¿Juego o juguete?

Mucho se ha hablado de si los juegos de estrategia con miniaturas tienden más a ser “juguetes” últimamente, con tanta miniatura prepintada coleccionable y más plástico que metal… Pero, ¿es ese debate correcto?

Bajo mi punto de vista, se están confundiendo términos. Creo que aunque se trate de prepintadas, estamos hablando de juegos, ya que hay reglas y objetivos. Incluso algo tan malo como Transformers debe ser considerado como juego. Así que Confrontation sigue siendo un juego (aunque pase sus miniaturas a prepintadas) y Games Workshop sigue haciendo juegos y miniaturas para juegos (aunque no sean de metal).

El debate debería encaminarse, creo, hacia si estos juegos están desviándose hacia “juegos de mesa” o “hobby“. El ajedrez es un juego (no un juguete) pero su parte de “hobby” es casi nula (seguro que hay quien pinta sus peones). Y parece que los wargames tienden también a acercarse a “juego de mesa” más que “hobby”. ¿Qué es lo que llamamos “el hobby”?

Para empezar una chulería, porque el aeromodelismo, los trenes o hacer punto de cruz también son un hobby… pero bueno. El hobby como lo entendemos los aficiondos a wargames se puede dividir en tres aspectos: juego, miniaturas e historia. El juego en sí es una tercera parte. Las otras dos terceras partes las ocupan las miniaturas (modelado, transformaciones, pintado) y la historia, que es lo que le da “chispa” al hobby. La historia, el trasfondo, imaginar que realmente ése de ahí es Annibal cruzando los alpes, o Marneus Calgar pegando puñetazos a los orkos.

Por desgracia, algunas empresas (Rackham, Wizkids, Wizards) nos empujan a olvidar un tercio del hobby (al vendernos miniaturas ya pintadas y montadas), y en algunos casos el trasfondo se da casi por nulo o casi nulo (Heroscape) o por conocido o “que puedes tener fuera del juego” (Flames of War, Señor de los Anillos, Star Wars, DBA, Heroclix).

De momento, Games Workshop (Warhammer, 40.000 y derivados), Privateer (Hordes y Warmachine) y Corvus Belli (Infinity) son las tres empresas que más cuidan las “tres piedras” del hobby, tras “caer en las prepintadas” Rackham. ¿Se unirá alguna más? ¿Caerá una de las tres? El tiempo lo dirá…

9 Replies to “¿Juego o juguete?”

  1. Hola, no digo que no tengas razon, pero hay gente, por ejemplo que juega a warhammer o juegos de miniaturas y pasa olimpicamente del pintado y montado, asi que no encuentro mal que hagan miniaturas pintadas, es mas tendrias que tener las dos opciones para los que no quieran pintar.

    0
  2. Hola, creo que la tendencia hacia el juguete no es solo por las minis prepintadas (después de todo si hay gente que se dedica solo a pintar minis para otros será por algo) sino más bien por el público al que se están enfocando, que últimamente es para niños vamos; por lo menos en GW, porque en Warhammer cada vez las reglas son más simples (pero no mejores) y potencian más tirar dados y repartir, con menos estratégia. Esta tendencia también se ve en otra de las mayores leyendas como D&D, que también tiene su componente hobby (pintando tus personajes) y que en su 4ª edición la han hecho más simple que el mecanismo de un botijo, totalmente compatible con su versión de minis y solo es tirar dados y ver quien es más burro; quitando de enmedio de un plumazo dos de las tres partes del hobby que comenta namarie, y que casi ya ni es un juego de rol. Esta parece la tendencia de las grandes, espero que no la empiecen a seguir las demás, pero el panorama apunta en esa dirección.

    0
  3. Por mi que hagan lo que quieran pero es muy molesto que te vendan gato por liebre como intenta hacer rackham con sus “prepintados” y su nuevo sistema y es que no es lo mismo dejarse el bolsillo en pequeñas obras de arte que en juguetes

    0
  4. Bueno. Vamos a dar mi opinón al respecto.

    Vayamos por partes (dijo el bueno de Jack).

    Para empezar deberíamos diferenciar entre juego (http://es.wikipedia.org/wiki/Juego) y jueguete (http://es.wikipedia.org/wiki/Juguete).
    Explicado de forma sencilla un juego es una actividad pensada para el disfrute del/los participante/s. Y un juguete es algo que sirve para jugar… a que? pues a un juego.

    Desde el punto de vista purista (de puro de pureza, no de puro de fumar) una miniatura de wargame ES UN JUGUETE, por que ha sido concebida para jugar. Cómo miniatura de wargame, claro. Cómo miniatura para pintar, no, por que pintar no es un juego, es una actividad artística (en mi caso además peligrosa para la cordura una vez se ve el resultado final desastroso). Y cómo representación de un pesonaje (histórico o fantástico) tampoco es un jueguete.

    Pero cómo miniatura de wargame ES UN JUEGUETE. Una miniatura de warhammer está concebida para jugar a warhammer y como tal forma parte del juego y por tanto es un juguete.

    Un busto de marine espacial, no. No está pensado para jugar y su objetivo no es formar parte de un juego. Creo que ese punto lo he dejado claro.

    Y es que se asocia juguete a “infantil”. Y no tiene por que.

    Así que rehagamos la pregunta. ¿Se están acercando los wargames a juegos de mesa? Pues posiblemente, no digo que no.
    ¿Se están acercando los wargames a juegos para un público más infantil? Pues también es posible.

    Ahora bien. No podemos decir una cosa así únicamente por la complejidad de las reglas. Hay simplificaciones que se agradecen, cómo el sistema de magia de warhammer fantasy entre la 5ª y la 6ª edición (aunque mis nigromantes perdieran MUCHO en el proceso) por que hay juegos con una complejidad que va en contra del juego, del disfrute y de la rapidez. Sin embargo sí que es posible (no lo se, por tanto no lo afirmo) que haya cierta tendencia a simplificar demasiado y a enfrentamientos de bichos megaburros (aka: Herohammer).

    Respecto a AD&D y juego de rol… bueeeno… yo soy hombre de Role Master… ¡¡¡JIASJIASJIASJISA!!!

    0
  5. Bueno, respondiendo a PaterZeo (Nagash donde estará Nagash, jeje), desde mi punto de vista claro, hay modificaciones que van encaminadas en mejorar la jugabilidad, y esas siempre son bienvenidas. Desde que llegó la 4ª edición por estos lares, siempre la evolución del juego (por llamarlo de alguna manera…) ha ido pareja a como jugabamos en mi asociación, restringiendo objetos mágicos, valores en puntos, etc… el culmen desde luego fue la 6ª edición, porque recogía todo lo que habíamos estado haciendo para mejorar nuestras partidas, y mucho más haciendo la mejor edición de warhamer fantasy, (siempre en mi opinión) o la más completa, que es mejorable, todo siempre es mejorable, y las cosas podrían estar mejor explicadas, más gráficos, etc… Y 7ª se suponía que debía de ser eso, pero han hecho unas simplificaciones que no mejoran la jugabilidad, simplemente lo hacen más simple… y más burro (notese que las monturas se vean afectadas por el odio o la furia asesina, ¡ala, a tirar dados!) y que creo que no aportan nada al sistema. (Asi es que por aqui seguimos jugando en 6ª) No me da tiempo a más…. es lo que tiene escribir en el curro..jeje

    0
  6. Yo siempre he concebido cualquier wargame como un juego de mesa. Más o menos complejo, con mayor o menor profundidad, pero no deja de ser un juego de mesa. De igual forma que un juguete no tiene porque ser entendido como algo sólo apto para niños, un juego de mesa puede entenderse de muchas maneras.
    Bueno, explicado esto, diré que, desde mi punto de vista, los juegos ‘no virtuales’ que se publican hoy en día tienden a simplificarse para poder captar toda la nueva clientela posible, y esto no siempre agrada a los puristas que de toda la vida han sido fieles a un tipo de juego. Esta simplificación, esta apuesta por la acción a toda costa, creo que viene condicionada por la actitud de las generaciones recientes, la tan manida ‘generación playstation’, que salvo honrosas excepciones, no prestaría atención a algo que requiera de imaginación y no utilice un mando para controlarse.
    Por decirlo de alguna manera y para que quede claro lo que intento decir: los puristas y puretas somos los que siempre que empezamos un videojuego nos tragamos todas las intros y nos preocupamos por la historia, mientras que los nuevos jugadores (a los que van dirigidos también los nuevos juegos de rol y wargames) son los típicos de ‘me paso la intro que quiero pegar tiros ya’.

    Es una pena, las consolas están haciendo más mal que bien. Lo que tenía su encanto ha pasado a convertirse en un simple negocio (donde lo único que triunfa es el género shoot’em up con robo de coches y toques de RPG) desbancando a toda una plétora de juegos clásicos que ya apenas tienen cabida en el mercado.

    Para muestra un botón: yo crecí jugando al Lego clásico, el del maletín. Si miráis los packs de Lego que venden ahora, prácticamente son de ‘junta esto con esto y tendrás listo tu Ferrari Enzo’, todas las piezas están superdefinidas e intentan reducir su número todo lo posible, cuidado no sea demasiado díficil o indefinido….

    0
  7. Ya que lo mencionais el ajedrez es un juego fantástico, de un nivel táctico impresionante, si no jugais mucho os recomiendo que lo desempolveis.

    Respecto al transfondo en warhammer, valoro positivamente que exista, dado que dota a los ejércitos de coherencia y lógica y por tanto cumple su cometido, pero tampoco creo que sea demasiado allá, ni tenga entidad por si mismo.

    0
  8. Holas, estoy totalmente de acuerdo con Aira, ha captado exactamente lo que yo quería decir, pero mucho mejor expresado. Todo esto viene claramente por donde se mueve el dinero, no en vano, los beneficios de las ventas de juegos tanto de ordenador como de consolas varias, son ya mayores que el cine, la música, etc. Y como parece que todos tenemos que estar cortados por el mismo patrón, y que tenemos que pensar igual y hacer las mismas cosas, etc… y hasta sancan el videojuego de las chapas (para la psp… *amazin*) En fin, que lo viejos ROLEROS nunca mueren!!!

    P.D.: Aunque jueguen al Rolemaster!! 😛 (y no pierdan cordura en el intento, jeje)

    0
  9. Un jugador > Cierto. Pero precisamente para eso se está diversificando el mercado: aquellos que quieren sólo un juego, y aquellos que disfrutamos con todo el espectro del hobby. Por eso, que Rackham dejase un mercado para dedicarse a otro, duele (y más cuando las miniaturas que hacía eran guapísimas).

    Darkheim > Es que los juegos de rol están cayendo en picado, cada vez hay menos y estamos lejos de aquel boom de principios de los ’90… :'( Es triste, pero es así. Ah, totalmente de acuerdo, la mejor edición es la Sexta… pero la cagaron en cuando empezaron a sacar libros de ejército XDD Ay, aquél Hordas Invasoras…

    Aira > Por supuesto, los wargames nacieron como juego de mesa (eh, ¿nadie se acuerda de aquel artículo “Historia de los Wargames”? Con las horas y horas que me costó… *sigh*) Y debo decir que DISCREPO COMPLETAMENTE contigo con lo de Lego. Tengo algunas miles de piezas de Lego (más de la mitad son Lego Star Wars, que es bastante “específico”) y te aseguro que aunque salgan piezas “raras” de vez en cuando, la mayoría de piezas son comunes. El Imperial Star Destroyer (el de las minifiguras) no tiene apenas piezas extrañas, casi todo son placas de 1 de altura y “barras” y junturas de Technic 🙂 pero ya hablaremos de Lego otro día…

    Sikkanda > También discrepo contigo 🙂 yo no sé jugar a una partida de Warhammer sin pensar en lo jodido que es el Slann a nivel de trasfondo (que si se muere, penita pena, que hay pocos… no porque sea el comandante).

    0