[No Solo Minis] Starcraft

Kerrigan, reina de espadas.

Saludos, señores de la guerra.
Anteriormente, en ¡Cargad!, hemos hablado de Warcraft y Warcraft II, ahora le toca su turno a Starcraft.

Y es que Starcraft es un caso a parte en muchos aspectos. No en vano medio mundo estámos esperando con ánsias la salida al mercado de su segunda parte… doce años después de su lanzamiento. Doce años (sin contar Broodwar que al fin y al cabo fue una expansión).

Y en estos doce años aún mantiene una más que fiel comunidad de jugadores. ¡Pero si hay competiciones mundiales de Starcraft! Y lo de Korea es para darles de comer a parte, pero ahí están.

¿Y que es lo que tiene Starcraft para generar todo este movimiento? Pues no lo se, pero no será por no intentar averiguarlo.
Tras un más que exitoso Warcraft II y su secuela, Blizzard volvió a la carga con Starcraft en 1998 (aunque a Europa no llegaría hasta el 2001). ¿Y que traía el nuevo juego? Bueno, para empezar su ambientación futurísta.

Starcraft, como su nombre indica, esta ambientado en un futuro lejano. Esta ambientación (junto con la del Warcraft original) es la que ha originado la controversia entre los universos de Blizzard y Games Workshop. Si es cierto que Starcraft está basado (o influenciado) por Warhammer 40.000, si el juego estaba inicialmente pensado (al igual que se sospecha de Warcraft) para entregarlo a Games Workshop, los creadores del juego eran aficionados a los wargames, o simplemente decidieron que si funcionó para el primer juego fucionaría para el segundo… es algo que no sabremos nunca.

Pero centrémonos en el juego. ¿Que es lo que hace a este juego tan interesante?

Para empezar traía la modalidad de juego online. Y no sólo partidas por router con tu otro amigo geek (aunque aún no estaba acuñado el termino) que tenía un modem (ese no era yo, os lo aseguro, ninguno de mis amigos tenía una conexión a internet y lo más que podíamos hacer era ir al ciber de turno a echar unas partidillas en LAN). No. Starcraft estaba preparado para funcionar con Battle.net de Blizzard (que fue estrenado con Diablo). Eso lo hacía terriblemente interesante para jugar contra algo más que la máquina.

Sin embargo la mayoría de gente por aquí jugábamos en modo offline. ¿Y que traía Starcraft? Pues traía una historia. Así de simple, así que de claro. El elemento más importante de Starcraft era su historia. Una histora llena de giros ocultos, dobles morales, tramas y subtramas y realmente un soplo de aire oscuro a un mundo lleno de princesas que salvar. En este aspecto el juego usa y abusa de las secuencias usando el motor de juego. Era normal que en ciertos momentos el juego simplemente pasara de ti y empezara a mostrar un diálogo entre varias unidades o personajes. Y que personajes, señores. Que personajes. Jim Raynor, Sarah Kerrigan, Acturus Mensk,  La Supermente, Tassadar, Zeratul,… Y batalla tras batalla se te plantea un giro de guión tras otro, que no voy a describir por si alguien tiene ganas de pasarse el juego una vez más.

Y es que la historia que narra Starcraft es compleja y profunda. El juego trae consigo tres facciones (de las cuales hablaremos más adelante) y cada facción trae consigo su campaña. Y cada una de estas campañas narra una porción de la trama principal cogiendo el relevo donde lo dejó la campaña anterior.

En conclusión, en el modo campaña lo importante es la historia. Pero mucho. Hasta el punto que por exigencias del guión (y esto fue muy grande en su momento) las condiciones de la misión cambiaban de improviso por eventos en la batalla. Prefijados, sí, pero cambiaban, y eso amigos, nunca lo habíamos visto antes.

Starcraft tiene una de las historias más épicas y sombrías que he tenido el placer de jugar.

En cuanto al juego en sí… ¿que ofrece Starcraft? Si lo más importante en el juego es la historia, lo más duradero es su funcionamiento. El juego establece tres facciones completamente diferenciadas y equilibradas. Atrás quedaron las facciones con diferentes versiones de un mismo tipo de tropa: las tres facciones no tienen nada que ver. Los humanos, los zerg y los protoss no podrían ser más diferentes entre sí. Y las tres facciones son muy ricas en diversidad de tropas, edificios, habilidades especiales y demás. Desde reglas generales (como poder construir en cualquier punto del mapa, regenerarse o tener escudos protectores) a tener tropas y habilidades específicas y únicas (enterrarse bajo tierra, doparse, sacrificarse para crear otra unidad).

La mecánica de juego sigue siendo la misma que en Warcraft II: gestión de recursos y construcción de edificios y unidades, diferentes upgrades de habilidades y un árbol de tecnologías y edificios que te permiten construir tropas a cada cual más burra.
Por otro lado las batallas navales de Warcraft II han desaparecido por completo, quizás por no tener sentido, dejando sólo batallas aéreas y batallas terrestres. Sin embargo hay un punto añadido que innova sobre Warcraft II: el terreno a diferentes niveles. Y es que el terreno ya no es llano, sino que tiene diferentes niveles comunicados por rampas de acceso normalmente y que da más opcones estratégicas y tácticas al juego. Un terreno superior desde un nivel inferior es invisible (“warfog”), pero desde el nivel superior se puede ver (y por tanto disparar) a un nivel inferior. Pero claro… también están las unidades aéreas que sí pueden eliminar la “warfog” y por tanto hacer visible a las unidades.

Pero lo que jugablemente más destaca en este título no son las novedades sino el equilibro y lo diferentes que son las tres facciones. Cada cual con un estilo de juego propio y diferenciado y además completamente ajustable a cualquiera de las tres posibles facciones (las otras dos y una misma, por supuesto). Además cada facción tiene una marcada personalidad. Los Humanos son unos contructores de fortalezas sin igual y sus edificios puede ser construidos sin limitaciones y además pueden transportarse por aire a otros lugares. Los protoss tienen un ejercito completamente formado por élite (mejores tropas, mejor tecnología, mejor todo) sin embargo son caros y lentos en la construcción. Y los Zerg son innumerables, una verdadera plaga, cuyos individuos pueden ser (y son) sacrificados sin pudor por las supermentes que los gobiernan.

En cuanto a gráficos, el juego abandona la vista superior de los dos anterior juegos por una vista isométrica. Y gráficamente destacaba, aunque no demasiado. Los gráficos no estaban tan detallados como en Warcraft II. Pero eso tiene un porqué: las unidades son más pequeñas y la visibilidad es mucho más amplia. Y es que la cantidad de unidades en pantalla es abrumadora. Los grupos de ataque se forman por decenas de unidades y ver un ataque de Zerglings llenando por completo la pantalla es algo completamente abrumador (de hecho en una de las misiones iniciales el objetivo es sobrevivir a una oleada de estas características). Los ejercitos se forman no por decenas, sino por cientos de unidades. Por supuesto no se pueden ver todas en pantalla en el mismo momento (simplemente no “caben”), pero ver el radar del minimapa inundado de color rojo (el enemigo) mientras que en una esquina acurrucado estás tú  (azul) impresiona. Y mucho.

Starcraft, muchas unidades. Pero muchas ¿eh?

Todas estas características fueron mejoradas, si cabe, en su expansión: Brood War. Si bien la historia decae un poco, puesto que se limita a explorar las consecuencias del final de la primera parte, el resto es mejorado considerablemente. La IA del juego mejora notablemente. Los escenarios son amplicados ampliando enormemente la elección en el juego online. Las nuevas unidades aportan nuevos retos tácticos y corrijen problemas tácticos (¡esas médicos!).

En resumen. Para bien o para mal Starcraft marcó época. La historia, la jugabilidad, la táctica y en definitiva el juego han sobrevivido durante todos estos años con grandes aficionados a él. Y no es por casualidad.

Es uno de los pocos juegos con tantos años a su espalda que no se considera abandonware por que se sigue vendiendo.
Algo tiene que tener este juego cuando genera cosas como ésta:

¿Y vosotros, Señores de la Guerra? ¿Habéis comandado ejércitos y conquistado las estrellas?

17 Replies to “[No Solo Minis] Starcraft”

  1. Para mi este es el mejor juego de estrategia jamás creado, muy por encima de warcraft e infinitamente mejor que otras sagas como age of empires o empire earth.
    Yo también espero con ansias el 2. de hecho hace poco me rejugué todas las campañas del original y el broodwar para recordar la historia al detalle, jeje

    0

  2. @McAllus: La verdad es que también creo que como juego de estratégia está muy por encima de otros de la misma época.
    Y ya haces bien en esperar el 2, por que está de muerte. A ver si consigo tiempo y hago un artículo antes de que salga a la venta. 😛

    0

  3. Por cierto, para los seguidores tanto de Starcraft como de Warhammer 40.000, circula por la red una adaptación del mundo de Starcraft a 40.000. Está bastante bien, pero no recuerdo muy bien de donde la saqué (creo que de la antigua página Inquisidores)… si alguien lo quiere, que se ponga en contacto conmigo por el foro de La Armada.

    0

  4. Este es uno de esos juegos a los que no logré jamás pillarle el truco. Yo me introduje en él de forma forzada, jugando con un amigo (jugador habitual) en un ciber (qué tiempos xD). La experiencia fue más o menos la siguiente:
    – ala que es eso, que chulo! y con esto que coño hago, ah si puedo hacer esto y lo otro…
    – rush 5 minutos
    – has muerto

    Luego lo intenté alguna que otra vez, con escenarios en solitario y demás, pero jamás le pillé la velocidad de crucero al juego xDD

    0

  5. @Nirkhuz: Buscaré a ver si hay MODS interesantes por ahí. No puse en su moment los mapas de Warcraft II con el mapeado de la Tierra Media y ahora me arrepiento… quizás algún día hable de mods para todos los juegos que llevemos comentados. 😛

    0

  6. @aira: Jajajaja! A mi me pasó lo mismo tres cibers más para allá, pero con el Quake (el II o el III, no me acuerdo).
    Empieza la partida. “¿Con que dices que se cambia de arma?”. Pam. Muerto. “Oye mira… que me pongas el starcraft ¿vale?” 😛

    0

  7. Pero que juegazo.
    El viernes pasado estuve echando una partida con unos amigos en red.
    Que divertido, que de posibilidades y que barrabasadas se pueden hacer.
    jejejeje

    Me encanta.
    Creo que me he vuelto a viciar…
    :S

    0

  8. Y funciona en Wine! xD

    Yo no me lo he pasado, la verdad. No tengo tanta paciencia para los videojuegos como mi hermano XD. Pero ahí lo tenemos, Starcraft y BroodWar, en una reedición por 10 euros o cosa así.

    Grandes clásicos de hoy y ayer, sí señor.

    Salud

    0

  9. Juegazo, me lo habré pasado 4 o 5 veces y la expansión un par. Es esa historia que no aburre, la posibilidad de enfocar cada misión de formas distintas aún dentro de su linealidad (¿le envío una división entera de marines y goliaths o le masacro con cruceros de batalla?) y marcarse retos, como pasarse las misiones tácticas (las que son sin base, con un puñado de tropas y ya está) sólo con el héroe o sin perder ningún efectivo… Una maravilla, aunque el multijugador nunca fuera lo mío. Miedo me da que la secuela no le llegue ni a la suela…

    Por cierto, lo del parecido con WH40K puede (o no) ser cierto, pero también en la otra dirección: los Mántifex tiránidos son Hidraliscos zerg. Y los Tau siempre me han parecido Protoss…

    0

  10. Pues si habláis así del starcraft, creo que deberíais hablar del Warcraft 3 Reign of Chaos y Frozen Zone, porque en toda mi vida he jugado a un juego mejor de ordenador, ni siquiera el mitico AOEII Conqueros.

    0

  11. Lo que me atrajo de este juego fue su historia. Jod## si parecia que estab dentro de una pelicula mandando a mis tropas. De los que mas horas he echado viciandome junto al Diablo.
    Saudos

    0

  12. Yo tambien era un puto viciao del juego este y hace poco lo volví a jugar

    0

  13. A mi el StarCraft me cogió “ausente”, fue por aquella época cuando comenzaba yo con los ordenadores (internet vino después), pero no conocí el StarCraft hasta un tiempecillo después que me lo pasó un compañero, y ya habiendo visto juegos como AoE II, Tzar, etc pues el StarCraft me parecía “anticuadillo” por sus gráficos y poca “movilidad”, pero como bien explicáis su riqueza estaba en otros aspectos.

    En cuanto a lo de StarCraft vs GW pues sí, y no son teorías (es como decir que el satélite Jápeto es producto de la naturaleza xDD).
    Por lo que sé Blizzard quería dedicarse a hacer las versiones “videojugueras” de los tan aclamados wargames de GW, a lo cual por lo que sea esta se negó, ¿y qué hizo Blizzard? Aprovecharse de las leyes pertinentes que te permiten copiar exagerádamente algo sin que te lo califiquen de plagio aunque así sea (p.e. en D&D hay un demonio practicamente igual que el Balrog de Tolkien, pero éste se llama “ingeniosamente” Bálor -> http://www.wizards.com/dnd/images/art_preview/20080429_114728_0.jpg ).

    Dicho esto es facilmente visible que los Terran (y su característico color azul) no son más que una copia del tan aclamado capítulo de los Marines Espaciales Ultramarines de GW, de hecho en inglés los soldados en el juego aparecen como Marines; así como algunas de sus unidades (Goliath/Dreadnought). O el caso de los Protoss que son muy similares a los Tau de GW e incluso usan el mismo color predominante en los Taus de GW.
    Pero el mayor descaro de plagio (no considerado así por las leyes de la “justicia”) es para los que tengáis (o podáis ver) las versiones más antiguas del 40k veréis cómo los Tiránidos (sobretodo en sus antiguos codex) tienen la forma de la cabeza igual que la que tuvieron luego los Zergs, así como su “aspecto” en plan especie alienígena biomorfa basada en una Supermente (Mente Enjambre en GW), con ataques a mansalva con cientos de unidades sacrificables zerglin (hormagantes en GW), que ifnectaban planetas, que surgían “torres de biomasa” que expulsaban gases y tal en GW (y en StarCraft estas “columnas” de biomasa atacaban), etc
    En serio, echadle un ojo a los códex antiguos de los Tiránidos y asombraros:
    Zerglin = Hormagante:
    http://starcraft.incgamers.com/gallery/data/533/medium/Zergling_psd_jpgcopy.jpg
    http://laplace.bruno.free.fr/images/Images%20Tyranide/N&B%20Hormagaunt.jpg

    0

  14. Ultralisco = Cárnifex:
    http://ui18.gamespot.com/1297/ultrahires_2.jpg
    http://laplace.bruno.free.fr/images/Images%20Tyranide/N&B%20Carnifex.jpg

    En fin, aqui teneis algunas de las imagenes de lso antiguos Tiranidos, juzgad por vosotros mismos:
    http://kofler.dot.at/40k/tyranid.html

    Y no acaba ahí la cosa, la rivaldiad entre Blizzard y GW continúa, a pesar de lo extrañamente raro que hayan dejado ganar en el Golden Demon a la miniatura del 40k que evidentemente representa al Terran que sale en el trailer de StarCraft 2 (hasta con el puro), es muy raro sí..
    Pero hace un tiempo me llegó un mail de Blizz (de cuando jugaba al WoW, y puedo hacer captura si queréis) y en el Blizzcon 2009 regalaban una mascota para el juego la cual se llamaba “el murlock marine”, supuestamente haciendo mención a su propio juego starcraft y demás… pero el cual podrían haber llamado “el murlock terran” y no marine, además era de color azul; además creo recordar que coincidía con algo que hizo o sacaba GW, pero ahora no lo recuerdo. No es que fuera un plagio, era una forma de sacar algo pero que a la vista de todos no parece nada más, pero que tras la cortina se ve un claro guiño a GW.

    0