[Warcry] Informe de batalla: ¡La princesa está secuestrada!

Marmollicus Banner

Saludos de Marmollicus,

Me voy a iniciar en esto de los informes de batalla, y lo voy a hacer con una partida de Warcry. Conforme vaya jugando partidas voy a tratar de contar las aventuras y desventuras de mis bandas, y por supuesto de las de mis rivales también. Aunque sólo sea para mí, para darle «riqueza» trasfondística a mi banda, creo que mola lo de encontrarle un sentido narrativo a todas esas partidas sueltas que se suelen jugar. Hoy, mi banda de Corvus Cabal Conquistadores se enfrenta a unos orcos Fauces de Hierro (Ironjaws), en una batalla por liberar a la princesa Jatziri, quién se encuentra moribunda secuestrada por los temibles orcos, en un antiguo pueblo en ruinas.

Lugar: La Escotilla Juegos.
Rival: Kantxo.
Tamaño: 1000 puntos.
Bandas: Ironjaws vs Corvus Cabal.

En Warcry lo primero que se hace es tirar un dado para ver quién será la «mano inocente» que baraje y saque las cartas que establecerán escenografía, el despliegue, la misión y los vericuetos de la partida. Posteriormente, cada jugador divide su banda en tres partes: Daga, Martillo y Escudo (no me preguntéis porqué esos nombres). Esto es importante porque cada «mini-banda» desplegará en sitios distintos, determinados aleatoriamente por las cartas.

Así las cosas, la partida se guiaría por las siguientes condiciones:

Escenografía.
La misión de la partida.

Os cuento un poco. Como veis, la primera carta establece la escenografía. En segundo lugar, está la carta de Misión, que básicamente establece lo que los jugadores deben hacer para ganar la partida. En este caso, la Misión «oficial» es «El Ritual». Se supone que representa eso exactamente, uno de los bandos (el defensor) está haciendo un ritual y para ganar la partida debe completarlo con éxito. El atacante debe detenerlo.

Esto se hace mediante una tirada de 1D6, que determina qué jugador es el defensor y el atacante. El defensor coloca el marcador de objetivo (el sitio físico donde se supone que está el epicentro del ritual) sobre un lugar elevado y a más de 6 pulgadas del borde del tablero.

Por cada Ronda que pase, gana 1D6 puntos. Si consigue llegar a 12, gana la partida; habrá conseguido completar el ritual. Por contra, si hay alguna miniatura atacante a menos de 3 pulgadas del objetivo, ese 1D6 se va reduciendo en -1 por cada mini, y en -3 si hay más de tres minis atacantes. Si en la cuarta ronda el defensor no ha logrado los 12 puntos, el ritual se habrá conseguido detener y la partida la ganará el atacante.

En el caso de esta partida, la tirada determinó que los Corvus Cabal eran los atacantes, y los Ironjaws los defensores.

Vale, entonces diréis, ¿porqué la partida consiste en que los orcos han secuestrado a una princesa y que los Corvus tienen que liberarla? Pues porque busco que cada partida sirva para enriquecer el trasfondo de mis bandas, de ahí que «interprete» cada partida bajo la óptica del trasfondo de la banda en cuestión. En este caso, el lugar de tener que atacar un ritual, he preferido transformarlo en una princesa moribunda, herida, a punto de morir, que ha sido secuestrada por una banda de Fauces de Hierro que la quieren para extorsionar a su padre o esclavizarla. Pero claro, la princesa está terriblemente herida, así que a cada turno su estado va empeorando ¡de no ser liberada, morirá!

La princesa Jatziri es hija del cacique Prapamak, líder de un extraño pueblo de unas tierras lejanas donde los Corvus Cabal acaban de llegar en sus «maderas sobre el agua». Que unos inoportunos orcos desestabilicen los entramados diplomáticos entre nativos y exploradores, en medio de la conquista de aquellas tierras en nombre de un misterioso gran Señor, puede provocar una guerra a gran escala. Un conflicto que los conquistadores no quieren por nada del mundo.

Carta de giro, cosillas aleatorias que modifican la partida.

En Warcry además hay una carta que indica un evento aleatorio que afecta a la partida. En este caso, el giro fue bastante sencillo y concreto: tendríamos un dado más al inicio de la batalla, dado que se utiliza en la tirada para generar las distintas habilidades o tener la iniciativa durante la ronda, por decirlo así. En términos narrativos, está claro que tanto los Fauces de Hierro como los conquistadores estaban ansiosos por lanzarse a por el otro. ¡Herejes! ¡Suzioz!

Carta de despliegue. En rojo, los Ironjaws, en azul, los Corvus.

Por último está la carta de despliegue. Los orcos son los indicados con color rojo, y los conquistadores los de color azul. Como veis, las miniaturas, divididas en Martillo, Daga y Escudo, se despliegan en distintos sitios y momentos. En este caso, desplegaríamos nuestras Dagas y Martillos al inicio de la partida, pero tendríamos que esperar a la Ronda 2 para poder desplegar los Escudos.

Aquí veis el aspecto al inicio de la Ronda 1. En azul los conquistadores, y en rojo los orcos. De acuerdo a la misión de la partida, mi rival sería el defensor y yo el atacante. Él decidió colocar el objetivo sobre una plataforma central, coloreada en amarillo.

Básicamente, la Daga de mi rival se componía de dos orcos Chicoz Duroz (Ardboys), y fue desplegada junto a un muro. El Martillo se componía de su líder, un Bruto, y otro Bruto de guardaespaldas.

Por mi parte, mi Daga se compuso de mi líder (Shadow Piercer), y dos Cabalistas, desplegados en el centro de la «plaza» del pueblo en ruinas. El Martillo estaba formado por un Strike Talon (que vuela) y otros dos Cabalistas, desplegados en el interior de una casa en la parte inferior del campo de batalla. El escudo lo componían dos Spire Stalker y un Cabalista.

Ronda 1

En la Ronda 1, los conquistadores avanzaron hacia las ruinas donde se encontraba la princesa Jatziri. Un conquistador con un extraño ingenio volador se desplazó por el aire hasta el tejado en ruinas de una antigua casa. Sus dos compañeros escalaron el muro y se colocaron en lo alto de la casa donde habían desplegado. Por su parte, el líder, un temible «noble», acompañado por un zíngaro vidente, corrieron para escalar un muro de una casa cercana, situándose en lo alto de su tejado. Por último, un conquistador, antiguo porquero, recorrió la plaza para intentar adentrarse por el hueco que había a la izquierda de la plataforma donde se encontraba atrapada la princesa…

…¡pero se encontró de frente con un temible Chiko Duro! En un movimiento rápido y bestial, el orco salió de su escondite tras el muro (posiblemente alertado por el crujir de las maderas del techo de la casa en ruinas, provocado por el conquistador volador) y se lanzó, hacha a dos manos en alto, a partirle la cabeza al Cabalista.

Aunque había poco espacio, el hierro desvencijado de las ruinas se cayó con el temblor del pesado caminar del orco, abriendo una pequeña apertura que su hacha recorrió en segundos. Por todo el campo de batalla de oyó un grito, pero duró poco…

…el porquero había sido partido en dos mitades. Comida para cerdos.

Por último, oyendo entre sombras el movimiento de pasos, los Brutos orcos decidieron echar un vistazo a la princesa, colocándose en las escaleras que daban acceso a la plataforma donde ésta se situaba. Uno de los Brutos, el guardaespaldas, llamó a otro Chiko Duro, y le ordenó vigilar la escalera: ¡Loz Brutoz no hazen trabajo de Chikitoz!

Como podéis apreciar, el Jefe Bruto, gran jefe orco, se encontraba vigilando personalmente a la princesa (el marcador de objetivo).

Ronda 2

En la Ronda 2, llegaron los refuerzos. En primer lugar, venidos de explorar las junglas cercanas, dos hermanos gemelos (los Spire Stalkers) se apresuraron a librarse de los orcos para llegar hasta la princesa. Llegaron corriendo y enseguida alertaron al Chiko Duro que vigilaba la escalera, que bajó para enfrentarse a ellos.

Por otra parte, el Bruto guardaespaldas oyó que cerca de allí se acercaban más extraños, y decidió correr para librarse de ellos.

En la otra parte del campo de batalla, los refuerzos orcos habían llegado. Tras algunos días corriendo sin descanso, posiblemente buscando ayuda de otros pielesverdes que jamás acudieron a socorrer a estos Fauces de Hierro, estos refuerzos apenas tenían energías, y aunque cada paso suyo provocaba un terrible temblor en la tierra, su caminar era lento. Demasiado lento.

Uno de ellos corrió a avisar al Jefe Bruto de las nuevas. Otro, que a lo lejos había visto a un conquistador escalar las ruinas, se apresuró a escalar el muro para tratar de machacarlo. El tercero se adentró en la plaza de la aldea, pero no encontró a nadie al que enfrentarse.

Otro Cabalista había llegado también en refuerzo de sus compañeros, y justo en ese momento, el conquistador volador descendió desde el aire para enfrentarse a los orcos.

Ronda 3

En la Ronda 3, los orcos se lanzaron a la carga. Muy irritados por las molestias que esos flojuchoz humanoz les habían provocado, querían acabar ya con ellos para reclamar el jugoso oro que el cacique Prapamak les daría como rescate de su hija, o simplemente para dejarla morir de una vez y librarse de esa débil esclava.

El combate fue bestial. El Strike Talon (el que vuela), mató al Chiko Duro que vigilaba la escalera, para luego usar sus alas y… ¡socorrer a la princesa!

Al oír tal estruendo (creedme, la muerte de ese orco también recorrió aquellas ruinas en forma de grito temible) el Jefe Bruto brincó desde la escalera, dejando sola a la princesa, para reventar a los conquistadores. ¡Las prioridades de los orcos están meridianamente claras!

Alejados del fragor del enfrentamiento, los dos Cabalistas que hasta entonces habían permanecido sobre el muro en la parte inferior del campo de batalla corrieron raudos a socorrer a sus compañeros. Penetraron a ambos lados de la plataforma donde se encontraba la princesa. En el lado izquierdo, uno de ellos socorrió a sus compañeros. Uno de los hermanos gemelos (un Spire Stalker) se enfrentó al Jefe orco. El otro hermano decidió subir por la escalera, para encontrarse con el Strike Talon y la princesa, en lo alto de la plataforma.

Al lado derecho de esta plataforma, uno de los Cabalistas, el vidente zíngaro, se enfrentó él solo a los orcos que anteriormente habían matado al «noble», líder de la expedición, y a uno de los conquistadores. La suerte de éstos no es bien conocida, pues los códices están bastante deteriorados en este punto. Al parecer, el conquistador murió a consecuencia de un golpe letal de un orco, en lo alto de las ruinas, mientras que el líder saltó rápidamente, rompiéndose un tobillo. Allí, herido y rodeado por orcos brutales, murió a golpes. Esto es lo que cuenta el zíngaro vidente, no se sabe bien si por recuerdo… o por videncia.

Ronda 4

En la última Ronda de la partida (recordemos que la misión establecía que si en la Ronda 4 el defensor no tenía los 12 puntos, el atacante ganaba la partida), el guardaespaldas Bruto mató al zíngaro vidente (quién antes de morir acabó con un orco de un lanzazo en el ojo), y acto seguido corrió a subir la escalera para tratar de recuperar a la princesa. Al otro lado, el Jefe Bruto orco mató a uno de los hermanos gemelos, y después aún le quedaron fuerzas para enfrentarse a los otros dos conquistadores.

Pero finalmente, los orcos no habían conseguido su objetivo de retener a la princesa, ni de matarla. Los conquistadores cumplieron su palabra con el cacique Prapamak (no se sabe si por diplomacia, por estrategia militar, o por simple codicia), y liberaron a la princesa. Al parecer la llevaron hasta un lugar para ponerla a salvo, y gracias a ungüentos y otras pócimas consiguieron salvarla. No pasaría mucho tiempo hasta que se desposó con algún otro extraño. Pero esa es otra historia.

Por su parte, los orcos, derrotados y asustados de la venganza de la tribu de Prapamak, huyeron lejos de allí (creedme si os digo que ellos conocen y controlan cada palmo del bosque, y conocen bien las costumbres y lugares de asentamiento de pielesverdes tan brutales como los Fauces de Hierro).

Resultado: victoria de los Corvus Cabal.

Y hasta aquí este primer informe de batalla de Warcry. Sé que he incluido pocos datos «técnicos» (tiradas, habilidades utilizadas, armas, etc.), pero ha sido un poco un experimento. Creo que Warcry no es un juego que funcione bien en modo «competición», porque es muy aleatorio. Osea, a mí me daría igual, pero sí que tengo que reconocer que, por ejemplo, en esta partida los Corvus Cabal tenían muchas más posibilidades de ganar la partida que los orcos. Los Corvus mueven 5 pulgadas, uno de ellos vuela… y los orcos mueven 3 pulgadas. A mi rival le costó tiempo llegar, y cuando lo hizo prácticamente tenía poco que hacer (y eso que aprovechó muy muy bien las habilidades y combos de los orcos, como el movimiento gratis y luego hacer dos acciones de combate). Y de igual manera, en otras partidas he comenzado sabiendo que iba a perder. Creo que jugando en modo competitivo este juego puede ser frustrante. ¿Vosotros cómo lo veis?

Pero para temas narrativos como este, o como he tratado de presentaros la batalla, Warcry funciona genial. Por la forma en la que se desenvuelve la partida, y en la que ocurren las cosas, da mucho pie a ir narrando pequeños eventos en la partida dentro de un gran movimiento general. Y por supuesto, sin olvidar todo lo personalizable que es tanto el tablero como la misión y el giro, y las bandas.

Tengo que decir que la historia ha ido surgiendo conforme os contaba la partida, así que mi rival, Kantxo (quién por cierto tenía todas sus minis pintadas ¡y muy bien pintadas!), no conocía nada de esto y posiblemente su interpretación de los hechos sea bastante diferente. Quizás encontremos algún códice, seguramente escrito por hobgoblins escribas ilustrados (si es que eso existe), que cuente la historia desde la perspectiva de los feroces Fauces de Hierro. Puede que para ellos la princesa en realidad no existía, y lo que trataban de proteger era un extraño ritual que unos intrusos querían interrumpir. ¡Quién sabe si la venganza de Gorko y Morko se avecina!

¡Feliz Año Nuevo 2020!

Un saludo de Marmollicus.

0

Acerca de Marmollicus

"Coge unas minis, píntalas, y no cambies la lista jamás" (Nigel Stillman).

4 respuestas a “[Warcry] Informe de batalla: ¡La princesa está secuestrada!”

  1. Buen informe! me he divertido un ratejo leyéndolo.

    ResponderResponder
    0
  2. Muy buen informe, la historia engancha. A la espera de la evolución de la campaña.

    ResponderResponder
    0
  3. Gracias, seguiré haciendo informes entonces! El siguiente será sobre la recuperación de unos mapas «del tesoro», importantes para Enanos del Caos y conquistadores…

    ResponderResponder
    0

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.