El Juggernaut

Juggernaut

Saludos, lanzadores de guerra.

Tal y como hice con El Segador, ahora le toca el turno al Juggernaut khadorano.

Tenemos la imagen mental del Juggernaut cómo la de algo (un ser, una criatura, una fuerza) que es completamente imparable y que no puede ser detenido por nada mientras destruye todo lo que encuentra a su paso. Una imagen muy reforzada gracias al de comics Marvel. Sí hombre. El hermanastro de Charles Xavier.

Sin embargo el Juggernaut tiene un orgien mucho más extraño de lo que uno pueda imaginarse. Lo cierto es que me sorprendió bastante cuando me inicié en este viaje de conocimiento sobre bestias míticas a través de los siervos de guerra.

El Juggernaut es una anglificación de Jagannātha, que no ni más ni menos que uno de los nombres dados Krishna (el octavo avatar de Vishnú). Y que significa ‘Señor del Universo”.

El nombre de Jagannātha viene por la estátua de Jagannātha en el templo de Purī. Allí hay una estatua de color negro (Krishna significa también negro) prácticamente abstracta y deforme que recuerda a un ser humano pero no parece querer siquiera intentarlo.

Una de las festividades del templo de Purī es el festival de las carrozas. En dicho festival las estatuas de los tres dioses del templo, Jagannāth (Krishna), Balabhadra (Balaram) y Subhadrā, salen en procesión por la ciudad de Purī.

¿Por que estoy explicando todo esto? Por que tiene mucho que ver con el origen de termino Juggernaut. Resulta, y con esto ya entramos en materia, que los adoradores de
Jagannātha tenían una facción extremadamente fanático. Corría la leyenda de que si un devoto se lanzaba bajo las ruedas del carruaje de Jagannātha y moría por el peso de la estatua de Krishna, sería liberado de los sufrimientos de la vida y sería purificado definitivamente. Los ingleses coloniales divulgaron extensamente esta constumbre cómo una “barbarie hindú” (vamos, nosotros nunca hemos hecho ninguna barbaridad en nombre de la religión cómo, no se, quemar gente). De esta manera el nombre del dios Jagannātha se pervirtió al termino anglificado Juggernaut y tomó un significado completamente distinto al original hindú: “fuerza inexorable u objeto de grandes dimensiones que aplasta todo lo que encuentra a su paso”.

Esta definición poco a poco se ha ido mitificando y adaptando dentro de las diferentes ramas de la subcultura freak: comics, rol, juegos de ordenador… El Juggernaut se ha ido convirtiendo más en un concepto de destrucción irrefenable, una fuerza universal destructora e invencible que no puede ser destruida. Un avatar de la destrucción, vamos.

Aunque viendo al amigo Juggy cómo personaje de comics Marvel, no puedo más que sospechar que es a él a quien tenían en mente al ponerle nombre al “siervo grande con un hacha”.

Lo dicho. Juggernaut, ser imparable que destruye todo lo que encuentra a su paso sin piedad. Una fuerza inclemente de la naturaleza. Que nombre más apropiado para un siervo de guerra khadorano ¿verdad?

Los comentarios están cerrados.