Método de las Cuatro Preguntas para evitar compras compulsivas miniaturiles

dory-meme-miniaturas

Saludos, Señores de la Guerra.

Hoy voy a hacer un post que me va a hacer ganar enemigos (todos los que tengan tienda, de hecho)

Reconozcámoslo. Vamos un día a nuestra tienda favorita (sea física o virtual) y de golpe vemos algo al 50% de descuento. De pronto nos paramos a pensar, son miniaturas muy chulas y están muy bien de precio, así que caemos en la tentación. Lo mismo pasa cuando vemos ciertas cosas de segunda mano (ebay, wallapop, facebook). Y lo mismo con muchos crowdfundings. Y terminamos con una caja (o una estantería, o un armario, o una habitación) llena de miniaturas que quizá no lograremos disfrutar.

Para (intentar) evitar esto, el año pasado estaba hablando con un parroquiano sobre una forma de evitarlo. Yo lo llamo “el método de las cuatro preguntas” pero estoy convencido que vosotros lo llamaréis “Sentido Común”.

Es muy sencillo: cuando veamos algo (miniaturil) que nos guste o esté muy bien de precio, hay que hacerse cuatro preguntas; si la respuesta a CUALQUIERA de ellas es “sí”, entonces podemos pensar en comprarlo, si a todo decimos “no”…

¿Voy a jugar con ello?

La más básica. Si vas a jugar con algo, y te parece bien de precio, cómpralo. Si últimamente le estás dando a Warhammer (o sucedáneos) con Enanos, tienes una unidad de 10 Martilladores, y ves 5 Martilladores de oferta, y te gustan, pues tira p’alante.

Ejemplo. Si no juego habitualmente a Bolt Action, que haya una oferta terriblemente atractiva de un ejército alemán… pues no. Otra cosa es si juego habitualmente a Warmachine y me encuentro una All-in-One (MK2) de un ejército interesante a 75€… pues, oye….

¿Lo voy a pintar porque me encantaría pintarlo?

Hay gente en nuestro hobby que no juega, sino que pinta. Y yo mismo he comprado muchas miniaturas “para pintar dentro de un tiempo”. Para empezar, todo lo que tengo de Confrontation (Rackham): no creo que juegue con ello, pero son tan chulas que algún día las pintaré. Espero. Si ves algo genial y te apetece pintarlo, es motivo para comprarlo.

¿Lo quiero como parte de una colección?

Hay muchos de nosotros que coleccionamos algo. Hay quien colecciona enanos, hay quien colecciona marines del Rogue Trader, hay quien colecciona libros de Warhammer (aunque no los vaya a usar). Si estás coleccionando algo y ves una miniatura (o libro) que te falta, aunque no lo uses y no sabes si lo vas a pintar, tienes permiso. Aquí es el “agujero” en la ley, uno puede decir tranquilamente “colecciono miniaturas que me gustan” y ale, sistema de las cuatro preguntas a tomar viento y barra libre para seguir con el diógenes miniaturil… Deberíamos antes pensar en qué coleccionamos.

¿Es una buena inversión?

Habrá quien me critique por ello, pero seamos sinceros: si tú vieras un Cruzada Estelar precintado en una juguetería de un pueblo perdido (o en un chino) a 10€, aunque no lo utilizases, ¿no lo comprarías para intentar venderlo en wallapop y ganarte unos euros? Si conoces un colega que te dice “me quito todas las minis que tengo a 100€”, ¿le dirías “no, te pago 100€ por las minis que quiero y el resto tíralas”?

Entonces…

Pues es fácil. Ves un crowdfunding muy reshulón de miniaturas brutales, y a buen precio; pero si no vas a jugar con ello, no sabes si vas a pintarlo, no lo coleccionas y no parece una inversión “a largo plazo”, pues déjalo pasar. Si vas a una tienda que están liquidando y ves un set de Flames of War (por decir algo) a 30€ te va a tentar; piensa antes si vas a jugar, si te apetece pintarlo, si lo coleccionas o si es algo que puedas sacar beneficio.

Este es mi “método de las cuatro preguntas”, desde que lo aplico he evitado unas cuantas ofertas realmente interesantes pero que no eran para mí. No sé si os servirá de ayuda, a mí sí…

19 pensamientos sobre “Método de las Cuatro Preguntas para evitar compras compulsivas miniaturiles

  1. Yo lo reduzco a tres, porque la última me sobra. No he revendido nunca nada así que… pero si aplico (hace mucho) lo de “lo voy a usar/ lo quiero pintar/ lo quiero porque…. si”. Lo malo es cuando la respuesta a “lo voy a usar” suele ser “si, lo puedo usar en…” con lo que lo que estás haciendo es abrir nuevos frentes continuamente Y_Y¡

    ResponderResponder
    0
  2. Gracias por responder a la pregunta que te formulé. Es realmente un método sencillo pero también alguien dijo “el sentido común es el menos común de los sentidos”, así que una pequeña guía no viene mal.
    Dicho esto, y dado que no comento mucho pero os leo a diario, muchas gracias por lo que hacéis por el hobby y feliz año nuevo.

    ResponderResponder
    1
  3. @eorlinga: De nada, y gracias 🙂

    @David: Si vieras un Cruzada Estelar nuevecito a 10€ en un chino, ¿no lo comprarías aunque fuera para revenderlo? 😛 (a mí me pasó hace mucho)

    ResponderResponder
    0
  4. @Namarie: ¿Para revenderlo? Para jugarlo, si. Pero no para revenderlo. Llámame raro si quieres… Aunque se que es mal juego y que vive de la nostalgia como el heroquest. Para regalarlo (si ya tuviera uno, que no es el caso) si. Pero no para revenderlo.

    Tengo dos belakor porque me encanta la mini, no porque se pueda revender por un pico. Y por cierto ya les he encontrado hueco, aunque me haya costado diez años… Avatar de Oskan y Archidemonio para las fuerzas del abismo. Y un Ctan portador de la noche como pozo de almas. Y un epidemus como chroneas ^_^¡

    ResponderResponder
    0
  5. Hombre, esta claro que te puedes hacer la trampa a ti mismo, pero si aplicas las preguntas bien puede ser una buena forma. Yo decidi hacerme listas de compras necesarias para jugar e intentar ceñirme a ellas, por muy barato que me parecieran otras cosas que veía. Porque si no no termino ningún ejército en la vida.

    ResponderResponder
    0
  6. Para mi el gran freno son los pinceles: el saber que todo lo que compres lo vas a acabar pintando… hace que te lo plantees todo mejor.

    Luego hay trucos, como salir con poco dinero en la cartera, o tratar de no mirar mucho las baldas de las tiendas. XD

    Pero olvidaros de técnicas: siempre vamos a comprar algo que no vamos a usar, ni a llegar a pintar. Es ley de vida guorgaimer. XD

    ResponderResponder
    0
  7. Bueno es que oye, hay ofertas que no puedes dejar pasar… pero el mejor metodo para no comprar minis, te lo digo yo, es no trabajar… te cuidas de comprar segun que cosas. Ahora en serio, yo me he controlado mucho las compras el ultimo año y aun asi, cuesta. Ya ando pensando en darme un caprichito, un blister de infinity… y si lo voy a usar. Pero si me ofreciesen algo de caos para un tema de fantasia me sería muy dificil decir que no…

    ResponderResponder
    0
  8. Interesante artículo.
    Yo la verdad es que colecciono los codexs de ejércitos de Warhammer Fantasy, tengo todos los de sexta, casi todos de séptima salvo bestias del caos y skavens , se octava tengo orcos y goblins y recientemente me he comprado los guerreros del caos, y de quinta tengo Imperio por regalo de un amigo.

    De libros de novelas tengo unos pocos pero con el tiempo me iré comprando los demás.

    De reglamentos tengo el de quinta, sexta y séptima de Fantasy.

    Sobre ejércitos de miniaturas tengo una basta horda de minis de pielesverdes y aun así me faltan minis en concreto, como por ejemplo la catapulta o el carro snotlings y parecidos, pero como los tengo en la caja y lo veo aun muy a largo plazo que los saque de allí por la muerte de Warhammer, allí se quedan.

    Ojalá alguien reviva el Warhammer al estilo Juego de Tronos que lo llevo reclamando desde la batalla de Middenheim de la cual, demuestra que morir personajes importantes, o perder en batallas decisivas, no es el fin del mundo, sino un cambio y evolución de la historia.

    Gran artículo.

    PD: Aun sigo en colección de los codexs y libros que me faltan.

    ResponderResponder
    0
  9. @Juanma Breda: Por cierto, si estás en facebook, métete en el grupo de “Mercadillo de Miniaturas y Juegos de Mesa”, encontrarás libros de ejército y demás (un tal Daniel Garcia Cruz tiene varios libros de 5ª y es de fiar 100%).

    ResponderResponder
    0
  10. @Juanma Breda: El filtro anti-spam a veces hace de las suyas. Sí, bloquea bastantes intentos de entrada fraudulenta, pero a veces por temas técnicos (que si accedes a través de un proxy, que si tu dirección es de hotmail, que si…) bloquea a quien no tiene que bloquear. No eres el primero ni serás el último, tranqui 🙂

    ResponderResponder
    0

Deja un comentario