[Malifaux] Tejiendo los hilos del destino (V): La gran unión

Buenas habitantes de la Brecha.

Tras el ligero desvío que tomamos para conocer un poco más del Grave Spirit, retomamos la historia de los acontecimientos previos a la primera Brecha.

En las décadas que siguieron al final de la guerra contra los Tiranos, los supervivientes empezaron a descubrir que los Tiranos no habían sido completamente derrotados. Es cierto que su forma física había sido destruida, sin embargo, sus almas habían resistido el asalto realizado por Titania y se habían refugiado en el Aether, como espectros. Aunque estaban en su forma etérea y el poder que poseían estaba muy diezmado, aún podían llegar a ejercerlo sobre el mundo real, pero de manera muy limitada.

Peor fue cuando la gente descubrió que los Tiranos podían generar lazos espirituales con los mortales, imbuyendo a estos de su poder a cambio de consumir su alma y poder tomar su forma terrenal. Temiendo una vez más el regreso de tan temibles enemigos, la gente de Malifaux decidió atrapar a los Tiranos en prisiones mágicas. Las prisiones variaron en forma y función, utilizando cualquier elemento que pudiese enlazar bien el poder de cada Tirano.

A algunos de los Tiranos se volvieron sus propios poderes contra ellos. Meridion, la cual tomaba su poder de las líneas que circundaban el planeta, fue aprisionada con estas mismas líneas, forzándola a romper su poder si quería liberarse. El poder de Obliberation emanaba de su habilidad para manipular el tiempo y hacer desaparecer cosas de la realidad, por esto, su prisión fue su propia forma espiritual, asegurándose que cualquier intento de fuga haría que desapareciese del espacio y del tiempo.

Otros Tiranos eran demasiado ingeniosos o poderosos para ser unidos a su jaula de esta manera, requiriéndose otro tipo de prisiones más mundanas. Fue el caso de Plague, el cual terminó unido y encerrado en lo más profundo de la Necrópolis de Malifaux, y contenido con hechizos que desviasen a todo aquel que se acercara a esta zona. Cherufe fue encarcelado en una jaula, obligada a vagar por el cielo donde las llamas del Tirano eran usadas como combustible hasta el día que éstas se extinguiesen. Despair fue sellado en una rompecabezas imposible de resolver.

Uno por uno, los Tiranos fueron encerrados en prisiones que contuviesen su poder. Algunos se dieron cuenta de lo que estaba sucediendo y decidieron exiliarse en diferentes reinos de la realidad: Nytemare huyó al mundo de los sueños, mientras que Dragon dividió su esencia en dos mitades, dejando una parte de sí mismo en Malifaux y la otra atravesó las dimensiones llegando a la Tierra.

El paso entre dimensiones se debilitó enormemente, así como, el alma del dragón que atravesó la barrera que separaba Malifaux de la Tierra, aunque esto fue milenios antes de que se pudiese sentir el debilitamiento total que permitiría el paso entre los dos mundos.

Saludos desde el otro lado.