[Juego] Dungeon Saga – 8: Grandes Problemas.

Saludos, exploradores. Pasearse por la mazmorra es una tarea complicada, porque muchas veces te vez azotado por la incertidumbre y el desatino. Pero hay ocasiones especiales en las que las cosas pueden ir aún peor, y es cuando aparecen grandes problemas. Como los trolls zombi. ^_^¡

Y es que los esbirros siempre pueden ser más grandes, si el tirano se lo propone. Que lo hará, a poco que pueda. Todo es poco para estos aguerridos aventureros que han venido a fastidiarle. Con sus mejores deseos, Criaturas Grandes.

La visión de una bestia horrible se complica cuando es enorme. Pero no es nada con lo que los aventureros no pueda lidiar, cuando saben cómo funciona en el juego.

Una miniatura Grande ocupa 4 casillas, 2×2. Cada casilla es de una pulgada, 2,5 centímetros. Una vez aclarado esto, la forma de “funcionar” de las criaturas Grandes es similar a la de las “normales”. También tienen un arco frontal y una retaguardia, pero se determina de una forma ligeramente distinta, porque es más amplio.

Esto vale para determinar los arcos de una criatura Grande… pero desde el punto de vista de una de estas criaturas, se puede situar de forma que pueda estar a la vez en el arco frontal y posterior de otra miniatura, debido a su gran peana. En este caso, solo se considera que está en la retaguardia de esa miniatura si está por completo en su arco posterior.

A la hora de moverse, lo hacen a pequeños pasitos, de manera que por cada cambio de encaramiento deben gastar un punto de movimiento. Pueden mover de forma ortogonal o en diagonal, y en cada pasito deben quedar en una posición “legal”, es decir, sobre el tablero por entero (no puede quedar sobre paredes, columnas, muebles o miniaturas).

A la hora de luchar… llegan las malas noticias. Una criatura grande se considera que siempre supera en número a miniaturas de menor tamaño, aunque esté solo, por lo que le quita un dado al objetivo. A su vez, se pueden ver superadas en número de forma normal, esto es, cuando están en el frontal de dos o más miniaturas.

Las criaturas grandes pueden ser Esbirros, pero suelen ser Héroes o Jefes Villanos. Normalmente tienen una forma de asignación de heridas distinta de los esbirros “menores”: en vez de requerir una cierta cantidad de daño en un impacto, acumulan heridas. Algunos como el troll zombi, acumulan heridas (y las pueden regenerar). Otros… son aún más duros.

No hay muchas criaturas Grandes, por suerte. Tampoco hay muchas Enormes, pero alguna hay, como el Tirano de Halpi, un dragonaco de interiores con muy mala leche, protagonista de una expansión dedicada exclusivamente a invadir y allanar su guarida, cual saquehobbits. Pero de esto hablaremos otro día.

Nos leemos en el siguiente artículo: Amuebla tu mazmorra.

Saludos y Dungeon Saga.

Índice de artículos: 

3 Replies to “[Juego] Dungeon Saga – 8: Grandes Problemas.”

  1. Una pena que un juego tan bueno fuera empañado por una expansión (Adventurer’s Companion) tan mediocre.

    0
  2. El Adventurer’s Companion lo compré con muchísima ilusión. Lo que en teoría prometía era un juego solitario, las mazmorras aleatorias, las clases y progresión, el modo campaña, la “campaña de malvados contra heroes” y los encuentros de ciudad.

    Lo primero que me chocó fue que en la caja exterior había una errata… en la misma portada, pero no le dí importancia. Una vez empecé a jugarlo y a probar los sistemas y a leer el libro me dí cuenta de que algo pasaba.

    Para resumir, el juego solitario o cooperativo estaba demasiado poco definida la inteligencia artificial, vamos que tenías que hacer muchas decisiones como jugador y al final no terminaba de ser una inteligencia artificial completa.

    Las mazmorras aleatorias funcionaban pero por los pelos, en el libro básicamente te decían únicamente un método para equilibrarlas: “testeo, testeo y testeo”, lleno de generalidades, que si bien estos consejos no están mal, no es la definición que buscas en un juego de mesa.

    Las clases, progresión y razas estaban, pero se notaba la falta de testeo y mimo a las mismas, desequilibrios, mal explicado el sistema de magia… un desastre y páginas del libro desperdiciadas a fuente enorme con poquísimas lineas escritas que podrían haberse condensado… era como si intentaran ocupar espacio.
    La progresión de estas clases también se notaba que no se había ni testeado ni siquiera comprobado una vez. Hay muchas cosas que no concuerdan, reglas que habían sido cambiadas de anteriores versiones del juego y no se habían actualizado…

    Las campañas de villanos eran simplemente decirte que podías crear unos héroes malvados y ya está. La creación de bosses te deja dos opciones crearlos como héroes o inventártelos… con poca ayuda más. Las campañas en sí no tenían mucha gracia, entre el sistema de personajes poco trabajado y muy sencillo y la ausencia de objetos mágicos interesantes (los tesoros incluidos en esta expansión no estaban muy currados) No daban para una progresión interesante.

    Los encuentros de ciudad, inspirados en el clásico Warhammer quest, me parecieron una burla por lo poco inspirados. La idea de simplificarlos y ponerlos en cartas era la correcta, pero para mis jugadores resultó muy poco enriquecedora o simplemente que no aportaba absolutamente nada.

    Pese a todas estas cosas leí, jugué y algo pude aprovecharlo, pero luego buscando en internet ya vi el resto de la historia, para empezar el desastre que supuso el suplemento en Kickstarter, con los manuales con todas las referencias de páginas cambiadas por XXX. Luego las quejas de la comunidad cuando vieron lo mal que estaba hecho el suplemento. Y al final, con el kickstarter de Star Saga Mantic aceptó que la habían cagado, que era un suplemento que no había cumplido lo prometido ni la calidad suficiente. Poco después se filtró que Jake Thornton (el diseñador) había entrado en disputas legales con Mantic por (según rumores) no haber cumplido con este trabajo. Investigando este suceso vi que Mantic había escuchado lo que la comunidad había pedido en el Kickstarter de Dungeon Saga y había puesto a Jake a trabajar en esto, pero Jake no era muy fan del Warhammer quest antiguo ni estaba interesado en un juego con progresión ni toques de roleo light que era lo que la comunidad pedía.

    En resumen, un suplemento cogido por pinzas, que es jugable, pero que si hubiera cumplido las expectativas hubiera hecho de Dungeon Saga el dungeon crawler definitivo.

    Y que conste que yo me considero fan de Mantic…

    0