[Juego] Domingos de DreadBall – Personajes: Jesús Ortiz

Saludos, fanáticos del DreadBall, y sed bienvenidos de nuevo a otro apasionante Domingo de DreadBall donde podréis disfrutar de un artículo de trasfondo y estrategia sobre los equipos de DreadBall.

Hoy voy a hablaros de la persona que dio origen al deporte más famoso de la galaxia, Jesús Ortiz.

El Comandante Jesús Ortiz es el personaje más importante del juego, y al mismo tiempo el más desconocido. Ni siquiera tiene una imagen asociada, o un trasfondo definido. Su presencia está repartida en varios libros, en forma de resúmenes y entrevistas que rellenan el escaso trasfondo del juego.

LIBRO DE REFERENCIA DE WARPATH

Según la línea temporal de eventos de la galaxia, el DreadBall como deporte nace en el año 896. En la actualidad nos encontramos en el año 989 (el último acontecimiento reseñable recogido en la línea temporal es el protocolo de contención de Exham IV, que es el libro es expansión de Deadzone anterior a la publicación de Warpath y este libro de referencia).

JESÚS ORTIZ
Todos los partidos de DreadBall dentro del núcleo están controlados y deben ser aprobados oficialmente por la DIrección General Dreadball o DGD. Con las siglas en inglés se conoce como “Digby” (DGB en inglés, DreadBall Governing Body). El director es Jesús Ortiz, un humano poseedor de una inmensa fortuna y un colorido pasado.

En respuesta a una investigación de Sportline 888 sobre la corrupción dentro del deporte, Ortiz dijo: “Mientras esté al cargo, DreadBall seguirá siendo puro”. Esa es la imagen que la DGD continúa tratando de proyectar al público, invirtiendo millones de mega-créditos cada ciclo en programas de relaciones públicas diseñados para mostrar DreadBall como un deporte honesto.

Pero todavía tiene sus críticos. Algunos sugieren que el hecho de que Ortiz tenga la propiedad parcial de más de una docena de los mejores equipos representa en sí mismo un conflicto de intereses. Otros han señalado que Sportline 888 también era propiedad de una de las esposas de Ortiz cuando publicó su “innovadora investigación sin precedentes” sobre cómo funcionaba la DGD.

Algunos han destapado patrones sospechosos de apuestas supuestamente vinculados a cuentas pertenecientes a miembros de la familia y el círculo íntimo de Ortiz, así como a varios supuestos miembros de sindicatos criminales que operan alrededor del grupo de las Pléyades.

Ninguno de los chanchullos que le han imputado a Ortiz le han afectado y, francamente, la gente que desentierra estos asuntos tiene tendencia a desaparecer sin dejar rastro o han estado involucrados en repentinos incidentes de consecuencias fatales. Pero si algo poco ético pudiera ser probado, de todos modos, no habría ninguna diferencia. El hecho es que DreadBall en la EGCP hace a un montón de gente muy rica y entretiene aún más. Es probable que mientras esto sea así, la posición de Ortiz permanezca asegurada.

REGLAMENTO DE PRIMERA EDICIÓN – texto cogido de la tradumaquetación de putokender y atari_freak.

La verdadera historia de DreadBall es objeto de un acalorado debate y es poco probable que se conozca por completo. Puede parecer un poco extraño, dada su popularidad y aclamación universal. ¿Cómo puede ser un misterio un deporte público y popular?. La respuesta, como siempre, es el dinero.

DreadBall es el deporte más popular imaginado y los beneficios que genera son inmensos. Las corporaciones se pelean para patrocinar a nuevos equipos y cada vez mejores campos, sabiendo que sus inversiones serán beneficiadas con creces. Los equipos pagan ingentes cantidades por nuevos jugadores, contratando exóticos alienígenas e incluso a los que fueron enemigos para alimentar el espectáculo y entretener a los hinchas.

Pocas personas habían visto a un Padre de la Forja o a un Veer-myn antes de pisar un campo de DreadBall, excepto en las noticias de la post guerra, e incluso si eran lo que los reporteros del Sportline 888 denominaban “la escoria mercenaria de la sociedad”, seguían siendo alienígenas en directo. Al menos, esa es una interpretación. Robots, prisioneros controlados mentalmente y clones criados en tanques han sido sugeridos por aquellos que no entienden que todo el mundo, incluso los alienígenas, tiene un precio.

El dinero también reescribe la historia. Ignoremos (de forma premeditada) las excéntricas teorías conspiratorias por un momento y escuchemos lo que el Cuerpo de Gobierno de DreadBall tiene que decir. Después de todo, son la organización más importante en el DreadBall desde hace mucho tiempo. Quizá el siguiente relato proveniente del vidcast “¿Qué es
DreadBall?” pueda explicar al menos la versión oficial.

¿Quién podría imaginar, cuando se inventó este deporte, que cosecharía tal éxito en menos de una generación? Ha sido un viaje frenético desde sus humildes orígenes en los hangares mugrientos del buque insignia de su creador a las pantallas de cada hogar de todos los planetas centrales.

Todo empezó en la mente del ahora retirado Comandante del Flanco Superior Jesús Ortiz. En sus propias palabras “se trataba de algo para mantener a las tropas contentas, en plena forma y sedientas de sangre. Nunca se me ocurrió que se convertiría en
algo tan popular”.

Pero lo fue. Comenzó en la cubierta de acero del hangar 91 a bordo del Dread, el buque de guerra de la Corporación. Los primeros partidos se jugaban con municiones de racimo desmontadas como balón, usando armaduras Enforcer dadas de baja. Los jugadores actuales salen al campo en estadios multiarena llevando armaduras de DreadBall cuidadosamente diseñadas y personalizadas valoradas en varios millones de créditos. Estos trajes no aguantan más de 2 o 3 partidos antes de que deban ser reparados. Los balones de titanio armamentístico
se cambian cada vez que entra uno nuevo a la arena, debido a las tensiones a las que se ven expuestos.

Es un deporte violento. Sorprendentemente, a pesar de esta evolución el juego se mantiene fiel a la visión del creador, debido principalmente al sacrificio de tiempo y energía que el propio Ortiz ha dedicado a ello. Se ve supervisado por el Cuerpo de Gobierno de DreadBall, conocido como el DGB o “Digby”.

La cabeza visible del DGB es el propio Jesús Ortiz, el cual mantiene el control sobre el juego para asegurarse de que no se pierde el espíritu y no se ve rebajado por las muchas influencias que buscan dinero y poder y quieren corromperlo. “Mientras yo siga al mando”, dice Ortiz, “el DreadBall se mantendrá puro”.

El deporte moderno es un pulido espectáculo promocionado masivamente, que resulta extremadamente familiar a los muchos ciudadanos de la Esfera de Co-Prosperidad de la Corporación. Ha evolucionado desde la nada hasta ser el deporte más popular de la red y parece que así seguirá siendo en los años venideros.

TEMPORADA 4 – Entrevista

-Bienvenidos al programa, hoy tenemos a un invitado muy especial. ¡Por favor, un aplauso para Jesús Ortiz!

Señor Ortiz, estoy seguro de que se lo han preguntado muchas veces. Cuando comenzó con el juego hace muchos años, ¿pensó en algún momento que se convertiría en algo tan grande?

-Cuando comencé a pensar en el juego para mis tropas, era una simple distracción. Algo como lanzar una moneda al aire, o afilar un cuchillo. Algo para mantener sus mentes lejos de la monotonía entre luchas, para mantenerlos ágiles y despiertos cuando estuvieran lejos del campo de batalla.

¿Si pensé en que aquello se convertiría en todo esto? ¿Corporaciones pagando millones de créditos para patrocinar al último chico guapo de la esfera interior con agilidad decente y sonrisa de campeón? ¿Los mismos inútiles que nunca han visto un campo de batalla, y mucho menos estar cerca de uno? ¿Alguien cuya idea de trabajo duro es hacerse su propio café? ¿Si me imaginaba algo de todo esto cuando estaba con mis hombres, sudando o sangrando en la oscuridad de la bodega de carga de una nave?

¿Si llegaría a soñar que los alienígenas apestosos por los que he luchado y sangrado para mantenerlos lejos de nuestras puertas se convertirían en objeto de admiración, aclamados por el público? ¿Si pensé que llegaría a ver juguetes con pinta de Zzor vendidos a los niños?

No, señor Breeson. Le asombrará saber que no pensé en esto.

-…Euh, tenemos que hacer una pausa comercial aquí, amigos, y después seguiremos con

-Y otra cosa. Nunca esperé ver sanguijuelas como usted haciendo dinero con algo que se supone que era un deporte puro. Se sienta  ahí con su traje y su corbata de lujo y exprime mi sueño. Apuesto a que la única vez que ha sangrado ha sido cuando su mayordomo le ha cortado al afeitarle, ¿me equivoco?

(Risas y tos incómoda que se escucha entre el público)

-Bueno, ciertamente apreciamos su tiempo, señor Ortiz, siempre es un placer verle en nuestro programa. Seguidamente, preguntamos a la calle, ¿hay sitio para los Hobgoblin en DreadBall? No se pierda el resultado de la encuesta, que les mostraremos tras unos importantes mensajes comerciales.

-¡Estamos fuera! Gracias Joe. Gracias señor Ortiz, gracias por interpretar ese papel al final, siempre es bueno para la audiencia.

-¿Interpretar?

-Si, ya sabe, ese falso arrebato de ira, y meterse conmigo en mi programa. Eso siempre entretiene a los expectadores.

-Señor Breeson…

-¿Si, señor Ortiz?

-Nada, déjelo…

Lo más interesante de la figura de Ortiz es que si bien crea el deporte como afición para las tropas, y participa activamente de su difusión, procura encaramarse como director de esta difusión, para mantener el deporte según su visión. Por supuesto, no renuncia a los pingües beneficios que le reporta, e intenta a su manera que su idea original no se destruya. Sin embargo hay demasiados intereses inmersos, y al final se ve que no puede mantener el control desde la Dirección General Dreadball, ya que muchas decisiones que se toman se escapan a su control, o bien derivan al circuito ilegal Xtreme, que curiosamente para muchos es una vuelta a la “pureza” del deporte original tal como Ortiz lo ideara hace más de cien años. De hecho aún sigue como director de la DGD, tratando de mantener el sueño.

Con este artículo cierro el ciclo de la primera edición del juego. Cuando tenga varios ratos haré una composición en la sección de juego con todos los artículos de estos casi tres años para tenerlos ordenados y accesibles. Si me aclaro con el editor del blog U_U. La semana que viene habrá Domingo de DreadBall, pero con un nuevo contenido.

Recuerda que si quieres saber más de este juego / deporte, puedes descargar el número 39 de la revista Cargad y leer un par de estupendos artículos sobre Dreadball. Asimismo puedes buscar la etiqueta domingos de dreadball (DdDDreadball en el buscador (arriba a la derecha).

Saludos y DreadBall.

6 Replies to “[Juego] Domingos de DreadBall – Personajes: Jesús Ortiz”

  1. Dígale al señor Ortiz que el verdadero dreadball es entre equipos masculinos biológicos. ¿Qué es eso de equipos de chicas o robots? 😑

    0
  2. No juego a dreadball, pero me he leido todos tus articulos, porque me han parecido muy interesantes(sobre todo para conocer miniaturas nuevas) enhorabuena por estos tres años, y que sean muchos mas!!!

    0
  3. Grandísimo trabajo, David. No juego al Dreadball, pero ha dado igual para disfrutar de todo el contenido que has proporcionado domingo a domingo.

    0
  4. @kanon82: Eres un trolaso ^_^ jajajaja. Cuídate anda, y a ver si desempolvas los merodeadores, que por mucho que les hayan pintado el morro con “fariña” seguro que pasan los controles antidopaje y les permiten participar del juego.

    @Miguel Ángel Fecé Allué: Gracias por comentar hoy ^_^

    @IrishGunz: Gracias. Cumples mi premisa de “hay juegos que se disfrutan sólo con leer sobre ellos, sin siquiera jugarlos”. Todos coincidimos en que el trasfondo de dreadball (o warpath por extensión) no es que sea la leche, pero entretiene y desde luego oxigena, tras tantos años de milenio siniestro, demasiado torvo y oscuro en algunas cosas, e inmovilista a grandes rasgos.

    @MAQ: Gracias, me alegro de que hayas disfrutado de los artículos pasados, y vuelvas el domingo que viene para seguir disfrutando de los futuros.

    1+
  5. Muchas gracias por mostrarnos este gran juego por fasciculos semanales. Creo que has conseguido que a muchos nos pique la curiosidad y acabemos jugando

    0