Pequeña expansión de Warhammer: Guerras Civiles – Las Facciones (2/3)

Tras hablar un poco sobre los motivos y el trasfondo de los ejércitos para luchar entre sí en una guerra intestina en el anterior artículo, llegó la hora de comentar las reglas especiales que deberían aplicarse.

Y es que una batalla de guerra civil, donde luchan dos ejércitos de la misma raza o ejército entre ellos, son un poco “peculiares”. Veremos por qué.

Organización del ejército (las “facciones”)

Es muy común que cuando dos ejércitos de la misma raza se enfrenten entre sí, en realidad los que se estén enfrentando sean distintas facciones dentro de la misma raza.

Cada clan, provincia, tribu o facción en realidad posee sus propias tropas únicas o más representativas -la provincia de Reikland es conocida por las unidades de Grandes Espaderos o la propia Reiksguard, o la de Nuln por sus máquinas de guerra y artillería; el Clan Strigoi utiliza monstruos enormes y necrófagos, mientras que el clan Dragón Sangriento es conocido por su caballería pesada esquelética (¿o son vampiros?). O como se comentó, una guerra religiosa del Imperio entre los seguidores de Sigmar y los de Ulrik, por ejemplo, un ejército utilizaría básicamente sacerdotes de Sigmar como héroes, mientras que el otro utilizaría bastantes unidades de caballeros del Lobo Blanco o guardia teutógena.

Por otra parte, sería divertido jugar una batalla de un clan goblin atacando a un clan de orcos, ¡donde un ejército estuviera compuesto solamente de goblins, y el otro sólo de orcos! (o más divertido aún: de Gnoblars contra Ogros).

– Para representar esto, cada ejército dispondrá de un +25% de puntos adicionales para gastar en unidades adicionales. Estas nuevas unidades, no cuentan dentro del límite de porcentaje para unidades Especiales, Singulares, Héroes o Comandantes permitidas, pudiendo sobrepasar estos porcentajes. Es muy similar al procedimiento utilizado en la expansión de Tormenta de Magia, donde se podían gastar un +25% de puntos en Monstruos, Hechizos y demás. Sin embargo, estos puntos no pueden utilizare para adquirirse objetos mágicos adicionales para ningún héroe.

Por ejemplo, si uno organiza un ejército de 1000 ptos, tras organizar el ejército de forma legal respetando los porcentajes (25+% en Básicas, 0-50% Especiales, 0-25% Singulares, etc.), podrá adquirir un +25% (es decir, 250 ptos adicionales) para adquirir cualquier tipo de unidad que deseé (sí! Se podrían adquirir 250 ptos sólo para nuevas unidades singulares, o gastarlo todo en nuevos héroes, o todo en Especiales, o en cualquier combinación posible, o incluso con más unidades básicas). Excepto en nuevos objetos mágicos, se pueden gastar esos puntos como uno desee.

Las reglas no dicen nada al respecto, ni el jugador tiene obligación alguna para adquirir unas unidades u otras: por ejemplo, estratégicamente puede ser muy buena idea elegir Sacerdotes de Sigmar y Caballeros del Lobo Blanco en estos 25% de puntos adicionales (no lo sé, es sólo un decir), aunque temáticamente fuese precisamente la causa del enfrentamiento. O adquirir una unidad de necrófagos, un vampiro del clan Lahmia y otro del Von Carstein en estos puntos adicionales, no siguiendo ningún patrón trasfondístico, sino meramente táctico para ganar la batalla (lo cual está muy bien y es 100% legal y respetable).

Pero aquí radica la diferencia entre un jugador con espíritu de Warhammer y otro jugador culoduro. Mientras que el primero se ceñirá y organizará un ejército siguiendo una temática muy particular (no solo en esos puntos adicionales, sino en la organización de todo el ejército entero), el otro aprovechará las mil y una tácticas más óptimas de organización para ganar la batalla, aunque sea haciendo listas de ejército estrambóticas.

Y aquí es donde tenemos que volver a hablar del trasfondo.

goblins vs orcos
(¿Alguien se atreve a jugar una partida de goblins contra orcos?)


El trasfondo y la temática

Creo que para jugar una guerra civil en WH, la mejor opción y la más divertida es que ambos jugadores acuerden de antemano un trasfondo en particular. Es decir, que desarrollen o expliquen los motivos de la propia guerra. Y lo más importante aún, que elijan a qué facción (clan, tribu, provincia, pirámide o castillo) representa su ejército en particular.

Creo que no hace falta que organicen su ejército “base” en torno a la temática de su facción (no hace falta llegar a tales extremos, sobre todo si uno no posee las miniaturas suficientes), pero sí que creo que lo más interesante sería que esos puntos adicionales (el +25% en ptos) se gastasen en tropas propias o emblemáticas de esa facción en particular (Ratas Ogro si se organiza un ejército del Clan Moulder, orcos salvajes si se quiere organizar una tribu de orcos salvajes, etc.).

Además, proporcionará la excusa perfecta para organizar un ejército centrado exclusivamente en una temática, lo que le daría un toque muy personalizado al propio ejército, sobre todo en la pintura: uno podría pintar un esquema de colores para los uniformes de las tropas del imperio de una provincia en concreto, o la correspondiente heráldica para los caballeros bretonianos que sirven a unas tierras y castillo en particular, etc.

Creo que éstas no son reglas apropiadas para jugar en un torneo o partida oficial, pero son una oportunidad perfecta para jugar una partida con los amigos, o incluso toda una campaña entera, donde la narración de la partida (“el rolear” con los ejércitos y personajes, como se suele decir) es la parte más divertida.

(Se me hizo tan largo esta parte del artículo, que en el próximo acabaré de comentar otras reglas adicionales que pueden aplicarse en guerras civiles).

7 Replies to “Pequeña expansión de Warhammer: Guerras Civiles – Las Facciones (2/3)”

  1. Es algo bueno que tiene el Warhammer pero que mucha gente lo olvida:

    No estás obligado a jugar SIEMPRE bajo las reglas de Games Workshop a la hora de jugar con los colegas…

    0
  2. @varghar: He dicho esto 289742652098 de veces a los colegas. A ambos no nos gustan unas reglas, pero él no quiere cambiarlas porque desequilibrarían los puntos. Razón tiene, pero al final acabamos jugando ambos con reglas que no nos gustan…*sight*

    0
  3. Pues yo no me cansaré de repetir que hasta que no se hagan unas reglas caseras entre aficionados que se empiecen a popularizar, actualizar, e involucren a todos los ejércitos, … seguiremos quejándonos de lo mismo. Somos nosotros los únicos que por pereza no nos lo curramos.
    Es que siempre esperamos que todo nos lo de hecho GW. Y esto por ejemplo con los juegos de mesa no ocurre, y los tuneos y las reglas de la casa están a la orden del día.

    0
  4. Como comenta el articulo, cuando se hace una guerra civil, hay que crear distintas “facciones” enfrentadas. Y en el caso de Warhammer esto sería tan sencillo como restringir algunos tipos de tropas para cada una de las facciones. Por supuesto, esto puede desequilibrar la partida si el libro de ejercito no está preparado para esto, pero creo que con un poco de cabeza la cosa se solucionaría rapido.

    Las batallas temáticas o las campañas temáticas son muy divertidas, y una parte imprescindible del juego. Jugar tan solo para ir a torneos y perderse esto me parece tristísimo la verdad.

    Una vez mi hermano y yo hicimos una campaña en arbol de 3 partidas, con un hilo argumental definido (Imperio defensores vs Mercenarios Invasores); Y en la primera, que era una batalla campal normal, tan solo por la sensación de ver que esa batalla tenía una razon de ser dentro de una historia, ver a los personajes representados en figuritas, y saber que el resultado de aquel enfrentamiento llevaría la trama hacia un resultado u otro, ya valía mucho la pena.

    Creo que estaría genial que GW (o los aficionados) sacasen de vez en cuando algunos libros de campaña o algo así basados en historias pasadas. Por ejemplo, un libro de campaña basado en la guerra civil del Imperio en la época de los tres emperadores. E incluir listas de ejercito temáticas dedicadas a cada provincia.

    Hay otros libros de ejército, como el de Guerreros del Caos, que de por sí se prestan a guerras civiles: en el caso de Guerreros del Caos basta con hacer un ejercito cuyas unidades tengan la misma marca, y otro con unidades de una marca distinta, y “p´alante”.

    0
  5. Pues Ghazzkull, jeje, dile a tu colega que la propia GW alienta a las reglas de la casa en el reglamento de cada edición!!

    Que mucho se le critica, pero ellos con que les compren las minis dan total libertad a la hora de cómo tú las juegues CON LOS COLEGAS…

    Otra cosa, claro, ya son los torneos

    0
  6. Pff el ejercito gnoblar que salio en una white dwarf contra un ejercito de ogros… eso tengo que probarlo un dia de estos xD

    0
  7. Desde luego esta expansión da muy buenas oportunidades para jugar batallas en forma de mini campaña con ejércitos del mismo libro

    0