[Trasfondo] Las legiones y sus Primarcas 9×19

iron hands symbol - Google Search | Iron hand, Hand logo, Hand symbols

Los caminantes de las tormentas

Los iniciados para la décima legión, con el tiempo conocidos como “caminantes de tormentas», fueron reclutados de toda Terra y, en especial, de la provincia de Albia a finales de las guerras de unificación. Esta legión vio sus primeros escenarios bélicos en las guerras por el sistema Sol y, más tarde, continuó con el resto de la Gran Cruzada enfrentándose a razas xenos como Lyasex y los Orcos.

Faeit 212: Warhammer 40k News and Rumors: Horus Heresy Book III ...

Ferrus Manus

El joven primarca despertó en un sistema de cuevas en el mundo de Medusa, un lugar completamente hostil, con una increíble actividad volcánica, que solo fue colonizado durante la era oscura de la tecnología debido a los ricos depósitos de minerales en continua renovación. La gruta donde despertó era oscura y allí paso sus primeros años, rodeado de estalagmitas con una fuerte carga eléctrica y con la única compañía de su capsula, donde una gran X era el único símbolo reconocible. Debido a su curiosidad y a sus ganas de explorar, despertó sin querer a una antigua criatura metálica con forma de gusano. Esta le ignoró y escapó de la caverna sembrando la destrucción.  El joven primarca siguió al monstruo hasta la superficie y allí, en la distancia, pudo ver los primeros rostros humanos, aunque pasarían años antes de que decidiese hacer contacto. Con el tiempo, las diferentes tribus de Medusa le conocerían con diferentes nombres, como  “Cataclismo”, “Hijo del hombre”, “El cazador”, etc.

Ferrus ignoró en gran medida a esas tribus humanas y buscó por todo el planeta retos para poner a prueba los límites de la carne. La prueba definitiva sería cuando se enfrentó de nuevo al Gran Gusano. Este resultó ser inmune a sus ataques y, tras un duelo titánico entre hombre y bestia, el Primarca ahogó al monstruo en la lava. Sangre y carne muerta de la criatura se adhirieron a los brazos del primarca donde se unieron con su propia carne. Desde ese momento quedaron recubiertos de metal líquido. Esto le proporcionó una increíble fuerza física, más allá de lo que era de esperar en un primarca, y la capacidad de moldear el metal con las manos.

Ferrus Manus, de los Manos de Hierro. | Lobos espaciales, Imagenes ...

Algunos años después el Emperador descendió sobre Medusa. Nadie sabe cómo fue su reunión, solo que fue violenta. Los dos semidioses libraron una gran batalla que, según se dice, allanó montañas. Al final, Ferrus Manus viendo que por fin había conocido a su padre, le juró lealtad y tomó el mando de su legión de Astartes.

Los Manos de Hierro

Bajo el liderazgo de su primarca, la décima legión Astarte adoptó un nuevo nombre y una nueva forma de ser; la debilidad de la carne. Se forjaron grandes lazos de amistad con el Mechanicus de Marte. La nueva mentalidad llegó a sustituir partes sanas del cuerpo por equivalentes mecánicos, ya que deseaban suprimir la debilidad de la carne en pos del poder mecánico.

Fueron famosos por nunca retroceder, aguantando heridas que forzarían a otros marines a retirarse ya que ellos solo las veían como oportunidades para adquirir nuevas mejoras. Legión y primarca representaron el ideal que tenía el Emperador durante la creación de sus legiones, y, a menudo, Robute decía que Ferrus era uno de los primarcas que junto a él, mejor reflejaban esa intención. Sin embargo, Ferrus no quería un futuro mecánico para sus hijos. Siempre esperó que, cuando la cruzada acabase, pudiese enseñarles a ser más humanos.

La Herejía de Horus

Esta parte de su historia es corta y funesta. Algún tiempo anterior a la herejía, Ferrus recibió el aviso de un vidente Aeldari de que su hermano Fulgrim acabaría corrupto por el caos. Fulgrim era el más querido de sus hermanos. El único al que realmente le ataba un lazo de amistad tan fuerte que gustoso moriría por él. Obviamente, Ferrus hizo caso omiso de la advertencia Xenos. Fue un gran error.

Ferrus Manus/Fulgrim | Guerreros

Fulgrim se mostraría como un traidor al intentar convencerlo de que se uniese a Horus. Este al encontrarse con una negativa, pero sin ser capaz de matar a su hermano, causó grave daños a su nave insignia esperando que así abandonara la situación. Pero Ferrus no lo dejó estar. Trasladó su legión a otras naves y puso rumbo a Isstvan V, donde lideró el asalto de las fuerzas leales junto con sus hermanos Corax y Vulkan y sus respectivas legiones. Más tarde, esa batalla fue conocida como la masacre de Isstvan V. Las cuatro legiones que tenían que servir de apoyo a los leales eran también traidoras. Manos de Hierro, Salamandras y Guardia del Cuervo se vieron rodeadas y fueron exterminadas. Desconociendo la situación de sus hermanos leales e ignorando las bajas que estaba sufriendo, Ferrus Manus siguió con el ataque y se enfrentó a Fulgrim en un duelo singular. El combate fue devastador y Fulgrim, ante el increíble dolor y culpa que sentía por enfrentarse a su más amado hermano, se rindió al caos. Poseído por un demonio, decapitó a Ferrus Manus con una única estocada.

Ferrus Manus había muerto y su cabeza fue servida a Horus como muestra de lealtad.

A todos los efectos la legión quedó neutralizada. Su Primarca muerto, su flota destruida, el grueso de sus fuerzas muertas en Isstvan V… Si bien los supervivientes siguieron luchando en diferentes frentes, librando guerra de guerrillas, ellos pasarían a ser poco más que un pie de página en los libros de historia imperiales.

40k Artwork — Iron Hands fans look away now (from the Forge...

Post-Herejía

Mientras que todas las fuerzas leales se dedicaron en cuerpo y alma a «la purga», los Manos de Hierro se reunieron en Medusa. La intención era rehacer sus fuerzas, bajo su nuevo cuerpo de mando: el consejo de hierro. Se decidió que la causa de su catástrofe eran las emociones, emociones que llevaron a su primarca a la muerte y a su legión con él. Si existía alguna duda de la debilidad de la carne esta quedó completamente disipada. Se desprendieron de toda emoción. Desde entonces, la fría lógica motiva sus acciones. Para ellos, los habitantes del Imperio son diminutas piezas de una gran máquina. Fríos, calculadores… con el tiempo cada vez menos humanos y más mecanizados. El sueño de su primarca cayó en el olvido para siempre.

9+

3 respuestas a “[Trasfondo] Las legiones y sus Primarcas 9×19”

  1. Me ha encantado y eso que a mí el lore de 40k como que me es indiferente pero si me lo cuentan así mola.

    ¡Gracias por la entrada!

    ResponderResponder
    3+
  2. Me ha llamado la atención que cuando quise buscar en internet la raza xeno de los lyasex esta me sale información no precisamente de esos aliens.
    Referente al artículo, leí el libro de Fulgrim y la verdad es que fue un final muy triste pero muy bueno.

    ResponderResponder
    2+
  3. @Juanma Breda:

    en el trasfondo de la herjia salen razas aliens a patadas, hay una especie de «iluminati» que estan formados por mas de 1000 razas, muchas solo son un nombre inventado aqui y alla sin dar muchos detalles

    a mi el libro de Fulgrim me gusto mucho, pero si, es muy triste como acaba la cosa, luego Fabius le va clonando a Ferrus fulgrim intenta convencer al clon y se ve obligado a matarlo, una y otra vez….

    p.d: aunque si, lo e buscado también en internet y me ha sorprendido mucho lo que he encontrado XD

    ResponderResponder
    2+

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.