[Warhammer] Las Tablillas del Desierto (1): Reyes Funerarios en un vistazo

Saludos, Señores de la Guerra.

Hace ya un tiempo fui escribiendo un texto para incluirlo en la Edición del Coleccionista del MdN Reyes Funerarios (Warhammer 6). Se trataba de consejos tácticos y estratégicos basados en mi experiencia (la idea es que hubiera dos o tres de estos artículos en cada MdN como ocurría en algunos libros de ejército), para ayudar a gente que quiera jugar con este ejército y no tenga idea (¡o para enemigos que quieran conocer los recovecos más oscuros!). Partamos pues del punto que esto se basa en mi propia experiencia y no es «esto es así siempre»; de hecho conozco gente que usa estrategias y tácticas radicalmente distintas con Reyes y les va bien.

Lo tenía escrito, pero veo que parte de lo que escribí va a quedar obsoleto al aplicar las Revisiones, por lo que será necesario reescribir parte (y jugar antes). Tampoco sé cuándo saldrá la Edición de Coleccionista de Reyes, podrían pasar años… así que más obsoleto quedaría todo.

Por todo ello he decidido publicar todos aquellos pensamientos en el blog. Por favor sed libres de comentar vuestras experiencias, tanto llevando Reyes como contra ellos, a medida que se vayan desvelando los puntos 🙂

Una de mis primeras partidas, contra Skavens.

Mi experiencia como Rey

Siempre me han gustado los ejércitos con cierta “inspiración” histórica (como los lagartos y su inspiración precolombina). Los Reyes Funerarios tienen una estética impactante, inspirada claramente en el Antiguo Egipto, diferenciándose del “horror gótico” de los Condes Vampiro y tirando más a algo reconocible en nuestro mundo. Si le sumamos referencias a películas geniales como Indiana Jones o La Momia, era cuestión de tiempo que cayese en las arenas de Khemri.

Decidí que Reyes Funerarios pasaría a ser uno de mis ejércitos principales, y de hecho ha sido el único ejército con el que he jugado durante dos años, incluyendo varios torneos y una campaña. Esto me ha permitido probar el ejército contra casi todos los ejércitos, bien en el ambiente relajado de partidas amistosas, bien en torneos (incluyendo un torneo de parejas) o en mitad de Norsca donde los monstruos errantes y el horrible clima eran clave a la hora de pensar el ejército (¡no es fácil ver al enemigo entre la nieve que cae!). He tenido la suerte de “centrarme” en Khemri directamente con MDN, por lo que he podido probar todas las opciones nuevas (salvo los personajes especiales), y bajo distintas circunstancias. En total he jugado 27 partidas, resultando en un 52% de victorias, 26% de empates y 22% de derrotas (la mayoría en las primeras diez partidas, como es lógico).

Sin embargo no os debéis tomar estas palabras como una “biblia”; son fruto de estudiar y probar los Reyes Funerarios, pero soy sólo un jugador y obviamente mi visión está sesgada por lo que ha sido mi ambiente de juego y mi propia forma de jugar (alejada del “min-max”).

Aún así, mi esperanza es que con estas palabras los Príncipes recién levantados puedan aprender, los enemigos sepan a qué se van a enfrentar, y ¡quién sabe! igual algún ancestral Rey descubre algo nuevo…

En el torneo de Kekolandia contra los Enanos de Ermengol (Victoria marginal)

Reyes Funerarios en un vistazo

Los Reyes Funerarios son uno de los ejércitos más peculiares de Warhammer. Al ser No Muertos tienen ciertos parecidos con los Condes Vampiro (un ejército mucho más conocido), pero tiene algunas diferencias notables: hay escasez de miniaturas buenas en combate, a cambio de una mayor cantidad de proyectiles y un sistema de magia único. Es considerado habitualmente uno de los ejércitos más complicados de dominar del juego, y muchas veces se cataloga como “ejército de bajo rendimiento” precisamente por su estilo y peculiaridades y su dificultad de dominar.

Puntos fuertes

  • La totalidad de sus miniaturas son o no muertas, o constructos, con lo que nunca hay problema de pánicos, miedo o terror… ¡salvo lo que causen ellos!
  • Su sistema de magia hace que todos los hechizos entren, siempre, sin dificultad mínima. No hay disfunciones y los Sacerdotes conocen los cuatro cánticos. Al hacer la lista de ejército ya sabes cómo será tu fase de magia, sabes quién puede lanzar qué hechizos sobre quién. Esta es la mayor ventaja sobre el resto de razas.
  • Es posible recuperar bajas, por lo que en ocasiones es aceptable algunas bajas en alguna unidad. Ya se levantarán de nuevo más tarde.
  • Esto lleva asociada una flexibilidad de tropas media-alta. Una unidad principal a la que el enemigo reduzca a la mitad se transforma en una unidad de apoyo sin problemas (y que no huye), pero en el siguiente turno podemos intentar convertirla de nuevo en unidad principal.
  • Tiene varias unidades que pueden aparecer en las líneas enemigas. 
  • Sus armas de proyectiles (arcos) impactan siempre a 5+, lo que hace que tengan cierta defensa contra ejércitos basados en hostigadores.
  • Pese a su lentitud, tiene unidades potencialmente muy rápidas (carros que pueden cargar 60cm, voladoras a 100cm…) si entran los hechizos adecuados.

Puntos débiles

  • La mayoría de tropas tienen poca HA, poca Fuerza, poca Resistencia, poca Iniciativa, o todo junto. Además la Inestabilidad hace que al perder un combate no huyan pero se desintegren a una velocidad demasiado alta.
  • Se trata de un ejército con pocas unidades potentes, por lo que los combates se ganan a largo plazo y gracias al Miedo y los apoyos. “Los ejércitos de los Reyes Funerarios no ganan, pero consiguen que el oponente pierda”.
  • Depende de la (no) vida de uno de los personajes, el Hierofante; si muere, el ejército empieza a desmoronarse. Dicho personaje, además, no tiene un buen perfil defensivo, por lo que si está trabado es probable que muera.
  • Ninguna unidad puede marchar (necesita un hechizo para ello). Lo transforma en, sin duda, el ejército más lento de Warhammer. Sí, el más lento; como ya veremos que algo pueda mover más no quiere decir que cuando lo necesites mueva más.
  • Ninguna unidad puede huir. Esto, unido a la inestabilidad, hace que no se puedan usar unidades-cebo que aguanten hasta contracarga o redirectoras por huida. Es importante pensar a dos turnos vista.

No Muertos

Permitidme un inciso para hablar de ciertas peculiaridades de los No Muertos.

Son fiables. Nunca van a huir por psicología (pánicos), así que puedes establecer un plan de batalla en el que sabes que (por psicología) todos van a obedecer tus órdenes.

No pueden huir. Lo acabo de mencionar pero es importante. Tu plan de batalla no puede tener cebos y las redirecciones pueden salir caras.

Se desintegran. Que no huyan no quiere decir que sean todo enjambres que aguantan un montón. Una unidad de 14, si en una carga enemiga matan 7, desaparece. Para siempre.

Se levantan de nuevo. Lo veremos próximamente, pero siempre debes pensar no en lo que tienes, sino en lo que puedes tener gracias a la fase de magia.

Previsión

Voy a insisitir en algo que es clave. 

Los Reyes Funerarios juegan a varios turnos vista. No es suficiente con dominar la táctica (combinación de unidades en ese turno) sino que hay que dominar la estrategia (planes de batalla).

Muchas veces se dice que “los Reyes juegan a no hacer nada”. No es cierto; jugar con Reyes es tener un plan que por características del ejército (lentitud sobre todo) no es posible realizar en los primeros turnos, así que la forma de jugar es ir preparando el terreno para el turno clave (turno 4 o 5) y en ese momento ejecutar el plan. Hay que hacer una previsión de cómo irá la batalla los primeros turnos y prepararnos para el turno clave.

Es una forma complicada de jugar, porque un oponente avispado podrá intuir el plan en los primeros turnos, pero precisamente los primeros turnos son los que debemos aprovechar para reforzar nuestro plan (previsión). El plan de batalla, además, debe tener algo de flexibilidad; tenemos que prever que el oponente puede detectar nuestro plan e intentar anularlo, por lo que será necesario que el plan de batalla tenga varios apoyos sacrificables para desbaratar los contra-planes enemigos (¿creíais que los Escorpiones sólo son para acabar con máquinas de guerra?).

Sin duda, Reyes Funerarios es uno de los ejércitos más complicados de jugar, pero la recompensa vale la pena. Es el ejército con el que mejor me lo he pasado aprendiendo a jugar.

El próximo día veremos una de las claves del ejército: los Cánticos.

7+

Acerca de Namarie

Multifriki, aficionado al cine, a los cómics y a los wargames, en especial Warhammer (Fantasy). Co-creador de Cargad y creador de los Manuscritos de Nuth.

5 comentarios en «[Warhammer] Las Tablillas del Desierto (1): Reyes Funerarios en un vistazo»

  1. Tienes previsto hacer lo mismo con otros ejercitos??

    ResponderResponder
    0
  2. @Hierof IV: No sé si algún otro lector querrá hacer algo parecido. Como irás viendo es un artículo bastante denso y fruto de la experiencia, no «teorihammer»… Pero me encantaría que más gente hiciera artículos parecidos.

    ResponderResponder
    0
  3. Pingback: [Warhammer] Las Tablillas del Desierto (2): Construyendo el ejército según la magia | | ¡Cargad!

  4. Pingback: [Warhammer] Las Tablillas del Desierto (4): Acerca de los personajes | | ¡Cargad!

  5. Pingback: [Warhammer] Las Tablillas del Desierto (4): Acerca de las unidades básicas | | ¡Cargad!

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.