[Trasfondo] Imperios inexplorados (2) – Reinos de los Hombres

Saludos, señores de la guerra. Seguimos con la traducción de aficionado del suplemento de ejércitos Uncharted Empires para Kings of War. Hoy tocan las páginas 4 y 5.

Reinos de los Hombres

¿Qué significa ser humano de Pannithor? Para las otras razas del mundo, la respuesta a esta pregunta es tan difícil de alcanzar como lo es para los humanos mismos.

En las tabernas y casas de trueque de Mantica hay un dicho común: «Un enano es un enano, es un enano». Asimismo, describir algo como «élfico» es dotarlo de un conjunto de características inmediato y ampliamente reconocible. La mención del “hombre”, sin embargo, lleva a levantar una ceja con desdén, a una barba acariciada con parsimonia y a aún más preguntas. Hablar de los hombres es a la vez tan sin sentido y tan significativo como hablar de amor, de dioses o de la naturaleza misma, porque hasta el final todos los hombres difieren, cada uno de ellos influido por un corazón único, emocionalmente conflictivo, siempre cambiante.

Algunos hombres deambulan melancólicamente sobre las relucientes almenas de sus legendarios castillos, vestidos con las mejores túnicas, con sus sombreros cuajados de bisutería inclinados hacia el cielo, en contemplación de las filosofías más profundas. Otros trabajan duro en la tierra infructuosa de las aldeas olvidadas, rezando por una cosecha abundante que les permita subsistir durante el invierno, atesorando cada moneda y temblando cada noche en las lamentables chozas que llaman hogar. Hay hombres que dedican sus vidas a los dioses, a las batallas de su tiempo, a ayudar a los necesitados. Mientras, otros sondean las profundidades de la crueldad, la depravación y la traición para alcanzar sus objetivos. Todos son hombres y, sin embargo, no hay dos realmente iguales.

Si bien numerosos clanes, tribus y reinos de hombres se han formado, aumentado y caído durante las largas eras, la inmensa diversidad de los humanos siempre ha sido a la vez su fuerza y ​​la razón por la que nunca han conquistado por completo el mundo.

Hombres en guerra

Naturalmente, el arte de la guerra del hombre difiere de un lugar a otro. Los Reinos Sucesores son los hogares de ingenieros y magos eruditos, y sus ejércitos reflejan esto. Las crudas armas de pólvora como cañones y pistolas primitivas son comunes allí. Basilea también posee esta tecnología, pero se basa más en la magia divina y los jinetes acorazados para ganar sus guerras, respaldados por dragones y los Elohi.

Todos los reinos nacidos de las ruinas de Primovantor incluyen bloques de armas de asta, armas usadas durante milenios. Los ofidios pueden recurrir a una amplia gama de tropas de todo su imperio, incluidos jinetes del desierto, feroces guerreros tribales del verde sur y todo tipo de tropas ligeras adecuadas para su dura tierra, con el apoyo de infantería pesada y caballos extraídos de las ciudades ofidias. Los ofidios también esclavizan a los espíritus del desierto para luchar por ellos y hacer uso de legiones de muertos vivientes.

Las tribus del norte son menos disciplinadas, pero igual de formidables. Ya sea un jinete de estepa o un jinete del mar, todos son criados como guerreros desde la infancia, y en consecuencia son hábiles luchadores individuales.

La naturaleza de los hombres

Los hombres son las primeras criaturas del mundo, creaciones apresuradas de un dios cuyos verdaderos afectos se encuentran en otra parte. El hombre ha luchado desde entonces por su propia identidad y autoestima, con sus defectos dolorosamente evidentes en todo lo que hacen. Los devotos entre los hombres simplemente exponen sus inseguridades; los valientes hacen poco más pero revelan su propia necesidad de aceptación; y los depravados exacerban su necesidad de amor. Los defectos de cada hombre son claros para todos menos para sí mismo. Sin embargo, esta ignorancia, combinada con un gran temor a su propia mortalidad y un conjunto diverso de habilidades, ha permitido que la humanidad prospere y se propague, convirtiéndose fácilmente en el más noble de los Pueblos Nobles. En raras ocasiones, incluso obtienen relevancia como individuos, y a menudo logran grandes cosas como pueblo.

Los hombres se pueden encontrar en todas partes, desde el valle más verde hasta el ambiente más duro: en cualquier lugar donde pueda extraer la vida de la tierra. Los hombres habitan en desiertos ardientes, el norte helado, la jungla, la llanura y la montaña por igual. Exhiben una asombrosa variedad de formas externas y color de piel, y la paleta de sus emociones es igualmente variada. Los hombres pueden ser negros de corazón o tan puros como la nieve. Los hombres han sido conocidos como grandes amigos de los elfos, y se sabe que los hombres abrazan y sirven al Abismo voluntariamente. Los hombres son cualquier cosa menos predecibles.

Los hombres viven en sociedades que van desde las de la gran cultura hasta la barbarie simple propia de orcos. Al extremo norte, hordas de tribus luchan por los rebaños de mamuts y bisontes contra elfos norteños. En las costas heladas, más allá de las Islas Amargas, los saqueadores humanos zarpan en barcos largos, atacando y comerciando tan al sur como Elvenholme y Basilea. En la disputada llanura de los jóvenes reinos de Ardovikia, se fundan nuevas tierras recuperadas tras el retiro del hielo. Las caravanas de camellos cruzan los desiertos del sur entre oasis y ciudades desoladas, trayendo productos exóticos de culturas tan remotas, que lo poco que se sabe de ellos es por las naciones alrededor del Mar Menor, más una leyenda que un hecho. Todos agregan aún más color al tapiz de las civilizaciones del  hombre.

En general, los hombres tienen una relación algo ambivalente con las otras razas inteligentes de Pannithor. Varios estados tienen vínculos muy estrechos con los elfos, en particular los valenticanos, con dos grandes ciudades élficas que en realidad forman parte de su reino, y con barrios élficos en casi todas las demás ciudades. Los enanos viven en las tierras del hombre, descendientes de refugiados de la caída de las fortalezas subterráneas del norte y, más recientemente, del reino de Golloch. Las tribus del norte a veces tienen una causa común con los orcos o los enanos abisales, o se ven obligados a luchar por ellos como esclavos. Las grandes alianzas del pasado son recuerdos que se desvanecen. Los hombres tienen tantas probabilidades de luchar hombro con hombro con los elfos y enanos como de oponerse a ellos, y en muchas ocasiones los hombres han luchado en ambos lados de la batalla en estas grandes alianzas. Sin embargo, los hombres a menudo luchan contra otros hombres, ya sea por codicia, odio, honor o simplemente por malentendidos. Los hombres son de sangre caliente, y no siempre son sabios. Su vivacidad es una maldición tanto como una bendición.

La propagación de los hombres

Con el Alto Cónsul de Primovantor muerto y gran parte de la tierra arrasada, el impacto de la inundación después de la Guerra con Invierno fue el golpe final a la tambaleante República. Los restos de ella se dividieron en estados guerreros y mucho quedó olvidado. Más allá de Basilea, docenas de ciudades estado independientes ahora gobiernan pequeños reinos en toda la península de Primovantia, conocidos como los Reinos Sucesores, y al norte o el oeste de las montañas de los Dientes del Dragón, conocidos como los Reinos Jóvenes.

Listado de artículos

1+

4 respuestas a “[Trasfondo] Imperios inexplorados (2) – Reinos de los Hombres”

  1. Muchas gracias por currarte la traducción de este suplemento, me gusta el trasfondo que esta sacando mantic ultimamente

    ResponderResponder
    0
  2. Yo tengo también el uncharted empire de 3 edición, me parece que es un buen libro (aunque hubiese preferido como tú que estuviesen todas las listas en el reglamento). Está bien que acerques el trasfondo a la gente para que conozca el juego. Yo estaba pensando hacer lo mismo en video, pero ya veré jeje

    Gracias por currarte estos artículos 🙂

    ResponderResponder
    0
  3. @Charly: Un placer ayudar. Aunque va a tardar un poco, cada semana iré colgando un par de páginas o más ^_^¡ Cuando esté todo crearé un documento y lo dejaré en descarga libre.

    @Alfredo Murillo: Tienes permiso expreso para usar mis traducciones como consideres si lo necesitas, Alfredo. Un abrazo.

    ResponderResponder
    0

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.