[Entrevista] Stillmaníacos por España: El hobby según Alvar, de ‘La Torre Blanca’.

Marmollicus Banner

Mis sinceros saludos,

En el post de hoy inauguro una mini-sección en la que voy a ir entrevistando a personas del hobby en España, especialmente aquellas que ejemplifican la versión de ‘espíritu del hobby’ (que a saber qué es eso) que mantengo en esta sección. Hoy os traigo una entrevista a Alvar de La Torre Blanca, popular creador de escenografía y escenarios para Middle-Earth SBG. En ella nos cuenta cómo él entiende el hobby y qué le motiva a seguir al pie del cañón. Os recomiendo leerla ¡es realmente inspiradora!

MarmollicusHola Alvar, muchas gracias por acceder a la entrevista. Comencemos de lo general a lo particular: ¿Cómo comenzaste en este Hobby? ¿Recuerdas algún punto de inicio que despertase tu pasión?

Alvar– Todo empezó en el año 2003, unos meses antes de estrenarse la última película de El Señor de los Anillos. Lo cierto es que al principio, el juego de ESDLA no despertó mucho mi interés, pero un día un compañero de clase, que había empezado a coleccionar los ya legendarios fascículos de Batallas en la Tierra Media (algo con lo que muchos nos iniciamos al hobby) dijo que ya no los quería y me regaló los primeros números. Hay que añadir que un vecino y amigo también los coleccionaba y ambos empezamos aquella aventura juntos. El primer año tan solo me centré en pintar. Después ya pasé a interesarme por aprender a jugar. Me encanta la idea de poder recrear los momentos más épicos de la historia [de los libros de Tolkien] sobre el tablero de juego, especialmente si se acompañan de una buena ambientación. Ahí es donde juega su papel la escenografía. No obstante, mi afición más fuerte por el modelismo no llegó hasta el 2013, poco antes de abrir la página de Facebook de La Torre Blanca, pero ahora se ha convertido en mi aspecto preferido del hobby. ¡La escenografía hace que te metas de lleno en la batalla, haciéndola más divertida!

M- Admiro mucho el trabajo artesanal que haces creando escenografía. ¿Cómo planteas tus proyectos? ¿Improvisas sobre la marcha? ¿Haces diseños previos?

A- Normalmente me gusta tener pensado que técnicas voy a usar y de que manera quiero hacer el diseño. Procuro improvisar poco para que la manualidad quede lo más fiel posible al diseño que tengo planeado o al de la guía en la que me estoy inspirando. Algo que si que he tenido que hacer (y casi diría que se ha convertido en mi toque personal) es hacer elementos de escenografía con materiales diferentes a los que habitualmente se usan. Algunos materiales resultan muy caros, como por ejemplo el cartón pluma y los sustituyo por cartón de embalaje que es mucho más económico (cada uno se adapta al presupuesto que tiene). Es cierto que los resultados finales con cartón pluma pueden llegar a verse mucho más profesionales, pero para mi el reto es intentar conseguir el mejor resultado posible con materiales más accesibles con los que todo tipo de aficionado al hobby podría trabajar. Y lo cierto es que, a poco que se dominen unas pocas técnicas, se pueden llegar a conseguir resultados bastante aceptables.

Existe un libro muy recomendable (por desgracia descatalogado) titulado Escenografía para wargames por Nigel Stillman. Es una guía de escenografía editada por Games Workshop en el año 1997 donde la escenografía que se construye se realiza con materiales muy sencillos con resultados espectaculares. Tuve la suerte de encontrarlo de segunda mano y sin duda me sirvió mucho de inspiración.

M- Siendo un especialista en Middle-Earth SBG (MESBG), supongo que la estética de las películas, y en general el trabajo de J.R.R. Tolkien, han sido una fuerte inspiración. ¿Es así? ¿En qué sueles inspirarte? ¿Películas, libros, otros artistas?

A- En todo un poco. Siempre me gusta explorar en busca de nuevas ideas. Es muy interesante observar el trabajo de otros artistas porque siempre aprendes cosas nuevas y son una gran fuente de inspiración. Tanto en pintura como en modelismo empecé con guías debido a mis nulos conocimientos sobre el tema. Vuelvo a mencionar los fascículos de Batallas en la Tierra Media: eran fantásticas guías para aprender a jugar, pintar y por supuesto, construir elementos de escenografía. A medida que iba cogiendo experiencia y familiarizándome con las técnicas de escenografía y pintura, iba creando mis propios diseños o esquemas de colores para aquellas situaciones en las cuales no existían guías

Os invito a echarle un ojo a las fotografías y leer sus descripciones trasfondísticas: «Estos espectros habitan en las profundidades de las Montañas Blancas. En vida juraron lealtad a Gondor pero a la hora de luchar se descubrió que en realidad eran leales a Sauron. Isildur entonces los maldijo por su traición y fueron condenados a vagar como almas en pena. Hasta que el Juramento de Isildur no se cumpliese, la maldición de estos hombres jamás se rompería. Y se dice que tan solo el heredero de Isildur puede dominar a los muertos».

M- Además de escenografía, también creas y traduces escenarios para MESBG. Una labor encomiable que compartes con la comunidad. ¿Qué importancia tiene el trasfondo en ello? ¿Sueles pensar en los aspectos “jugables” de los escenarios, o por el contrario tratas de adaptar la jugabilidad a la historia que quieres contar?

A- Más que traducir lo que intento es “rescatar” aquellos escenarios que hace años se iban publicando en suplementos y revistas (ya descatalogadas) y que ahora han caído casi en el olvido o son muy difíciles de conseguir. Además, las últimas actualizaciones del juego han hecho que mucho de este material tan interesante se haya quedado obsoleto, lo que significa que cuando recupero estos escenarios antiguos, inevitablemente tengo que hacer una nueva adaptación de este, algo así como una versión 2.0 del escenario. Procuro que se mantengan lo más fiel posible al espíritu del escenario original, captando la esencia de la historia que se quiere contar, pero al mismo tiempo que pueda ser lo más jugable posible con las últimas reglas. No sé si lo conseguiré del todo, pero me gusta intentarlo.  

Marmollicus TorreBlanca

M- Crear listas de ejército se ha convertido en un hobby dentro del hobby, y esto ha llevado a limitar el uso de ciertos perfiles y minis a aquellos más poderosos o que permitan aprovechar las ventajas que proporcionan los bonus de ejército. Sobre todo en entornos competitivos. Pero por ejemplo, yo siempre usé a Glorfimbul (tanto su mini como su perfil) como mi versión de Bolgo (me recordaba al del libro). Y de la misma manera, solía emplear distintos perfiles de orcos (Mordor, Moria, Uruks) para representar distintos tipos de trasgos (unos más fuertes, otros menos, etc), siempre tratando de reflejar el espíritu de El Hobbit -y poniendo los perfiles al servicio de la idea, y no de al revés. ¿Qué importancia le das tú a la creación de las listas de ejército? ¿Qué elementos tendría tu ejército perfecto?

A- Lo que más me gusta del juego es el aspecto narrativo y temático para recrear momentos de la historia [de los libros de Tolkien]. Para mi una lista de ejército bonita es aquella que respeta mucho el contexto histórico del universo de Tolkien. Hay que decir que en la última actualización del juego esto lo han hecho bastante bien con el tema de las alianzas y los bonus de ejército, lo cual incentiva más este tipo de listas. 

Por otro lado, es difícil decidir que elementos tendría el ejército perfecto para mi. Creo que me decido por listas de ejército que para mi sean lo más divertidas o curiosas posibles dentro de las alianzas históricas. Mucha gente suele llevar a los torneos un ejército variadito (infantería, caballería, unos pocos héroes, algo de magia…), pero en mi caso a veces he querido probar listas que rompiesen esos esquemas (¡solo diré que mola mucho llevar un ejército solo con caballería!).   

… lo que intento es “rescatar” aquellos escenarios que hace años se iban publicando en suplementos y revistas (ya descatalogadas) (…) Procuro que se mantengan lo más fiel posible al espíritu del escenario original, captando la esencia de la historia que se quiere contar, pero al mismo tiempo que pueda ser lo más jugable posible con las últimas reglas.

Alvar

M- ¿Cómo es la partida perfecta para ti estéticamente y en cuanto a reglas? ¿Cuál es tu forma preferida de jugar?

A- Los escenarios históricos son sin duda mis preferidos, como supongo que ya habréis imaginado. No solo es emocionante recrear los acontecimientos clave de los libros y las películas, sino que tener oportunidad de hacerlo sobre un tablero lleno de escenografía, con todo un ejército pintado y sobre todo, en buena compañía, es fantástico. Me divierto mucho cuando tengo oportunidad de volver a jugar con aquellas personas con las que me inicié al juego (lástima que esto sea algo que no suceda tan a menudo) porque son las personas con quienes más confianza tengo. ¡Los amigos de toda la vida! En ocasiones nos gusta incluso modificar alguna que otra regla (¿recordáis la primera regla del Puñal de Morgul? ¡Nosotros aún la utilizamos!) o probar reglas no oficiales que aparecían en revistas y otras publicaciones. A todo esto hay que añadir mi obsesión por la escenografía. Para mi es fundamental que la mesa de juego recree lo mejor posible el campo de batalla y que les ponga las cosas difíciles a ambas tropas. Estoy aburrido de las típicas dos filas de ejército que avanzan sin oposición, chocan en el centro del tablero y ya se quedan estancados ahí durante toda la partida. Por eso pienso que la escenografía es fundamental.

M- Con la nueva edición de MESGB, el juego se ha revitalizado. ¿Cómo ves las novedades? ¿Crees que casan bien con el espíritu que la comunidad ha ido construyendo y manteniendo durante todos estos años de abandono?

A- Difícil pregunta para mi. Tengo sentimientos muy encontrados con esta nueva edición. Si me permites, haré un listado de lo que más me gusta y lo que menos. 

Empecemos por las cosas que considero más positivas

· Es genial que el juego haya recuperado la chispa. Muchos pensábamos que ya estaba completamente acabado y nos sorprendieron mucho con una nueva reedición. Además, aunque esta reedición haya sido un refrito de algo que ya existía (me refiero al contenido de la caja de Los Campos de Pelennor y el suplemento de Gondor en Guerra), creo que era necesario para volver a engancharte, recordando uno de los acontecimientos más populares de El Señor de los Anillos.   

· Las listas de ejército creo que han mejorado bastante y la idea de las alianzas y los bonus me parece bastante buena, pues incentiva las listas de ejército de carácter temático. También me gusta como han modificado algunos perfiles (a Theoden le hacía mucho falta y los Jinetes de Rohan ahora si son realmente eficaces).

· Le han dado un poco más de importancia al aspecto histórico del juego con algunas de las reglas especiales de los personajes. 

Estoy aburrido de las típicas dos filas de ejército que avanzan sin oposición, chocan en el centro del tablero y ya se quedan estancados ahí durante toda la partida. Por eso pienso que la escenografía es fundamental.

alvar

Ahora los aspectos no tan positivos:

 · Que todo el material esté sin traducir es un gran impedimento para muchos jugadores. Si yo tuviese que iniciarme a este juego a día de hoy, probablemente no lo haría. Por supuesto ya no compro revistas ni suplementos relacionados con el hobby, lo cual me resulta un punto bastante negativo.

  · Está claro que Games Workshop tenía que sacar novedades rascando de donde pudiese para hacer esta reedición más atractiva. Esto creo que ha influido además en los perfiles de atributos pertenecientes a estas nuevas miniaturas, los cuales en ocasiones están bastante “rotos” para que a los jugadores les resulte más atractivo tener esta miniatura. Un ejemplo: ¿Cómo es posible que a estas alturas Beregond, que es un personaje con bastante presencia en el libro y que consigue salvar a Faramir de la muerte, siga teniendo un perfil tan cutre y las miniaturas nuevas de los Matones de Gothmog, que son añadidos en las películas y que apenas se le ve de pasada, tengan un perfil mucho mejor? ¡Es evidente! Pocos se comprarían una miniatura nueva con un perfil flojo. Por ello veo que muchas de estas novedades (no todas) son un poco forzadas y no terminan del todo de captar la esencia de la historia. Más bien captan la esencia comercial.

· Para mi El Hobbit fue el gran tropezón del juego. Con eso de que se acercaba un gran acontecimiento y una gran oportunidad para el hobby, tengo la sensación de que quisieron hacer algo muy diferente y al final se añadieron reglas que, bueno, ya nos hemos ido acostumbrado a ellas, pero que yo personalmente disfrutaba más del juego sin ellas (realmente me resulta un engorro que haya tantas acciones heroicas nuevas o golpes nuevos para cada arma). Además, los perfiles siguen estando muy descompensados con respecto a ESDLA. ¡Quien lucha contra un ejército de los Colinas de Hierro o contra Azog se acuerda toda la vida! Me atrevería a añadir que a partir de este punto (yo diría que un poco antes) el juego se enfocó mucho al espíritu competitivo y perdió gran parte de la esencia histórica de sus inicios. Antiguamente el aspecto competitivo era tan solo una pequeña parte y los perfiles de atributos estaban más pensados para la jugabilidad en escenarios históricos que para las partidas a puntos. Ahora es al contrario pues muchos bonus de ejército o reglas especiales solo te sirven en escenarios competitivos.     

 · La parte del hobby se ha vuelto inexistente. Esto para mi es un gran punto en contra pues uno ya no disfruta de abrir una revista (aunque esté en inglés) y encontrar todos esos tutoriales de escenografía y pintura. ¿Recordáis cuando incluso la propia página de Games Workshop dedicaba un apartado para el hobby? ¡Era una maravilla! 

Ya concluyo con esta pregunta (disculpad su extensión pero es un tema que siempre da mucho de que hablar). Si tuviese que poner en una balanza todos estos argumentos, mi conclusión final es que agradezco que se haya reavivado el juego, pero es evidente que no está en su época dorada. Ni de lejos se acerca al espíritu que tuvo en su momento.

¿Recordáis cuando incluso la propia página de Games Workshop dedicaba un apartado para el hobby? ¡Era una maravilla! 

Alvar

M- La comunidad de MESGB es espectacular, pero me preocupa el aumento del pensamiento competitivo que vivimos en el hobby en general. ¿Cómo ves tú a la comunidad actual?

A- Al igual que el formato del juego, estoy en acuerdo en que el modo competitivo a la hora de jugar en la comunidad se ha hecho cada vez más presente. Incluso fuera de los torneos, cuando me han invitado alguna vez a jugar a casa de alguien, siempre he acabado jugando un escenario competitivo. Y sí, uno se lo pasa bien porque hay buen rollo y de eso se trata, pero es cierto que las personas que no tenemos mucha oportunidad de jugar partidas temáticas en nuestro entorno con nuestra gente, echamos en falta poder jugar de un modo más informal. Las pocas veces que tengo oportunidad de jugar con mis amigos de mi entorno, casi siempre jugamos batallas temáticas las cuales nos resultan mucho más épicas y divertidas. Creo que sería bonito organizar encuentros para jugar batallas temáticas y dejar la parte competitiva un poco de lado.

M- He visto que tu pasión por el hobby no conoce límites. Has organizado partidas en vacaciones, en la playa, con amigos, familia… Es un ejemplo increíble de cómo compartir una pasión y dar a conocer este hobby tan magnífico. ¿Qué es el hobby para ti? ¿Qué habría que mejorar?

A- Dedico bastante tiempo libre al hobby cuando no tengo planes fuera de casa. Es una gran fuente de entretenimiento donde al fin y al cabo lo que más me importa es pasarlo bien y disfrutar; el apartado de pintura y escenografía puede llegar a convertirse en una auténtica obra de arte y la parte del juego puede llegar a ser algo realmente distendido si se juega en un buen ambiente. No importa ganar o perder, importa con quién lo compartes y que significa para cada uno pasar ese buen rato. 

En cuanto a mejoras, creo que ya he mencionado anteriormente que cosas considero, personalmente, que me gustarían que se cambiaran para recuperar lo que considero el auténtico espíritu del juego. De todas formas, quiero recalcar, que cuando hablo del auténtico espíritu del hobby, es una opinión personal y no es algo que ponga en boca de todo el mundo. Hay gente que tiene todo el derecho a estar más cómoda con la nueva forma de enfocar el juego y es totalmente respetable. Al fin y al cabo, es un juego, es una afición bonita y se trata de disfrutar y creo que cada uno tiene que tener libertad de disfrutarla como más le apetezca.  

… es un juego, es una afición bonita y se trata de disfrutar y creo que cada uno tiene que tener libertad de disfrutarla como más le apetezca.

Alvar

M- ¡Vale, vale! ¡La última! ¿Qué impacto ha tenido el hobby, y lo que haces, en tu desarrollo personal y en tu crecimiento como persona?

A- ¡Interesante pregunta! Desde pequeño siempre he sido una persona muy torpe y poco habilidosa socialmente. La parte del hobby me ayudó mucho a evolucionar en mi motricidad fina y en focalizar mi dispersa atención en lo que estaba haciendo en ese momento (pintar, construir escenografía…), hecho que algunas terapias profesionales no habían conseguido con demasiado éxito. Por otro lado la parte de jugar en torneos o encuentros me ha permitido relacionarme con gente desconocida y practicar esas habilidades sociales que tanto me hacen falta. Al final uno se empieza a integrar poco a poco en la Comunidad y tiene la oportunidad de compartir con otras personas una afición tan bonita como esta.     

Muchísimas gracias Alvar. Por la entrevista, por compartir tus pensamientos de esta forma tan honesta y abierta, y por mantener y hacer crecer este espíritu del hobby tan creativo. Para mí es totalmente inspirador, ¡gracias!

Podéis ver el trabajo de Alvar en la página de Facebook de La Torre Blanca, que os recomiendo encarecidamente. Aquí. (Todas las fotos las he sacado de ahí).

Alvar recibiendo el premio al Jugador Más Deportivo, en Valencia.

¿Vosotros, qué opináis?

«No importa ganar o perder, importa con quién lo compartes».
Un saludo de Marmollicus.

Acerca de Marmollicus

"Coge unas minis, píntalas, y no cambies la lista jamás" (Nigel Stillman).

14 respuestas a “[Entrevista] Stillmaníacos por España: El hobby según Alvar, de ‘La Torre Blanca’.”

  1. Soy jugador de Warhammer Fantasy desde el año 2003 y es cierto que el juego se ha ido decantando paulatinamente hacia su vertiente más competitiva. El juego competitivo no es malo en si mismo, pero si lo es el querer obtener la victoria a toda costa. Siempre me he decantado mas por el juego narrativo, en el cual, el relato que se pretende desarrollar con la batalla se constituye como el centro de la partida. En ese sentido, prefiero las campañas, a las cuales les suelo introducir elementos roleros (otra de mis aficiones) y así dar más profundidad a los personajes y tramas que se desenvuelven en el seno de la campaña. Un saludo, gran artículo y se agradece que todavía quede gente amante del trasfondo y del juego sano.

    ResponderResponder
    2+
  2. Muy interesante y comparto mucho de su punto de vista.

    Siempre he preferido el juego narrativo y el pachangueo (principalmente por lo mal estratega que soy).

    Pero no creo que eso del juego competitivo afila-listas sea algo nuevo.

    Tengo casi 40 tacos, empecé en 4ª edición en el 93 y muchos de mis primeros compañeros de juego eran así. Había uno que llevando Caos nunca quería jugar batallas pequeñas (atiende: de menos de 4.000 puntos en 4ª) porque decía que si no no ganaba.

    La competición per se no tiene nada de malo, yo competí 14 años en Judo y aprendí muchísimo. Sobre todo a perder y a ganar. Y como yo prácticamente todos los que pasaron por el tatami.

    El problema, que lo apunta muy bien el artículo, es cómo se toma la gente el hobby.

    Si te metes al tatami a echar un randori (un combatito ligero para practicar) y el otro está en modo final de campeonato de España al menos uno de los dos NO se lo va a pasar bien.

    En mi caso, dejé de jugar décadas precisamente por el asco que le cogí al juego competitivo por el carácter de unas personas concretas. Error mío: tenía que haber dejado de jugar… pero con ellos.

    Afortunadamente mi grupo actual combina ambas facetas: juegan a Warmachine como lobos despiadados (y todos van con la misma intención) pero con asombrosa deportividad. Y aparte, juegos más ligeritos para los zotes estratégicos como yo que preferimos pintar.

    ¡Busquen a la gente apropiada y dejen a los demás hacer lo mismo!

    ResponderResponder
    2+
  3. Empecé en el hobby a los 9 años con el heroquest recién salido. Y en el 92 ya tenía el Battle masters. A eso súmale Warhammer fantasy y AoS. Gane muchos torneos en Málaga y por culpa de los afiladores de listas, los perros d la cinta métrica, los dados dudosos, de el poco respeto a poder perder y aprender de los adversarios lo deje. Ahora colecciono y miro otras virtudes del hobby. Lo siento pero una mesa bien vestida, ejércitos pintados sin mirar lo top, música de fondo, unos refrigerios y muchas risas, ya no pido mas, es lo que para muchos como yo es el hobby.

    ResponderResponder
    3+
  4. @Rafael Villergas:

    Opino igual que tu. Al fin y al cabo los wargames son juegos y lo importante es disfrutar y pasarlo bien, y en mi caso disfruto más una pachanga que un torneo.

    ResponderResponder
    0
  5. Yo empecé también con los catálogos del señor de los anillos, y de ahí di el salto al Warhammer Fantasy. Hasta hace 3 años no exploré la parte “competitiva” del hobby, y la verdad que me encanta. También me encantan el resto de partes del hobby, juego siempre con todo muy bien pintado (está mal que yo lo diga), me encanta el trasfondo del viejo mundo, y disfruto muchísimo jugando cerveza en mano y con amigos, también he jugado partidas temáticas, asedios, rol…etc.

    Pero la parte competitiva ha aportado un plus a mi hobby. El estudiar las listas de los rivales antes de ir a un torneo, pensar que lista te viene mejor o peor, como entrarla…y en definitiva exprimirte a ti mismo (no al rival) como jugador, es algo que me motiva mucho, aunque claro que de vez en cuando apetece un poco desconectar de ello y jugar mas relajado.

    En todos los aspectos de la vida hay gente tóxica, y en nuestro hobby no va a ser menos…los hay tanto en el ambiente competitivo, como en el entorno de jugadores mas románticos…

    Contestando a nuestro compañero Rafael Villergas, en su afirmación: “Gané muchos torneos en Málaga y por culpa de los afiladores de listas, los perros d la cinta métrica, los dados dudosos, de el poco respeto a poder perder y aprender de los adversarios lo deje.”.

    -Lo de que dejaste de jugar torneos por culpa de los afiladores de listas, básicamente a mi me parece que estabas acostumbrado a ganar torneos, vino gente con una lista mejor que la tuya (llámala afilada, si) y se te empezaron a subir a las barbas…
    -Los “perros de la cinta métrica”; no se en tu círculo, pero en el mío todo el mundo tiene claro antes de empezar la partida que si una carga (o lo que sea), no llega por 1mm…es carga fallida, es que no entiendo porque debería de llegar. Y es algo que se acepta antes de la partida y NUNCA, digo NUNCA, he tenido ningún problema.
    -Los dados dudosos; o también llamados “borrachos”…más de lo mismo, en mi entorno un dado inclinado (ya sea poco o mucho), se considera inclinado…y sea el resultado que sea, se repite. Pero es que no hace falta que nadie lo pida, directamente el jugador por costumbre lo repite. (Aunque a veces fastidie jejejeje).
    -El poco respeto a perder y aprender de los adversarios: pues ahí te doy la razón, eso es lo que mata al hobby y lo que consigue que alguien que se cruce con gente así, le de por dejar el hobby. Pero creo que eso lo hay en todos los ambientes, en el competitivo, y en el no competitivo. Aunque también te diré que en el competitivo seguramente abunden mas…ahí si que te doy la razón…

    Mi post simplemente trata de “echar un capote” al juego competitivo (eso si, en su vertiente sana).

    Un saludo!

    ResponderResponder
    2+
  6. Se me ha olvidado decir que ninguna parte es mejor que la otra, y que cada uno juegue a lo que quiera. Sinceramente creo que en muchos casos, como todo en la vida, va por fases…y que puede que al que ahora le encante el competitivo, dentro de unos años acabe relajándose …y viceversa.

    ResponderResponder
    1+
  7. @Diego Varona: En respuesta a algunas de las afirmaciones que haces… para mi un dado que descansa perfectamente sobre una superficie que no es la mesa de juego y se ve claramente el número superior, vale. Y si no llega por un milímetro y está clarísimo que se debe a que es porque no se puede meter el metro sin modificar la posición de las unidades envueltas en la duda o sin mover cosas que modifiquen el juego.. pues llega. Y no juego competitivo habitualmente. Y lo mantengo cuando juego competitivo. Porque después de todo son reglas de consenso que DEBEN quedar claras para ambos jugadores, y que se dejan habladas a lo largo de las partidas o en algún momento de los años que llevas jugando con alguien. El típico «pues siempre lo hemos hecho así».

    Y de igual forma si una regla hay que aplicarla de forma rigurosa o laxa, para mi, no depende tanto de si es un entorno pachanguero o competitivo sino de la forma de jugar normal de la gente. Ejemplo: «no puedes hacer la carga porque no cabes… pero como creo que no he movido bien esta unidad, pues hacemos que cabe y ya».

    Lo que te quiero decir es que totalmente de acuerdo contigo, de lo que se trata es de dejar las cosas aclaradas de antemano y convertir las disputas en efectos que resuelvan la situación de disputa en «ea, sigamos jugando».

    Competitivo no es sólo «afilar listas e ir a cuchillo». Se puede jugar amigable y seguir disfrutando de hacer listas, aplicar «teorihammer» y todo el resto de cosas que unos disfrutan y otros menos. Y como dices después, el juego y la vida van por fases y lo mismo te pica el gusanillo de ir a torneos y dedicar horas a probar cosas, como decides jugar un estilo más «yo he venido aquí a pasar la tarde» y te da por hacer listas más raras de yo que se todo perretes o sin caballerías, o cinco gigantes… Jugar por jugar, sin más ánimo que echar unas risas.

    Gracias por tu aporte.

    ResponderResponder
    3+
  8. @Diego Varona: Estoy muy de acuerdo contigo en su ‘capote’ al competitivo, aunque me gustaría matizar un poco un punto en el que difiero:

    «Pero la parte competitiva ha aportado un plus a mi hobby. El estudiar las listas de los rivales antes de ir a un torneo, pensar que lista te viene mejor o peor, como entrarla…y en definitiva exprimirte a ti mismo (no al rival) como jugador, es algo que me motiva mucho, aunque claro que de vez en cuando apetece un poco desconectar de ello y jugar mas relajado.»

    Ahí está el quid. A mí me parece que la competición aporta un plus, llámalo adrenalina o lo que sea. Es un buen complemento. Pero no debería ser la base. Y yo opino esto por una serie de motivos culturales, sociológicos o que sé yo, que son los que voy desgranando en mi sección aquí. Pero no soy anti-competitivo.

    Por ejemplo, creo que el «crear listas» es un hobby dentro del hobby, que además lo acerca a los juegos de cartas o a los videojuegos. Así, abogo más bien por un competitivo que consista en crear una lista, una que encuadre en un trasfondo y un estilo de juego, me da igual cuáles, y con la que tengas que improvisar una vez ya desplegada en mesa. Es decir, no estoy en contra del competitivo, de hecho me parece genial, sólo que creo que el competitivo de este hobby debe ser competitivo de este hobby; no el competitivo de cualquier eSports aplicado a wargames de miniaturas.

    Por ejemplo (y esto es un poco absurdo decirlo, pues estamos hablando de juegos de fantasía) creo que en un conflicto armado realista los ejércitos a veces no podían adaptarse a su enemigo y dependían mucho de la disponibilidad de armas, soldados, y otros factores de ese momento. Con lo que ahí los generales adoptaban una importancia muchísimo mayor. Es como también ocurre en el ajedrez: mismas piezas y hala, gánale al contrario si puedes.

    ResponderResponder
    2+
  9. David, estoy de acuerdo contigo completamente. Yo sólo he explicado como juego yo en mi entorno, que es tal cual te he comentado…mas que nada porque en mi opinión si no se es completamente inflexible con el tema d mm y dados «borrachos», es luego cuando vienen los problemas.

    Pero vamos, que estoy de acuerdo con tu comentario completamente, si algún día jugamos tu y yo (no estaría mal :D), tan fácil como dejar claro al principio de la partida (o en la primera vez que algo así ocurra) como vamos a sortear esas situaciones.

    La putad* es cuando te encuentras a gente que no respeta ni eso.

    Saludos!

    PD: respecto a lo del dado fuera de la mesa de juego , a mi eso me da igual. Yo con dado borracho me refiero a típico dado que se queda inclinado en una peana, elemento de escenografía…etc

    ResponderResponder
    3+
  10. @Marmollicus: La cosa es, y por eso es tan complicado hablar «con propiedad» del tema del «competitivo» (que como dice David, hay muchas formas de entenderlo) es que se entremezcla con otros factores como el tema del «compra-compra». Si la gente no pudiera comprar tantas minis (como va a ocurrir de aquí a poco), la gente tendría que buscarse la vida creativamente, conversionar, afilar listas con aquello que tiene (y no spamear una misma unidad, por ejemplo). Ir excavando en este tema es complejo, jejeje. Pero mola.

    ResponderResponder
    3+
  11. @Marmollicus:

    Na… completamente de acuerdo con tu comentario, y con los matices que has aportado. Si es que tratar de dejar todo lo que pensamos cada uno de nosotros en un comentario es muy complicado, siempre se quedan cosas en el tintero. Éstos son temas para hablar cerveza en mano jejeje.

    ResponderResponder
    3+
  12. @Diego Varona: Por muy largo que sea un comentario siempre hay matices o ideas que no llegan. Por eso en la comunicación escrita hay que leer dos veces las cosas y con tranquilidad. Hablando con cervezas de por medio (o hidromieles) el mensaje siempre llega mejor. De nuevo saludos.

    Ah, dado que se cae de la mesa, se vuelve a tirar. Pero al culpable hay que coserle a collejas. Eso es regla de la casa. Y calla que no es la bola del futbolín, que se lo tiene que recorrer a lo largo. Es broma, todo es hablarlo (sobre todo si debajo del futbolín hay cristales de vasos, no queremos que nadie más se haga daño U_U¡)

    ResponderResponder
    3+
  13. Muy buena la entrevista. Enhorabuena por las aportaciones que vas haciendo al blog, @Marmollicus, son bastante interesantes.
    Respecto a lo que se comenta de narrativo contra competitivo, sí es verdad que parece que el competitivo está más extendido, más normalizado como forma de juego habitual (aunque no sea un competitivo de cuchillo y desagradable), quedando el «pachangueo» narrativo relegado. Lo cual es una lástima, porque los románticos (que, en mi caso, es otra forma de decir negado para la estrategia jaja) solemos quedar algo «desplazados», por así decirlo.
    PD: Que gusto da leer una sección de comentarios con una discusión cordial y un intercambio de ideas diferentes sin lanzamiento de insultos ni objetos varios.

    ResponderResponder
    2+

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.