[Reaper] Primera partida a Warlord (bis 2)

 

  ¡Saludos a todos! Hoy traemos una noticia que seguro que nadie se espera: ¡Hemos probado en nuestras propias carnes cómo es una sesión de Warlord!

Em… ¡ah, vale! ¡Que soy el último!
Maldito Real World…

Bueno, pues nada… creo que después de los posts de Namarie y Hackans poco más se puede añadir a parte de mi opinión, así que es lo que vamos hacer. Y como suele ser habitual en estos casos, lo mejor es ir por partes.

Las listas

Al principio, al ir con la mentalidad Warhammer, el hacer las listas puede ser un poco “lioso”. Pero la verdad es que en el fondo es la mar de sencillo. Solo hay que hacer un reset completo y pensar que en el fondo es un juego de escaramuzas y las miniaturas son totalmente independientes durante la partida. El concepto de “unidad” es totalmente distinta a la que conocemos de juegos parecidos y aquí solo tiene utilidad a la hora de la activación (mover, atacar, disparar, quedarte mirando las musarañas…).

Los conceptos para hacer las listas son muy sencillos: un jefe de unidad ha de llevar a X miniatura como mínimo y N como máximo. Ninguna de ellas puede costar más que el propio líder (salvo los élites, que también están limitados por el propio “jefe de unidad”). Punto pelota. Y todo esto viene definido en las habilidades de cada miniaturas, y no en una tabla externa.

No hay restricciones de X puntos en determinados tipos de unidades ni nada por el estilo. Cada miniatura indica sus propias restricciones, que normalmente suelen ser cuánta gente ha de estár en la misma unidad que él, si ha de ir solo o si es una miniatura única (como un personaje especial).

No se puede decir que exista una gran variedad de combatientes, pero si lo comparamos con los tipos de tropas de Warhammer, a este pobre enano se le hace la boca agua al ver las posibilidades que tiene… y además: ¡MONTURAS Y MONSTRUOS! ¡ENANOS CON MONTURAS Y MONSTRUOS! MWAAAHAHAHAAAARGLGRRGLLLRG….

El sistema de juego

Poco mas se puede añadir a lo que ya han comentado… rápido, sencillo, y con un multiplayer realmente interesante, fácil y factible.

El sistema de cartas hace que al no tener un orden concreto, sino aleatorio, debas de mirar mucho cómo dejas las unidades.
Acostumbrado a juegos en los que los turnos no son fijos, como en SphereWars, aprendes a ver la gracia de este sistema. Puede parecer que sea menos estratégico, pero creo que es más bien todo lo contrario. Como no sabes si en el siguiente turno vas a poder mover antes que tu contrincante, te tienes que pensar mucho cómo dejas las unidades.
En juegos de orden estático como Warhammer es bastante mas rígido y se suelen hacer cosas como dejar las unidades a determinada distancia para que no te puedan cargar y luego realizar tú la carga. Pero si al siguiente turno existiera la posibilidad de que no puedas mover tú primero, eso sería mucho mas arriesgado y tendrías que buscar alternativas, y ademas, poder defenderte. Opino que es un sistema bastante original, que aporta un nivel de táctica distinto. No veo que sea tan “a suertes” como se ha comentado (aunque no niego que la suerte influye y un trilero de casino te la pueda liar barajando las cartas :)).

En cuanto al combate, solo se puede decir una cosa: mortal. Las miniaturas caen como moscas, y los disparos, aunque son importantes, no son tan letales como en otros juegos donde puedes ganar sólo a base de disparos.
Lo que realmente me ha gustado es el tema de los ataques simultáneos. Salvo que se tenga alguna regla especial, después de atacar, te ataca tu contrincante, aunque esté muerto. Y te puede matar. No es raro ver combates en los que dos miniaturas se matan mutuamente en el mismo combate.

Una cosa que me ha llamado la atención es que hay pocos dados en juego y se requieren muy pocas tiradas (del orden de una para resolver cada accion). Durante la partida de ayer, tiré como máximo 2 dados simultaneamente, y el que mas dados lanzó fue Nama: 4 dados. Comparado con los 20+ que puedes llegar a tirar en Warhammer, la verdad es que es un cambio agradable.

El movimiento también es interesante. Los enanos, siendo mas lentos que el resto de unidades, mueven 5″. Solo un punto menos que los humanos. Son lentos, sí, ¡pero no son tortugas enlatadas! Esto hace que un enano pueda mover un máximo de 12″ en un mismo turno. Eso son 30 cm. Las miniaturas aquí corren de verdad, y hace que las distancias sean más cortas de lo que puede parecer en un principio… y, por consiguiente, el juego es más rápido.

El tema de escenografía está simplificada al máximo. Impide visión, da cobertura y resta movimiento. No hay más. Y un detalle que me ha llamado la atención: subir una cuesta resta movimiento. ¡¡¡Por fin alguien piensa en la gravedad!!!

La partida

La partida fue bastante entretenida. Empezamos pasadas las 7 pm y terminamos a las 8:30 pm. Una hora y media para hacer una primera partida, mirando reglas constántemente y con dudas sobre todo. Es cierto que eran pocos puntos y sin habilidades especiales, pero éramos tres bandas enfrentadas, no dos. Con esto puedes ver que se pueden hacer perfectamente un par de partidas en una tarde, incluso siendo más de dos en cada partida.

En mi caso, tenía dos unidades. Una con un Sargento, dos ballesteros y dos soldados raros, y la otra con un Sargento Minero y tres mineros. Por desgracia, en este caso pagué la habilidad de movimiento subterráneo y no la pude usar, pero como los demás tambien tenían habilidades que no podían usar (sobretodo la Vampira Moulinex de Nama), la cosa quedó bastante equilibrada.

Más o menos os han explicado cómo ha ido la cosa. En mi caso, dejo los ballesteros parapetados detrás de una valla y los utilizo para dañar a los humanos de Hakans. Los mineros los dejo cerca de los ballesteros para cubrirlos si hace falta, mientras que el resto lo muevo hacia un seto que nos separa de Nama y sus zombis.
Los mineros hacen lo suyo matando a los chuchos y dejando tocados a un par más de los soldados de Hakans antes de morir. Mi Sargento y sus dos soldados mueren a manos de la Vampira de Nama y uno de sus zombis (el otro murió antes), dejando el terreno listo para que Hakans la rematara.
En el último turno solo queda un ballestero enano y una arquera humana de Hakans (Nama está fiambre… quiero decir, más todavía). Disparo con mi enano, parapetado tras la valla que tanto le ha protegido antes y la mata. Pero está el contraataque de la arquera, la cual también me mata a mí. Resultado final de la partida: No ha quedado nadie vivo sobre el terreno de batalla.

Mi opinión respecto al juego es que tiene mucho potencial. El sistema de turnos aleatorios y limitados a una unidad solamente, da un punto de incertidumbre que va algo más allá del típico turno de orden indefinido. Tal vez le echo en falta algo más de interacción en los turnos ajenos (mis queridas órdenes de SphereWars), pero eso se suple con los ataques simultáneos. Creo que con las habilidades el juego ganará, pero que a demasiados puntos puede ser un cristo como no se usen sistemas para tener claro qué miniaturas van en cada unidad.
A parte de esto, creo que el libro va a terminar por caer en mis manos, a pesar de estar en inglés.

¡Ah! Y para todos aquellos que se han leído todo el tocho, o han pasado de él y han ido directamente al final, ¡un bonus track!

 

Acerca de UnDomain

¿Yo? Yo me apunto a un bombardeo...

6 Replies to “[Reaper] Primera partida a Warlord (bis 2)”

  1. – Sí que el sistema de creación de ejércitos puede ser un poco difícil de entender si se viene con la costumbre de otro juego.
    En cualquier caso es interesante recordar que en la página de Reaper tenéis un gestor (¡gratuito!) de listas de ejército: http://www.reapergames.com/warlord.php?display=ArmyCreator

    – Si te han molado las posibilidades de los enanos en Warlord espérate a ver la lista de enanos nórdicos de Savage North: valkirias, avatares de dioses, golems, osos… Lo vas a gozar 😉

    – El sistema de combate recuerda mucho al tema de la CA de D&D: hay un factor que engloba características como la armadura, la resistencia o agilidad. Esto permite jugar sin tener que estar haciendo montones de tiradas (impactar, herir, salvación…) que solo sirven para relentizar el juego.

    – Desde luego con las reglas especiales el juego gana profundidad y posibilidades tácticas, pero va a obligaros a estar más atentos. Para empezar a probarlas yo sugeriría la misma partida usando las habilidades; ya saltaréis a 500 pts más adelante.

    – Coincido en la opinión sobre el sistema de turnos 🙂

    – ¡Por fin una foto! Gracias 😀

    0

  2. @Endakil:
    Equipo!! he visto equipo!! Creia que no se podia personalizar los PJ :S

    Lo de las valquirias no lo he visto… ¿no estan disponibles? ¿Como se llaman?
    Enanos con valkirias!! a mi me da algo! 😀

    ¡¡ANGELES DE GUERRA TUS OJOS VEN!!

    0

  3. @Undomain: Cada Warlord añade ciertas reglas especiales a TODO el ejército.
    Y encima puedes comprar algunos (muy pocos pero algunos) “objetos mágicos”.
    Savage North es el libro que es más caro aunque tenga las mismas reglas, añadiendo más trasfondo, páginas a color, mejor maquetación y 8 listas nuevas incluyendo Elfos Silvanos, Wolfen y enanos más molones. Tengo que pillármelo -_-‘

    0

  4. …incluyendo Elfos Silvanos, Wolfen y enanos más molones. Tengo que pillármelo

    Y drows. Y una facción de chicas guerreras 🙂

    0

  5. “Disparo con mi enano, parapetado tras la valla que tanto le ha protegido antes y la mata. Pero está el contraataque de la arquera, la cual, tambien me mata a mi. Resultado final de la partida: No ha quedado nadie vivo sobre el terreno de batalla.”

    Pues si no ha quedado nadie vivo ganaría Namarie por aquello de llevar “no muerticos, ¿no? XDDDDD

    Bromas aparte, parece un final algo anticlimático, aunque así nadie ha ganado y hay excusa para “la revancha” 😉

    0