[El Señor de los Anillos] ESDLA: de su nacimiento a la actualidad (2): La evolución del juego

[Entrada invitada de JoseAnt]

Continuando con la serie sobre ESDLA, hoy veremos la evolución del juego durante la época de las películas de El Seños de los Anillos de Peter Jackson. Para una cronología completa podéis consultar este post en La Guerra del Anillo.

En Noviembre de 2001 vio la luz la caja básica tematizada en la película de La Comunidad del Anillo. Era una caja que contenía todo los materiales necesarios para jugar, con el reglamento y miniaturas de plástico para formar dos ejércitos: elfos (16 minis) y humanos (8) de la Última Alianza y trasgos de Moria (24). Así, la caja entroncaba con la tradición épica en GW con el objetivo de traer nuevos jugadores interesados en librar batallas de ese tipo, y al mismo tiempo introducía un sistema de juego sencillo, con miniaturas reconocibles en las películas. De hecho, el propio sistema de juego, donde los héroes se diferencian de las tropas normales, encontró su reflejo en la gama de miniaturas, que reservaba las miniaturas de personajes especiales para los blísters y el metal. El mismo año vieron la luz varias cajas basadas en momentos concretos de la película, como la de la Compañía del Anillo de Brian Nelson, la del ataque a la Cima de los Vientos de Nelson y los hermanos Perry, o miniaturas de los ejércitos de las tropas de la caja básica pero en metal (lanceros de Númenor, orcos de Moria). La pega que la distancia me permite poner es que pudiendo hacer una caja básica de, por ejemplo, la Tumba de Balin (que saldría años después) decidiesen mezclar la Última Alianza (númenoreanos, elfos que salían dos minutos en la película) con orcos de Moria (que no tenían nada que ver con ellos).

[Nota de Namarie. Creo que la caja de La Compañía del Anillo ostenta aún el récord de caja de miniaturas más vendidas de la historia de Games Workshop…]

Así pues, hasta final de 2001 y a lo largo de 2002 se fueron sacando cajas de absolutamente todo lo que aparecía en la película. Para esa época, recuerdo las miniaturas bastante bien esculpidas; solo recordemos aquel Balrog de metal de la caja de El Puente de Khazad-dum.

En Noviembre de 2002, con el estreno de la nueva película, apareció la renovación de la caja básica, esta vez tematizada en la película de Las Dos Torres. Ésta incluía el nuevo reglamento y 32 miniaturas de guerreros Uruk-hai del Abismo de Helm y jinetes Rohirrim, de plástico, más algo de escenografía. Siguiendo la tendencia, en cajas tematizadas por eventos irían saliendo nuevas miniaturas de personajes en metal, como la de Merry y Pippin contra Grishnack de Alan Perry, o la de Héroes del Abismo de Helm con miniaturas espectaculares de Théoden, Aragorn o Legolas entre otros, esculpidas por Brian Nelson. Además, salieron también los jinetes de huargo junto con renovaciones de personajes de La Comunidad del Anillo como Saruman o Gandalf de Gary Morley. Estas renovaciones mejoraban las antiguas, por lo general. También en esta época se solían ver muchas recreaciones de escenas de las películas usando las miniaturas, lo cual fue un auténtico gancho para que gente joven se adentrara en el mundo wargamer.

Como en el caso anterior, durante el resto de 2002 y 2003 fueron apareciendo más miniaturas de las películas, incluyendo ahora no sólo tropas ‘básicas’ y héroes, sino miniaturas más ‘especializadas’ para dotar de mayor profundidad al juego, como pueden ser la Guardia Real de Rohan, Gamelin con portaestandarte, los zapadores Uruk-hai, los fanáticos, la ballesta de asedio o el ariete (genial para jugar asedios). Como veis, el juego comenzaba a desplegar sus virtudes en cuando a la integración activa de la escenografía en el tablero de juego. También apareció el grupo de mando Uruk-hai de los hermanos Perry, y el Bárbol de Trish Morrison y Michael Perry (que se usó en bastantes ejércitos Elfos Silvanos de Warhammer Fantasy). Otras miniaturas destacables fueron los montaraces (con una estética que marcaría mucho a las siguientes hornadas de GW) y los hombres salvajes de Dunland.

Pero lo mejor que 2003 dejó en el juego fueron los primeros suplementos de juego que contenían trasfondo y miniaturas para cosas de la Historia de la Tierra Media y que, aunque se mencionaban en las películas, no aparecían en ellas. El suplemento La Sombra y la Llama, sobre el intento de reconquista de Moria por parte de Balin, sería el primero, y consigo traería algunas de las miniaturas más icónicas del juego como ese Balin y su Guardia de Khazad, el rey, el chamán y el tambor orcos de Moria, o todas las tropas enanas obra de los hermanos Perry. Con el aumento de la gama, se comenzó a acentuar la diferencia de escala, que acarreó no pocas críticas (la escala de 28mm de ESDLA es ligeramente más pequeña respecto a los 28mm de Warhammer); quizás antes, al tratarse de un juego ‘aparte’ con pocas miniaturas y demasiado centrado en las películas, podría ser comprensible. Pero con la magnitud que estaba adquiriendo el juego y dado el caso de solapar a las mismas razas que Warhammer, las comparaciones eran inevitables y más tratándose de la misma empresa. Para los aficionados a varios juegos GW, este problema de la ‘compatibilidad’ seguiría estando vigente hasta muchos años después.

[Nota de Namarie. Siempre se ha oído que la escala de ESDLA es de 25mm, a diferencia de la de Warhammer que es de 28mm “fantástico”, más cercano a los 30mm. Parece que fue uno de los requisitos de New Line / Warner para que pudieran tomar la licencia, que fuera expresamente “incompatible” con Warhammer para evitar que GW intentase “captar” gente con ESDLA y llevarla a Warhammer luego].

Acercándose el estreno de El Retorno del Rey, en verano de 2003 se exploraron los eventos de los libros que no aparecían en las anteriores películas, como ejemplifica la aparición de las miniaturas de Elladan, Elrohir, Glorfindel o Radagast el Pardo de Gary Morley, o la caja de Niebla en la Quebrada de los Túmulos de los Perry con el mismísimo Tom Bombadil.

Como venía siendo habitual, en Noviembre de 2003 apareció la caja de El Retorno del Rey, tematizada en el asedio de Minas Tirith, con nuevo reglamento (hay que decir que cada reglamento aumentaba páginas respecto al anterior, este tenía 176 páginas respecto a las 160 del anterior) y 48 miniaturas de plástico (24 orcos de Mordor y 24 guerreros de Minas Tirith), dados y escenografía. Igual que en los casos anteriores, numerosos personajes especiales y eventos aparecerían en cajas y blísters de miniaturas de metal, como Frodo y Sam con armadura orca, la Caída del Rey Brujo, la caja de Héroes del Oeste, los Hombres del Este o los Guerreros Muertos. Y la que sería la miniatura más grande de GW (la primera ‘maxitura’ de la historia de GW): el Mumak de Harad. Sin embargo, aquellas cajas de ‘eventos’ dejaron de aparecer para dar paso a cajas más estilo ‘warhammer’ con miniaturas de tropas sin más, como los caballeros de Minas Tirith, personajes a caballo o con armadura, etc. También aparecieron dos cajas de batallones (llamados starter-packs) de la Luz y la Oscuridad, que incluían todas las nuevas miniaturas (excepto algunos personajes) para formar ejércitos directamente. La tendencia del juego viraba hacia un terreno más propio y más lejos de las películas; menos dependiente viendo el horizonte que esperaba después del boom cinematográfico.

[Nota de Namarie. Algo que me comentó Fèlix Paniagua en su momento fue que las miniaturas de las primeras dos películas de ESDLA fueron tan, tan vendidas, pero TAN vendidas, que GW acaparó una cantidad de dinero que no se esperaba. Lo que hizo fue mover la fabricación de plástico a la propia sede, con nueva maquinaria y preparada para hacer mayores matrices de plástico. Ya  hablamos en su día de este tema, cuando hablamos de Renedra. Con los beneficios de ESDLA compraron las máquinas para dejar de subcontratar la fabricación. Una de las primeras cosas que hicieron fue aprender si podían usar las máquinas para hacer miniaturas realmente grandes, con la intención de abaratar la producción, fabricación y transporte de miniaturas rollo dragón (y, con el tiempo, escenografía grande, titanes…). Una de las primeras cosas que hicieron fue precisamente el Mumak de Harad, como “entrenamiento” para otro tipo de miniaturas].

En 2004 aparecería el segundo suplemento de juego, El Asedio de Gondor, con reglas y miniaturas nuevas centradas, lógicamente, en los asedios. Apareció el trebuchet de Gondor, la catapulta de Mordor (con dos trolls de dotación, casi nada), lanzavirotes y el resto de personajes y tropas que aparecían en la película, como la caja temática de Ella Laraña, más algunos otros de los libros como Beregond. Nuevos escultores se unieron al equipo de Morley y los Perry: Tim Adcock, Mark Harrison, Dave Andrews y Colin Grayson (aunque los dos últimos solo esporádicamente). En Verano de 2004 apareció un nuevo suplemento, La Batalla de los Campos del Pelennor, con miniaturas nuevas como los guerreros de Harad, los caballeros de Dol Amroth, el príncipe Imrahil, Halbarad, los montaraces del Norte, el propio Mumak, y algunas más como Boca de Sauron, el jefe Troll, y más personajes para los Haradrim.

En primavera de 2005 aparecía el cuarto suplemento, El Sanemiento de la Comarca, con tropas y personajes hobbit, Zarquino y sus rufianes, basándose en el libro (los primeros pasos hacia un juego sólido e independiente, echando mano de todos sus recursos). Era espectacular poder ‘ver’ en miniaturas los eventos de los libros. Además después de las películas, el subtítulo del juego, que hasta entonces había correspondido al título de las películas, cambió a ‘Strategy Battle Game’.

Este año saldría también un juego secundario, La Batalla de los Cinco Ejércitos (muy parecido a Warmaster) y más miniaturas renovadas y actualizadas de las películas anteriores.

[Nota de Namarie. Battle of Five Armies era exactamente el reglamento de Warmaster algo más pulido (reglas más concretas en cuanto a escenografía). La gran diferencia es que obviamente no daba reglas para “muchos ejércitos” (de hecho, sólo 2), pero incluía varios escenarios. Es una pena, porque la caja de juego estaba realmente muy bien (a mí me la regaló mi buen amigo Ale). Apenas salieron miniaturas extra, y fue un juego que ya desde su nacimiento parecía destinado al abandono, con nulo soporte en la White Dwarf. Podrían haber aprovechado y hacer realmente batallas enormes de ESDLA. Creo que con un poco más de apoyo y esfuerzo hoy en día BOFA o Warmaster-ambientado-en-ESDLA sería uno de los juegos más jugados de GW… Mi consejo es que si lo veis en una tienda (que lo dudo), ¡cogedlo, insensatos!]

En el siguiente post veremos cómo el juego alcanzó su independencia.

¿Qué opinas?

6 pensamientos sobre “[El Señor de los Anillos] ESDLA: de su nacimiento a la actualidad (2): La evolución del juego

  1. Estoy totalmente deacuerdo con la última nota de naramie, una especie de warmaster ambientado en el señor de los añillos, el hobbit, o incluso en warhammer (sería warmaster) aprovechando que ya no existe, sería una auténtica pasada

    ResponderResponder
    1
  2. Aclarar que las cajas de tropas básicas (estilo warhammer como menciona el artículo) existen desde el comienzo. En LCDA salieron las cajas de Última Alianza y de Orcos de Moria. En LDT salieron las de Guerreros de Rohan, Jinetes de Rohan, Guerreros Uruk-hai y Equipo de asedio Uruk-hai

    ResponderResponder
    1
  3. @Francis EagleFlyFree:
    ¡Hola!

    Gracias por la info. Quizás me he expresado mal. Quería decir que durante LCDA y LDT predominaron las cajas de ‘escenario’, por decirlo de alguna manera, mientras que a partir de El Retorno del Rey las cajas-escenario van desapareciendo para dar paso a cajas más estilo tropa warhammer, con lo que ello indica respecto al cambio que iba teniendo el juego y la adaptación del mismo a un público más wargamer y menos ‘casual’. Simplemente me refería al cambio de tendencia, por llamarlo así.

    Pero gracias por la aclaración, es cierto. ¡De hecho tengo una caja sin abrir de Orcos de Moria de LCDA!

    ¡Saludos y gracias a todos por leer el artículo!
    Jose

    ResponderResponder
    0
  4. Me encantan estos artículos para ESDLA/El Hobbit. Muchas de estas anécdotas no las conocía. Os animo a seguir escribiendo al respecto. Me encanta. Un saludo

    ResponderResponder
    2

Deja un comentario