[Juego] Kings of War – Táctica: 10 – Aprovecha mejor tu tiempo

Saludos, Reyes de la Guerra. A veces es complicado sacar tiempo para jugar una partida. Entre compromisos, horarios de trabajo a turnos, festivos de cumplir y tal, puedes quedar menos de lo que quieres. Y cuando puedes, a veces se pierde tiempo en la partida y acabas justito, o no te da tiempo a terminarla con la rabia que da. Hoy os traigo consejos para apurar mejor el tiempo jugando. Este artículo está basado en parte en este de Nick Williams, publicado en su blog.

Kings of War es un juego ágil, que hace que las partidas sean rapiditas. El sistema de juego alterno “en mi turno sólo juego yo” hace que se pueda aplicar el uso de sistemas de control de tiempo como los relojes de ajedrez. Pero de eso hablaremos luego.

APROVECHA TU TIEMPO

Durante tu turno sólo juegas tu: eres el único jugador que mueve unidades, o tira dados. Eso no quiere decir que el de enfrente esté mirando las musarañas. Atiende a tus movimientos, adelante los suyos propios en función de dónde te has quedado, puede ir haciendo sus mediciones o mirando los arcos de visión, y puede ayudarte.

Si, el rival puede ayudarte. Va apartando montones de dados según los vayas a necesitar, te recuerda modificadores aplicables, consulta en el libro las reglas cuando haya duda, revisa los perfiles de unidad de ambos jugadores, para las tiradas. Que no tenga que estar atento a redirigir cargas, gritar “ORA” o rebuscar en su mazo de cartas para soltar ardides no quiere decir que juegues solo.

Y mientras el de enfrente juega, harás bien en ir planificando tus movimientos del turno siguiente. Quizás no quieras medir aún para no desvelar tu estrategia antes de tiempo, pero salvo eso, no hay ninguna razón para que no puedas ir anticipando qué vas a hacer en unos minutos, cuando sea tu turno.

CONTROL DEL TIEMPO

El despliegue te puede costar un poco de tiempo si no tienes una estrategia definida, y despliegas de forma “reactiva”, en función de lo que hace el rival. Sobre el tema despliegues y formas de hacerlo hablaré otro día con más detalle. Salvo que seas muy lento o no lleves el ejército en multibase, es raro que te lleve más de 5 o 10 minutos.

El primer turno no es muy rápido tampoco, el que tenga la iniciativa va a marcar el compás de la partida, o va a intentarlo. El segundo turno es muy importante también, empiezan las primeras cargas o la adquisición de objetivos, y si no tienes cuidado con los movimientos, se te pueden poner muy difíciles los siguientes turnos. Cuando acabes el segundo turno no es raro que lleves 20 o 25 minutos de partida.

El tercer turno y siguientes son los más rápidos. Las primeras tortas ya se han dado, por lo que hay menos unidades en mesa, y es el momento de que las unidades de flanqueo se unan a la fiesta, o de llevar a cabo tu estrategia de avance, repliegue o lloriqueo. Quizás los últimos dos turnos se puedan alargar un pelín, pero porque quieres maximizar las pocas unidades que te quedan, arañar algún puntito / objetivo o dificultar al rival el control de zonas.

Si vas jugando ágil, e incluso si te tiras 25 minutos en los dos primeros turnos, descubrirás que al final de la partida te sobra tiempo. ¿Partidas de dos horas o menos? Perfectamente posible.

AGILIZA, COMENTA, PREPARA

Como os conté la semana pasada, hay varias estrategias para agilizar el juego, y algunas de ellas pasan por preparar las cosas antes, hablar con el oponente y compañero de juego y realizar las tiradas de dados de forma ordenada y clara. Revisa el artículo en este enlace.

Importante sobre todo la parte de los dados. Ten a mano los dados, haz tiradas cortas en vez de reunir una hormigonera de ellos, ve anotando daños según se producen, canta los resultados en voz alta, etc.

¿RELOJ DE AJEDREZ? ESO ES MUY COMPLICADO

En el formato competitivo de KoW se usa reloj de ajedrez para el control del tiempo. Y el tema tiempo es importante en el juego.

En la versión más estricta del juego competitivo, si se agota tu tiempo, pierdes la partida. Buuuuh. A nadie le gusta perder de esa forma.

En la versión menos estricta del juego competitivo, si se agota tu tiempo ya no puedes dar órdenes a tus unidades. Es decir, ya no “juegas”. El rival sigue jugando (si le queda tiempo) y puede ir cogiendo objetivos, atacando unidades, etc. Además tienes -1 puntos de victoria en esa partida.

Pero tu no juegas competitivo. Yo tampoco. Y aún así me gusta la idea del reloj. Así que si consideras el uso de reloj, no lo hagas por el juego competitivo, hazlo por añadir un toque a tus partidas.

Aleja por un momento la asociación “reloj de ajedrez = juego competitivo = estrés, eso no es para mí”. Si, es cierto, el reloj te mete presión. Te obliga a tomar decisiones bajo presión, a agilizar tu juego, a darle menos vueltas a las cosas (para acabar haciendo lo que al final pensabas hacer de primeras) y a definir mejor un curso de acción a la hora de jugar. Te obliga a conocer tus unidades, y saber su potencial. Te obliga a anticipar movimientos y preparar estrategias por adelantado. Tal como lo veo, todo ventajas.

Por supuesto, es inevitable que tomes decisiones “no ideales” cuando estás con el reloj sobre la chepa. ¿Y cuál es el problema? Estás simulando una batalla de fantasía. Hay bestias mitológicas en los cielos, y la carnicería se desata en el valle, a tus pies. Y tu con toda la tranquilidad del mundo, te vas a dedicar quince minutos a ir mirando con qué unidad te “renta” más atacar, o cómo le puedes sacar más jugo a si colocas una unidad de una manera u otra. Absurdo. No deberías tener ese lujo, el de perder tiempo.

Por eso un reloj de ajedrez te mete un poquito de presión y anima el juego.

Eso si, empieza poco a poco. Lo habitual para jugar a 1500 puntos son unos 40/45 minutos. En ese tiempo se incluye el tiempo de despliegue. Si ya estás diciendo “no me da tiempo ni de coña”, te puedo decir que si que da. Cuando dominas el juego, las partidas van a toda prisa. Eso si, en tus primeras partidas no lo pongas a 40 minutos. Date una hora por jugador. Y luego vas rebajando, obligándote a jugar cada partida unos minutos más rápido.

Hay un formato de juego con reloj que tengo ganas de probar. Se llama Relojes de Guerra, y consiste en jugar varias partidas a 1000 puntos (o una cantidad pequeña, variando el límite de tiempo proporcionalmente), con el límite de tiempo descendiendo en cada ronda. Las primeras partidas son a 25 minutos, luego bajan a 20, después 15… “Frenético” define bien ese sistema de partidas. “Locura” parece apropiado también. Los que lo han jugado usan “divertido” muchas veces.

VENGA, QUE VOY A PROBAR LO DEL RELOJ

Hay dos formas de hacerlo. La menos barata es comprar un reloj de ajedrez. Busca relojes de ajedrez (“chess clock” en inglés). No son fáciles de encontrar en tiendas “normales”, así que puedes probar en tiendas de equipo deportivo (el ajedrez es un deporte), en equipo tecnológico, o en tiendas de internet. Desde unos 15 a 20 euros aparecen en amazon relojes digitales. Al menos el doble si buscas un reloj realmente bueno, o uno tradicional con relojes de manecillas.

O puedes descargar una aplicación en tu teléfono o tablet. La mayoría son gratuitas, y te permiten configurar de forma sencilla su uso. La parte mala es que mantienen la pantalla encendida, y eso chupa batería a bulto. Si vas a usar este recurso en un torneo, acuérdate de llevar batería de repuesto y el cargador, por si hay algún enchufe disponible.

Si quieres una referencia de tiempos en función del tamaño de la partida, puedes usar esta estimación que se usa en competitivo:

  • 1000 puntos – de 30 a 35 minutos.
  • 1500 puntos – de 40 a 45 minutos.
  • 2000 puntos – unos 50 minutos.
  • 2500 puntos – entre 55 y 60 minutos.

ESO DEL RELOJ NO ME CONVENCE…

…yo quiero jugar de tranqui. 

Perfecto, pasa del reloj, pero ten en cuenta la primera parte del artículo, la de aprovechar el tiempo. Lo mejor de esto es que el reloj es un plus, como usar más escenografía o escenarios desequilibrados / narrativos. Son opciones que enriquecen tu experiencia de juego, no mandatos.

Aprovecha mejor tu tiempo jugando, y usa el resto para recoger, charlar sobre la partida y echar unas risas con los mejores / peores momentos.

DAR EJEMPLO

Hace unos días jugué una partida usando reloj con uno de mis compinches habituales de KoW, Aaron, comandante de las fuerzas de Basilea. Partida a 1500 puntos, reloj a 50 minutos (era su primerito día). El resultado no me sorprendío: partida a siete turnos por jugador (4+ al finalizar el sexto, se juega séptimo), yo consumí 37 minutos y pico, el unos 37. En ese tiempo se incluye despliegue, claro. Total, entre poner la escenografía, sacar las miniaturas del maletín, jugar la partida, recoger todo tranquiiiilos… menos de dos horas.

Da tiempo de sobra.

Nos leemos en el siguiente artículo.

Deja un comentario