememoradores; historiadores y artistas que viajan junto a los astartes para inmortalizar la gran cruzada.

Horus no es el protagonista, propiamente dicho, es directamente la trama en sí

Además, se nos pone en situación, se nos explica cómo están las cosas por el 31 milenio. El Emperador aún camina entre los mortales, y no es un dios, de hecho, hace todo lo posible para que sus súbditos no le adoren. Los Primarcas están vivitos y coleando, y el Imperio se expande por la galaxia de forma desenfrenada, mientras que las demás razas Xenos tienen una nula participación (los necrones duermen, los Tau van en taparrabos, los tiranidos aún están lejos, y los Eldar… bueno estos están como siempre).

La novela empieza con el asalto a 63-19, y por la destitución de su gobernante, un tío que se había proclamado Emperador de la humanidad. Nadie puede culparlo por tal herejía, la Vieja Noche había dejado a la humanidad incomunicada, y como él; emperadoretes de la humanidad, reyezuelos del hombre, gobernadores de la galaxia, y otros cargos deambulaban por la Vía Láctea. El problema fue que cuando Horus le envió un emisario para pedirle que se dejara de majaderías y reconociera al verdadero emperador… bueno, pues el tipo reaccionó un poco mal, la verdad.

La historia nos llevará también al planeta de los “Megaraarcidos”, donde conoceremos a Saul Tarviz y Lucius, dos personajes también muy importantes para la trama, y veremos algunos primeros contactos de los Astartes con los demonios de la disformidad. Acabaremos en el Planeta de los Interexianos donde conoceremos un interesante proto-imperio humano, y al desgraciado hijo de perra de Erebus (perdón, siempre me exalto cuando escuchó este nombre).

“Falsos Dioses” actúa como nudo de la historia. Si bien ya en el libro anterior empezamos a ver las semillas de la traición, será en este segundo tomo en el que Horus se pasará al bando de los poderes ruinosos, todo gracias a esa maldita sabandija retorcida de Erebus, y sus retorcidos planes.

“La Galaxia en Llamas” Constituye el cierre de la historia, las primeras consecuencias de lo acontecido en la novela anterior, materializadas en la masacre de Istavan III, donde Horus no solo traiciona al Emperador, sino a sus propios hombres (bueno, a parte de ellos, los que no le lamen el culo todo el rato).

Se trata de un final épico, donde los personajes que hemos ido conociendo a lo largo de las dos novelas anteriores nos enseñan todo lo que son capaces de dar y hasta donde son capaces de llegar por sus ideales particulares; unos protagonizando una ultima defensa desesperada contra las fuerzas traidoras, otros masacrando a sus hermanos, siguiendo ciegamente la visión de sus Primarcas. Es la catarsis perfecta, un desenlace apoteósico, en el que algunos de nuestros queridos personajes encuentran su fin.

Personages.

Graviel Loken, Capitán de los Lobos Lunares, es el principal protagonista de la trilogía.

El protagonista principal de estas tres novelas es Graviel Loken, Capitán de los Lobos Lunares y miembro del Maruvial (el consejo de confianza de Horus). Se trata de un personaje interesante, un soldado prototipo, caracterizado por su lealtad y sentido del honor.

Otro personaje importante será Horus. Es el personaje mas redondo, presenta una evolución clara y bien marcada durante toda la trilogía. Es el personaje mas complejo y trabajado.

También tenemos a Saul Tarvitz, mi personaje favorito, que, si bien su papel es secundario, me encantó. Es un tío inteligente, y con un gran sentido del deber y del honor. Pero lo que más me gusta es su camaradería con Lucius, y como ambos compañeros interactúan a lo largo de las tres novelas (bueno de la primera y de la última, pues en la segunda no salen). Su papel en la batalla final es increíble.

También tenemos un pequeño grupo de personajes humanos, que gozarán de cierto protagonismo. Se trata de los rememoradores; poetas, escritores, fotógrafos y todo tipo de artistas cuyo trabajo será inmortalizar con sus dotes la Gran Cruzada. Se trata de personajes muy importantes, pues nos ayudan a comprender la historia desde el punto de vista de la persona corriente (bueno corriente en el 31 milenio, se entiende), lo cual está bien para ver los acontecimientos desde un lugar mas cercano, distinto al de los super humanos modificados genéticamente (los astartes, los grandes protagonistas). Destacaría a Euphrati Keeler, quien por devenires del destino acabará convirtiéndose en una especie de santa y promotora del culto al Emperador.

Hay mas personajes, por supuesto, Eidolon, Torgaddon, varios primarcas, etc. En general un elenco algo plano, pero cada uno con sus intereses y forma de ser. No hay ninguno del que no me haya encariñado (excepto del maldito chupaflautas de Erebus, ojalá se pudra en la disformidad)

Aporte a la saga.


Hay muchas batallas y adrenalina, pero también se pueden encontrar muchas otras cosas dentro de estas tres grandes novelas.

En todas mis reseñas dedicare un punto a contar que aporta la novela a la saga en si y al universo de warhammer 40.000, y si la novela es de obligada lectura.

Esta trilogía nos introduce a la Herejía de Horus, establece acontecimientos que servirán de referente para muchas de las demás historias de la herejía, el más importante de ellos la Batalla de Istavan, seguido de la caída de Horus en Davin, y aunque se pasa muy por encima, Ullanor (lugar donde el emperador se retira de la gran cruzada y pasa el poder de sus fuerzas a Horus).

Además nos enseña como son los Lobos Lunares, como es Horus (el principal antagonista del Imperio en esta saga), se nos presentan personajes importantes, que reaparecerán en numerosas novelas posteriores, como Abbadon o Lucius,…

Encontramos la figura del rememorador, se nos detalla la caída de Horus y los motivos que le llevaron a ello, etc.   

En fin, su aporte a la saga es enorme.

Si quieres meterte en la Herejía de Horus, son unas novelas de obligada lectura. Forman la base de la saga en sí, un punto de referencia para muchos de las primeras novelas de la Herejía.

Valoración final.

Tengo una buena noticia, estáis obligados a leerlas, sí, pero las vais a disfrutar. No solo es obligatorio, es que es recomendable, porque todas ellas, en su conjunto, conforman una magnifica historia, con grandes personajes y una trama muy interesante y bien trabajada, que en absoluto parce que haya estado escrita por tres personas diferentes.

Le doy una nota de un 9 a la trilogía en su conjunto. Pero recordad, ni se os ocurra leeros alguna de las novelas por separado, pues no tiene sentido, pierde mucho la gracia. Necesitas conocer los personajes en el primero, sufrir con la traición de Horus en el segundo, para poder disfrutar y sentir el final al 100% en “La Galaxia en Llamas”.

Dejó una pregunta para quienes ya se los hayan leído ¿que os parecieron estos 3 libros? ¿os gustaron, os encantaron o ni fu ni fa?

Siguiente novela a reseñar, “La Huida de la Einsestein”, el DLC de esta gran trilogía protagonizado por el encantador y seductor Nataniel Garro.  

13+

Acerca de jaume30

Wargamero desde que naci, aficionado a la ciencia ficción en general. Escritor y creador de juegos en sus ratos libres, que de momento no son muchos.

11 comentarios en «[Reseña novelas 40k ] La Trilogía de “Horus, Señor de la Guerra”»

  1. Tienes toda la razón, es de los mejores libros de la saga de los que he leído por el momento.
    Aunque todavía no me los he leído todos.

    La verdad es que cuando narraba la confesión de Horus cuando estaba moribundo de quien debió ser señor de la guerra, de cuando como narró el bombardeo vírico, o del último bombardeo final al planeta Istvaan que finalizaba el resto de la resistencia y Loken, es algo que me heló la sangre entre otras cosas.
    También sobre el guiño del primarca XI.

    ResponderResponder
    1+
  2. A mí me gustó mucho como fue narrando todo para que pesar de ser el «malo» entiendas perfectamente sus motivaciones y simpatices con su causa, la sensación que tuve es que Horus realmente fue engañado por el Caos y solo quería lo mejor para la humanidad.

    Mención especial para el pequeño papel de Magnus, él si que fue la verdadera víctima de todo a pesar de buscar lo mejor para su padre y el Imperio.

    De hecho, y aunque sea ir adelantándome al relato, yo con cada libro que voy leyendo peor impresion me da el Emperador.

    ResponderResponder
    1+
  3. @Ar Murazor: Totalmente de acuerdo, cuanto más conoces al Emperador, más tirria le coges.

    A mí también me parece que Horus no es intrínsecamente malo, pero sí que tiene un ego como la copa de un pino y de eso se aprovecha el caos. El único malo maloso es Erebus, genial personaje pero odioso a más no poder.

    #MAGNUSDIDNOTHINGWRONG

    ResponderResponder
    1+
  4. @Juanma Breda: muy cierto que hay momentazos en esta trilogía que impactan mucho.

    El bombardeo de Isstvan III es escalofriante pero, en concreto, lo que más vívido se quedó en mi memoria fue el momento en el que Huron-Fal, dreadnought de la Guardia de la Muerte, recoge al moribundo capitán Temeter y juntos se inmolan antes de ser completamente consumidos por el virus. El momento que comparten me llegó a la patata.

    ResponderResponder
    1+
  5. @Juanma Breda: @Malkarth: Es una trilogía con grandes momentazos, y precisamente porque es una trilogía.

    “La Galaxia en Llamas” es una pasada, pero si uno no hubiera cogido cariño a Loken y a tantos otros personajes en las otras dos novelas, no habría molado tanto.
    Particularmente coincido contigo, la batalla final entre Loken y Abbadon y su desenlace me encantó, me helo la sangre de verdad.

    @Ar Murazor: @Malkarth: Respecto al emperador, no creo que haya buenos ni malos, yo creo que si algo bueno tienen la Herejía de Horus es todo es gris, gris oscuro concretamente. Cada personaje tiene sus propias motivaciones, sentimientos y características que los hacen únicos.

    La historia de Magnus es trágica, pero no es culpa del emperador, de hecho, él envió a Leman a coger a Magnus, no a matarlo. Fueron los dioses del caos, que como de costumbre, la liaron parda. Pero ya llegaremos a esa parte jeje 😉.

    ResponderResponder
    1+
  6. Es que el Emperador solo con tener unas pocas conversaciones un poco más sinceras con los primarcas antes de volverse a Terra no habría pasado nada…

    ResponderResponder
    1+
  7. Disiento un poco con tu opiniòn. Se nota el cambio de escritores y estilo una barbaridad. El primer libro, pese a no ocurrir ninguno de los eventos gordos de la herejìa, es el mas ameno de leer. El mejor libro de los tres en cuanto a calidad con diferencia.

    El segundo es irregular. Se nota que hay personajes que no «son» del autor, y no sabe muy bien que hacer con ellos. Aun con todo no es ni de lejos de las peores novelas de la herejìa.

    La tercera novela es eficiente. Con tanto evento en un mismo libro era difìcil hacer algo aburrido.

    Coincido en que, si se va a seguir con la herejìa estas tres novelas son de las mas importantes. (Aunque alguno hayamos empezado por la huida de la einsetein) pero ni falsos dioses ni la galaxia en llamas entrarìan en mi top ten de la herejia.

    Por cierto, la escena de Huron Fal y Temeter es de La huida de la Einsetein…

    ResponderResponder
    1+
  8. Pingback: [Reseña novelas 40k ] La Huida de la Eisenstein. | | ¡Cargad!

  9. @Malkarth: Es verdad, esa es otra como ambos prefirieron morir antes de dejar a uno de sus hombres atrás, fue una muerte con honor y murieron a lo grande.

    @jaume30: Tienes razón, el protagonista así como otros se han ido calando entre nosotros y haciendo que estos murieran nos dieran cierta lastima y a veces rabia como aquel poeta asesinado.

    @Ar Murazor: Hablé con un amigo justo por eso, de por qué no le dijo realmente lo que pretendía al menos con Horus, entonces él lo entendería y no se sentiría engañado, pero ten en cuenta que también estaba la tentación de que será de ellos cuando la galaxia sea unificada si serán diezmados o simplemente eliminados así que por eso no les habló del caos, la verdadera amenaza ya que el Emperador quería destruir al caos y la forma de destruirla es que la gente no piense en él directa o indirectamente con el tema de las religiones.

    @Bairrin Irrabofanhavva: ¿Y por qué cambiaron de escritores?

    ResponderResponder
    0
  10. Pingback: [Reseña sin spoilers] Fulgrim, de Graham McNeill. | | ¡Cargad!

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.